PUBLICIDAD
¡Descarga GRATIS! 100 años Toma de Zacatecas. MxD Niños
PUBLICIDAD
Ranking
Newsletter de México Desconocido México Desconocido en Facebook México Desconocido en Twitter México Desconocido en Google+ México Desconocido en YouTube México Desconocido en Flipboard RSS de México Desconocido
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Parque de Aventuras Barrancas del Cobre: emoción de altura

Por: David Lauer

Lánzate al estado de Chihuahua y descubre, en medio de esta imponente maravilla natural, uno de los escenarios más intrépidos de México; sus tirolesas y puentes colgantes te harán vivir una jornada ¡al extremo!

Chihuahua, orgulloso, da al mundo la oportunidad de acercarse a su cultura y su increíble naturaleza creando un espacio sin igual. El asombroso Parque de Aventuras Barrancas del Cobre cuenta con un conjunto de siete tirolesas y dos puentes colgantes para sumar casi 5 km de recorrido, una vía ferrata que consta de rappel, escalada en roca y un pequeño puente colgante al que se accede por medio de un “salto de Tarzán”, un restaurante con espectaculares terrazas y piso de cristal, senderos para caminar, renta de bicicletas de montaña, espacios para acampar, paseos a caballo y el tercer teleférico más largo del mundo, con 3 km de cable sin torres intermedias.

Tirolesa sin fin

Llegamos a primera hora para equiparnos y recibir la capacitación obligatoria, impartida por los guías asignados. En el cuarto de equipo, nos acomodaron el arnés, revisando que fuera cómodo y seguramente apretado; nos entregaron gruesos guantes de cuero y un casco para rappel. Afuera, algunas personas se veían inseguras y temerosas, indecisas de subir a la tirolesa o no, es cuestión de calmar los nervios, ya que en cuanto a seguridad, no hay de qué preocuparse. Nos aseguraron que con una breve capacitación cualquiera puede subir. Por eso Martín Moreno, un joven rarámuri que vive con su familia en las Barrancas de Bacajípare, nos dio instrucciones precisas sobre el manejo de la tirolesa en una maqueta y un cable tamaño real.

Su buen humor, excelente preparación y talante firme impregnó al grupo de confianza, a la vez que iba aumentando nuestra emoción. Nos explicó también que ya sea por una postura poco aerodinámica, por falta de peso o por ir en contra del viento, es posible no llegar a la plataforma del otro lado. “¡Ay, no! ¿Quedarse en medio? ¡Qué miedo!”, dijo alguien alarmado. “No se preocupen, si no llegan, vamos por ustedes. Se agarran del cable, con una mano enfrente y otra atrás y cuando lleguemos, les enganchamos o nos toman de los pies y los llevamos hasta el otro lado. No pasa nada”. Martín agregó que si uno se siente con la confianza necesaria, también puede voltearse, acostarse e irse “remando” hasta llegar a la base. “Remar” es término que usan para la técnica de deslizamiento por el cable. Normalmente cuando uno no llega, solamente faltan unos cuantos metros para alcanzar al otro lado, y no es nada frecuente quedarse lejos de la base, debido al buen diseño de la tirolesa.

¡Por encima del mundo!

Por fin el grupo ya reunido y decidido a experimentar el vacío estaba en el borde de la impresionante barranca. Nos esperaban mil emociones, pero dentro de ellas, la velocidad no es todo, en los siete tramos hay dos puentes colgantes que pasan por encima de la comunidad rarámuri de Bacajípare, al fondo de la barranca. Un privilegio pasar por ahí, aunque sea a muchos metros de distancia. Apenas hace poco era impensable acercarse con tal facilidad, pues son días de camino.   

Los 4,100 m que suman los siete trechos de esta dramática ruta lo califican como el más largo de México y los 450 m de altura lo colocan entre los más altos. En el tiro más largo, de 1,113 m, es normal superar los 80 km por hora antes de desacelerarse en la leve subida del final. Así, el recorrido dura aproximadamente dos horas, con todo y las travesías entre una plataforma y otra. En paralelo, dos gruesos cables de acero trenzado atraviesan los abismos, de tal manera que inician de bajada, para lograr una aceleración agradablemente satisfactoria y, paulatinamente, se van subiendo de altura con el fin de ir reduciendo la velocidad gradualmente. El concepto es sencillo, pero todo está hecho a base de cálculos precisos, donde la seguridad de la plataforma, la tensión del cable, las caídas y la subida de la recta final son factores importantes.

El diseño del proyecto y la selección escrupulosa de los materiales quedan tras bambalinas, pero confirman que la seguridad fue prioritaria desde el inicio. Los habitantes de la zona acarrearon todos los pesados materiales por el terreno accidentado para construir el teleférico y todas las instalaciones de la ruta de tirolesa, y ahora algunos de los jóvenes trabajan como guías, además de mantener toda la ruta.

A la voz de “listo” comencé a deslizarme por el cable con un zumbido metálico, cuya frecuencia iba aumentando hasta llegar a un chirrido que rompió el silencio de las interminables barrancas.

Los principios básicos en la tirolesa

1. Colgarse del cable.
2. Detallar la postura correcta, con los pies enfrente, una mano sobre el mecanismo de deslice y la otra libre para frenar.
3. Hay cuatro señales que recordar y obedecer: ¡Atención!, frenar, seguir adelante y pararse. 

Vía ferrata: otro plan seguro y divertido

Para aquellos que no son expertos en la práctica de escalada en roca y rappel, éste es el lugar perfecto para atreverse. El nivel de seguridad es de los más altos del mundo, en cuanto a actividades de este tipo; se tienen los escenarios más espectaculares y se logra una experiencia satisfactoria, fascinante y de compenetración total con la naturaleza en las Barrancas del Cobre. Al ver las fotografías, te parecerá un poco alucinante, pero lo cierto es que cualquier persona en buenas condiciones físicas puede hacerlo. Es importante hacer una reservación a tu llegada al parque y el costo por persona es de $450. (De lunes a domingo de 9:00 a 15:00 hrs).

De barranca en barranca en teleférico

Para los menos audaces, el parque se disfruta también al máximo en un paseo por su nuevo teleférico. Se toma en la Estación Divisadero, a un costado del mirador de Piedra Volada. Son dos cabinas de 60 pasajeros, que llegan al Mesón de Bacajípare, mirador que ofrece una imponente vista panorámica a la unión de la Barranca del Cobre, la Barranca Tararecua y la de Urique; esta última la de más profundidad: 1,879 metros. Tiene un costo de $250 por adulto y 125 los menores. (Pregunta por los paquetes).

Teleférico de Parque Aventuras, Chihuahua / David Lauer

Contactos

Parque de Aventuras Barrancas del Cobre
Tel. 01 (635) 589 6805.

Información Turística de Chihuahua
Palacio de Gobierno, Planta Baja.
Aldama y Venustiano Carranza, Centro Histórico, Chihuahua, Chihuahua.
Tels. 01 800 5080 111 y 01 (614) 429 3300, exts. 11015 y 11111.

Compartir

ComScore
IASA Comunicación