PUBLICIDAD
Tapijulapa: Para los amantes de la aventura
PUBLICIDAD
Rankings
Newsletter de México Desconocido México Desconocido en Facebook México Desconocido en Twitter México Desconocido en Google+ México Desconocido en YouTube México Desconocido en Flipboard RSS de México Desconocido
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Los barrios de San Cristóbal de Las Casas. Un mosaico de culturas

Por: Margarita Sepúlveda Amor

La ciudad de San Cristóbal de Las Casas, antigua capital del estado de Chiapas, está enclavada en un alto valle rodeado de frías montañas y bajo un intenso cielo azul con nubes que parecen de algodón.

El nombre de San Cristóbal obedece a la devoción de los primeros españoles que aquí se asentaron, quienes aseguraban que San Cristóbal los había guiado hasta estas tierras y había presidido las fieras batallas que tuvieron que sostener para dominar a los indígenas; lo de Las Casas se debe al agradecimiento que la población indígena guarda a su primer obispo, fray Bartolomé de Las Casas, quien luchó incansablemente por mejorar la situación de la comunidad.

San Cristóbal, conocida como Ciudad Real hasta 1829, fue fundada en marzo de 1528 por don Diego de Mazariegos, acompañado por alrededor de ochenta españoles, un contingente de guerreros mexicas y tlaxcaltecas, y los indígenas mixtecos y zapotecos que en Oaxaca se unieron a la expedición. La ciudad se trazó de acuerdo con las normas que la Corona española había dispuesto para el establecimiento de ciudades en las colonias americanas: un cuadro al centro que serviría de plaza mayor y a sus cuatro costados la iglesia parroquial, el cabildo, la cárcel y el mesón. Se trazaron también las calles rectas y alineadas y se repartieron solares entre la población española; en los alrededores, a suficiente distancia, se fundaron los diferentes barrios destinados a la población indígena.

La variada presencia de españoles, de las etnias indígenas y de los esclavos negros hizo de esta ciudad un mosaico humano, cuyo mestizaje racial y cultural se refleja en la riqueza de su arquitectura, en el colorido de sus manufacturas, en la diversidad de su cocina y en el carácter de su gente. Con el tiempo, los habitantes de cada barrio de San Cristóbal se fueron distinguiendo por los oficios que desempeñaban, tradición que aún sigue vigente. Así, por ejemplo, el barrio de El Cerrillo se caracteriza por sus trabajos de herrería, que se pueden admirar, sobre todo, en puertas y balcones.El barrio de San Román destaca por el delicioso pan que sale de sus hornos.

Desde las tres de la tarde se ven las canastas adornadas con las típicas cazulejas, las rosquitas de anís y canela, el pan francés y el marquesote. El barrio también se especializa en la confección de deliciosos dulces típicos, como el chimbo (pariente cercano de los deliciosos huevos reales), las cajetas, las figuritas de yema, los gaznates y las tartaritas de turrón. Pero también en San Román se encuentra uno de los más importantes talleres de alfarería de la región, en el que se fabrican magníficas vajillas, floreros y macetas, entre otras piezas, e incluso pisos y losetas. En el barrio de La Merced puede admirarse el trabajo de cerería artística que los habitantes dominan, logrando verdaderos encajes que deleitan la vista. En los altares de los templos y de algunas casas particulares se acostumbra poner velas adornadas con hojas y flores de gran delicadeza y colorido.

Entre el aroma de la madera y el ruido de las sierras, en el barrio de Mexicanos se esconden pequeños talleres dedicados a la fabricación de muebles típicos cristobalenses, hechos con ricas maderas de pino, encino o ciprés. El barrio de Guadalupe es conocido, entre otras cosas, porque ahí se fabrican los tradicionales juguetes mexicanos, como trompos, baleros, maromeros, aves rodantes y otros que son la diversión de los niños.Junto con sus maravillosos paisajes, su fresco aire con olor a pino, sus antiguos barrios de indios, sus calles empedradas y sus techos de teja, San Cristóbal de Las Casas conserva el aspecto de una ciudad colonial, con edificios civiles y religiosos que son verdaderas joyas arquitectónicas, todo lo cual la convierte en una de las localidades más bellas del sureste mexicano.

Compartir

¿Quiénes somos? Contacto Políticas de uso Aviso de privacidad separador sitios Alto Nivel Cine PREMIERE Cómo Funciona Nupcias Magazine Soy Entrepreneur
ComScore
IASA Comunicación