Buscador
Ver revista digital
Naturaleza

Acción climática en la Sierra Gorda

Portada

Este año el GESG cumple 35 años de promover, vincular e implementar miles de pequeñas acciones en forma cotidiana, fortaleciendo las capacidades locales de la Sierra Gorda.

Buscando cómo conciliar la conservación y el desarrollo social desde hace 35 años el Grupo Ecológico Sierra Gorda (GESG) trabaja en una área protegida que comprende el 32% del Estado de Querétaro, siempre con una visión participativa e incluyente de las 638 comunidades asentadas dentro de la Reserva de la Biósfera y dueñas de la tierra. 

Lee: Querétaro, modelo de acción sub-nacional, reverdeciendo los ecosistemas

Los ricos bosques biodiversos son propiedad de comunidades locales, dueños del capital natural de México sin recibir valor ni beneficios económicos para sus propietarios.

Hace 25 años, Grupo Ecológico Sierra Gorda gestionó el decreto como área protegida para la Sierra Gorda y desde entonces en co-participación con los tres niveles de Gobierno, valida el valor de las alianzas estratégicas con la sociedad civil local como una fórmula para el manejo de otras reservas de la biósfera. El GESG garantiza un trabajo de abajo hacia arriba con la persistencia y versatilidad de una organización que tiene un profundo compromiso con el territorio.

Una sociedad participativa

Los bosques y capital natural de la región son el patrimonio de comunidades y propietarios locales, que sin recibir beneficios económicos por los servicios ambientales que sus bosques prestan, los han degradado a través de prácticas productivas tradicionales de alto impacto y escaso retorno económico.

Con programas de reducción y manejo de residuos sólidos, reciclaje, cosecha de lluvia, hortalizas de traspatio, centros de acopio, escuelas verdes; y una gran red de docentes cultivados por años, próximamente el GESG lanzará de forma virtual en alianza con el Tecnológico de Monterrey el diplomado “Herramientas didácticas para la acción climática”, que dará inicio a la formación de educadores.

Valorización económica de los servicios de la naturaleza

Tras un laberinto de décadas en una curva de aprendizaje costosa y extenuante, Grupo Ecológico Sierra Gorda ha sabido cómo resolver las brechas que excluyen a los propietarios forestales, dueños de áreas de alta biodiversidad, lejos de las transacciones de créditos de carbono y sus imposibles condiciones a las comunidades rurales, tropicalizando estos modelos de mercados globales y aterrizandándolos a un Protocolo Local.

Con reglas adecuadas a los contextos de las comunidades rurales, sistemas de monitoreo, reporte, evaluaciones viables, transparentes y externas plasmadas en 5 Guías ICAT (Initiative for Carbon Action Transparency), el GESG desarrolló metodologías que ahora están concretadas en un modelo que avala la transparencia en políticas públicas sub-nacionales. Llevan años de aprendizaje desde el centro de México con la ambición de reducir la huella de carbono de la industria y el ciudadano común para proteger y regenerar la naturaleza al presentar soluciones políticas y sociales en el contexto local.

Desarrollado en conjunto con el Gobierno del Estado de Querétaro, este modelo tiene un enfoque holístico de soluciones basadas en la naturaleza para bosques y suelos, de valoración de los servicios ecosistémicos, desarrollo comunitario, políticas públicas sub-nacionales y financiamiento fresco proveniente de pequeños impuestos de carbono a nivel estatal. Una política pública a nivel sub-nacional que incentiva la acción climática. Durante seis años se han impulsado acciones vinculando múltiples actores hasta ser un modelo climático reconocido a nivel global, en donde esta alianza ha llevado a Querétaro a encabezar para Latinoamérica el movimiento de gobiernos sub-nacionales como Co-Chair de la Under2 Coalition, aportando una agenda regenerativa del capital natural que viene a refrescar las soluciones climáticas. Hoy en día, lo verdaderamente importante es recuperar la capacidad de brindar equilibrio, algo que sólo los ecosistemas funcionando pueden mantener.

En todo el mundo, particularmente en el hemisferio sur, los ecosistemas en peligro necesitan las mejores herramientas y prácticas regenerativas para recuperar sus capacidades, rehabilitar la infraestructura de la biósfera, formar sumideros de dióxido de carbono y agua, regenerar capital natural y conseguir darle un valor económico. Se necesita generar un incentivo con estándares internacionales y de transparencia para políticas públicas de acción climática sub-nacional con protocolos viables localmente y una metodología validada externamente para el monitoreo y evaluación, catalizando políticas sub-nacionales y la reducción de la huella del público en general.

Un destino sustentable

El enfoque regenerativo tiene una visión bio-regional y el turismo es parte de una estrategia integral que impulsa la construcción de una economía de la conservación en donde se fortalecen las capacidades locales de los dueños de la belleza escénica, con infraestructura y capacitación productiva, generación de una oferta de turismo comunitario largamente tejida en donde operamos con 53 microempresas turísticas y que esperamos en una nueva etapa incrementar en forma organizada.

La  historia  tejida presentará a la Reserva de la Biósfera como un gran museo en donde la interpretación de estos elementos guiarán a los turistas por las ricas sendas naturales y una experiencia significativa de cultura aunada a la exquisita gastronomía huasteca y sus impresionantes centros arqueológicos.

El aspecto ambiental es todo un reto y la principal razón de estar involucrados en el desarrollo turístico de la región. El objetivo es tener una influencia fuerte en el ordenamiento de la actividad turística que ha sido promovida irresponsablemente por décadas y hoy día es una gran amenaza para la integridad de la Sierra Gorda.

Al trabajar con las comunidades, el GESG ha logrado un balance entre lo económico y lo ambiental. Brindando capacitación y seguimiento permanente a 50 micro-empresas principalmente encabezadas por mujeres, alcanzando el sostén económico de más de 200 familias serranas y convirtiéndolas en propietarias y operadoras de sus propios negocios. Es así que se genera un sentido de arraigo y pertenencia entre los prestadores de servicios, convirtiéndolos en promotores de la belleza escénica de la región al compartir entre sus visitantes valores biológicos, geológicos e históricos de la Reserva.

El Grupo Ecológico Sierra Gorda (GESG) apuesta por la resiliencia regional fortaleciendo la productividad primaria como la  ganadería regenerativa, la producción de alimentos sanos, el manejo agro-ecológico de milpas y hortalizas, la apicultura, el aprovechamiento de piñón y plantas aromáticas; creando valor a través de la transferencia de conocimiento a técnicos y productores, siempre priorizando la conservación y regeneración de la biodiversidad a través del pago por servicios ambientales a propietarios locales.

Todo este tapiz de actividades gestionado para soluciones basadas en la naturaleza y generando oportunidades de empleo, hacen de la Sierra Gorda una experiencia viva de acción climática. Querétaro es un faro de respuestas ante la emergencia climática, listo para replicar en otros estados del país y regenerar la infraestructura natural, a la vez que se generan oportunidades para las numerosas comunidades locales de reverdecer su territorio.

queretaro mexicoreserva de la biosfera sierra gordasierra gorda queretaro

¿Te interesa el mundo del emprendimiento?
Conoce Emprendedor.com el medio lider en contenido de Ideas de Negocio, Startups, Finanzas, Noticias para emprendedores, Franquicias, Marketing, Inspiración, síguenos y proyecta lo que eres.

Comentarios