PUBLICIDAD
Tapijulapa: Para los amantes de la aventura
PUBLICIDAD
Rankings
Newsletter de México Desconocido México Desconocido en Facebook México Desconocido en Twitter México Desconocido en Google+ México Desconocido en YouTube México Desconocido en Flipboard RSS de México Desconocido
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Golfo de Santa Clara: en los límites de la tierra y el mar (Sonora)

Por: México Desconocido

La porción del territorio donde termina ¿o nace? el Mar de Cortés es uno de los ecosistemas más ricos del planeta, pues acoge una gran población de fauna, especialmente mamíferos marinos y aves playeras.

Debido a ello, y con el fin de proteger a estas especies, fue declarada por el gobierno de México, en junio de 1996, como Reserva de la Biosfera Alto Golfo de California y Delta del Río Colorado.Aquí llega, o más bien llegaba, el río Colorado; ahora el arribo del agua dulce que beneficia a toda la región es cada vez más esperado, ya que su caudal resulta casi nulo debido a las más de 30 presas existentes del otro lado de la frontera, las cuales acaparan el vital líquido.

Grupos ambientalistas nacionales e internacionales están estudiando posibles soluciones a este problema que esperamos fructifiquen, porque pudimos apreciar cómo sólo pequeños esteros de agua recorren lo que otrora fue el lecho de un río muy caudaloso, donde ahora proliferan amplias zonas que se convierten en salinas. Aun así, la naturaleza es realmente generosa y con la poco agua que llega se han creado humedales en los cuales está germinando una variada aunque incipiente, vida vegetal.Golfo de Santa Clara, pequeño poblado que nació debido a la pesca de la totoaba, un enorme pez prácticamente extinto, se mantiene ahí gracias a la voluntad de su gente, ruda, taciturna y amistosa. En verano hace un calor endiablado; en el mes de agosto, mientras el Sol está en lo alto, nadie sale de su casa.

Tampoco van a pescar, pues las corrientes no traen buenos peces así que cada quien se las arregla con lo poco que ha juntado en la época buena o, si no, se vive a crédito. Son los momentos más duros.Temprano en la mañana, en la playa, donde ha bajado la marea, muchas camionetas se van estacionando en puntos que parecen previamente definidos, porque cada día están en un mismo lugar, con el chofer y un ayudante, por lo general un jovencito que aún no está en edad de salir a pescar. Esperan el arribo de sus familiares que desde la noche anterior o la madrugada, ha salido al “charco”, como le llaman al mar profundo. Ahí permanecen durante horas con mucha paciencia, pues nunca se sabe en qué momento volverán los pescadores; todo depende de si hay peces cerca o tienen que internarse mar adentro, o de las corrientes y los vientos. Con una calma que pareciera detener el tiempo, aquellos hombres y mujeres aguardan la panga hasta que aparezca, a veces 10, 12 horas, sin moverse de su lugar.

Si la marea sube, la camioneta se corre un poco hacia atrás. Si se tardan más de lo esperado, los de la orilla contienen la respiración, mientras permanecen con la vista clavada en el horizonte.Con la primera panga que se avista, un murmullo de risas se extiende por la playa. Después van llegando las otras, y más tarde los comentarios: “el viento nos arrastró”, “seguimos un cardumen...” Los pescadores son muy solidarios entre ellos, salen en grupos y vuelven juntos, por eso con ver la primera panga se sabe que los seres queridos vienen llegando.A las camionetas les han adaptado un arco de metal en el cual se amarra una cuerda para jalar la panga. Una vez que la lancha está llegando a la orilla, el vehículo entra al agua en reversa y se lanza una soga que se ata al arco para sacarla y arrastrarla hacia el lugar donde se dejará estacionada. Ahí empiezan a separar en cajas plásticas el pescado, según su variedad.

Los compradores van de una panga a la otra, se saluden, se conocen desde siempre, ven el producto y lo adquieren, lo suben a su camioneta y se lo llevan. Los pescadores, luego de compartir risas y bromas, se van a almorzar: su jornada ha terminado.Otro interesante lugar que visitar son unas pequeñísimas islas, llamadas Montague y Pelícano, donde anidan aves costeras. En la isla Montague existe un faro que también estaba cubierto por la marea; se trata de un solitario centinela que anuncia la presencia de este islote a los navegantes nocturnos.  

SI VAS A GOLFO DE SANTA CLARA   

 ste pequeño poblado se encuentra a 115 km al sur de San Luis Río Colorado, ciudad fronteriza con Arizona, Estados Unidos.La carretera estatal núm. 40 en dirección al Golfo de California lo conducirá al Golfo de Santa Clara a la vez que pasará por varios pueblos: Lagunitas, Luis B. Sánchez, El Riíto y Estación Doctor, una zona del Desierto de Altar.

Compartir

¿Quiénes somos? Contacto Políticas de uso Aviso de privacidad separador sitios Alto Nivel Cine PREMIERE Cómo Funciona Nupcias Magazine Soy Entrepreneur
ComScore
IASA Comunicación