PAG-000-MD-505
Suscripciones Media Kit
apple googleplay

Síguenos

Suscríbete al Newsletter

Descubre Destinos Naturaleza

Banco Chinchorro, historia y naturaleza inmersa en el Caribe Mexicano

Banco Chinchorro alberga en sus aguas cristalinas, y paisajes naturales de gran belleza y colorido, 500 años de historia de la navegación en el Caribe Mexicano.

06-08-2019, 8:08:38 AM
Banco Chinchorro, historia y naturaleza inmersa en el Caribe Mexicano
Octavio del Río
autor

Explorador de México y sus paisajes, los subacuáticos y terrestres.

Dónde está Banco Chinchorro

Banco Chinchorro se ubica en el Mar Caribe a 30.8 km al este de Mahahual en la costa sur del estado de Quintana Roo. Forma parte del Sistema Arrecifal Mesoamericano (SAM) con 1,000 km de extensión, y dada la riqueza cultural y biodiversidad y ecosistemas que alberga, fue designado como Reserva de la Biosfera y sitio RAMSAR para la protección de los de los humedales, aves y especies marinas que en el habitan.  

Octavio del Río

¿Qué es el Banco Chinchorro?

Las aguas cristalinas y prístinos paisajes submarinos de la Reserva de la Biosfera Banco Chinchorro gran colorido y vida resguardan un catálogo arqueológico que abarca 500 años de historia de la navegación en el área.

Entre los vestigios que yacen en sus aguas se encuentran veleros mercantes y navíos de guerra de la época del descubrimiento y conquista del Nuevo Mundo, así como buques de vapor emanados de la revolución industrial de una o doble caldera impulsados por poderosas propalas de bronce, hasta los grandes y modernos cargueros con motores de combustión interna de la actualidad, entre otros artefactos aislados de origen náutico.

Historia de la navegación en Banco Chinchorro

Los españoles fueron los primeros exploradores del área y quienes a partir de XVI representan a Banco Chinchorro en las cartas de navegación con el nombre de Quitasueños, tal vez aludiendo a los riesgos que implicaba navegar en estas peligrosas aguas de poca profundad.

Posteriormente, a partir del siglo XVII, los ingleses lo representaron con el nombre de North Triangules por su ubicación al norte de Honduras Británica, hoy Belice, y en referencia a los cayos o islotes que sobresalen dentro de la laguna que forma la barrera arrecifal que le da origen a Banco Chinchorro, el cual obtiene su actual nombre a partir de la segunda mitad del siglo XVIII.

A mediados del siglo XIX Charles Darwin navega el área a bordo del bergantín HMS Beagle como parte de una expedición científica y lo define como un falso atolón al ser de origen calcáreo y no de origen volcánico (Darwin, 1842).

Octavio del Río

Naufragios que puedes visitar

En la actualidad es posible visitar, a través de las cooperativas turísticas y guías autorizados, cinco de los naufragios históricos localizados en Banco Chinchorro.

En dichos naufragios es permitido bucear o hacer esnórquel. Además de tener la oportunidad de sumergirse entre peces y corales multicolores, en estos lugares se puede conocer y aprender de los contextos arqueológicos, dadas las diferentes cronologías que los conforman.

También te puedes adentrar en las fascinantes historias que existen detrás de estos navíos que ahora yacen en el fondo del mar, cual testigos mudos de las adversidades que padecieron junto con la tripulación al zozobrar en estas clistalinas aguas del Caribe mexcicano.

Entre los sitios que se pueden visitar están los siguientes:

Octavio del Río

El galeón Santiago o pecio 40 Cañones

Identificado recientemente como un galeón español de nombre Santiago, naufragó en Chinchorro en 1658. En este sitio se pueden ver dispersos a una profundidad de 6 metros, 36 cañones de hierro fundido que actualmente son hogar de un gran número de organismos marinos, incluidos corales, esponjas, invertebrados y peces.

Existe también una gran cantidad de piedras de lastre debajo de la cual todavía se conserva parte del casco de madera de la embarcación y a 50 metros de distancia hacia el noreste, se encuentra el ancla del tipo Almirantazgo de 4 metros de longitud.

Octavio del Río

Bergantín El Ángel o Jean

Se trata de un bergantín de origen inglés construido en 1819 en los muelles de Irvin, Escocia, y destinado a Honduras Británica, hoy Belice, para el transporte de palo de tinte (Haematoxilum campechianum), valiosa especie arbórea que era exportada en troncos y ramas hacia Europa y a Estados Unidos donde era industrializado como material para teñir textiles y sedas orientales.

Este velero se localiza a 12 metros de profundidad cerca de Cayo Lobos al sur de Chinchorro, desde la superficie se puede ver cómo emerge del fondo marino la silueta de esta embarcación con la proa orientada hacia el norte.

Octavio del Río

Vapores Caldera e Inger Skou

En el siglo XIX aparecen los primeros vapores movidos por grandes ruedas o paletas, las cuales se sustituyeron por las hélices o propelas al ser más fáciles de operar, ejemplos de ellos son los pecios Calderas y el Inger Skou de una y dos calderas respectivamente.

En ambos buques, de casco de metal, se aprecia el cuarto de máquinas con la cámara de válvulas, pistones y bielas que regulaban la presión, así como la sección de popa con el timón y las propelas de bronce y diversas partes del casco, todo ello cubierto por una gran variedad de organismos como abanicos, esponjas y corales cerebro donde habitan una gran cantidad de peces multicolor.

Octavio del Río

El Far Star

Hacia el siglo XX se da uno de los principales cambios en la tecnología naval con la sustitución de las máquinas de vapor por las de combustión interna, con dobles propelas, cascos de acero, sistemas de posicionamiento como radares y, más tarde, con sistemas de posicionamiento global.

Uno de los pecios que representan esta etapa es el Far Star, en el cual se pueden hacer inmersiones para ver de cerca su inmenso motor diésel, las bobinas, componentes electro y estructura de la embarcación, cadenas, las anclas tipo Almirantazgo y Hall, los aparejos y grúas de carga aunado a una espectacular vida marina que se aloja y habita en sus restos.

Octavio del Río

Durante el recorrido de visita a estos sitios, y navegando a lo largo de la barrera arrecifal, se pueden apreciar a la distancia otras embarcaciones encallados que emergen del mar cual esculturas labradas por la erosión y el tiempo, entre ellas están el San Andrés, el Cassel, Tropic y el Hubba.

Además, la visita incluye una parada en Cayo Centro donde se encuentra la estación de investigaciones de la CONANP y el campamento de pescadores, quienes cohabitan durante la temporada de pesca, con los majestuosos cocodrilos americanos y otras especies endémicas de la isla.

Octavio del Río

Refugio de marineros amenazados por tormentas o huracanes, referencia geográfica para los navegantes, trampa para la navegación, cementerio de barcos, espectador de infortunios…

Banco Chinchorro alberga, entre paisajes coralinos de gran colorido y biodiversidad, 500 años de historia de la navegación en el Caribe Mexicano, que todo amante de la historia, naturaleza y aventura no debe perderse.

Quizá te interese leer: