Síguenos

Suscríbete al Newsletter

Descubre Destinos Naturaleza

Biodiversidad en México, un reto para la conservación

Realmente sorprende que los hombres de ciencia conozcan mejor cuántas estrellas hay en la galaxia que especies sobre la Tierra.

mm

Conoce México, sus tradiciones y costumbres, pueblos mágicos, zonas arqueológicas, playas y hasta la comida mexicana.


La diversidad actual fluctúa entre siete y 20 millones de especies diferentes, según estimaciones muy generales, aunque puede llegar hasta los 80 millones, cada una con variaciones en su información genética, las cuales viven en una variedad de comunidades biológicas. Sin embargo, sólo se ha clasificado y descrito aproximadamente un millón y medio; por tanto, una muy pequeña proporción del total ha recibido nombre. Grupos de organismos, tales como bacterias, artrópodos, hongos y nemátodos, han sido poco estudiados, mientras muchas especies marinas y costeras son prácticamente desconocidas.

La biodiversidad puede dividirse en tres categorías: a) diversidad genética, entendida como la variación de los genes dentro de las especies; b) diversidad de especies, es decir, la variedad existente en una región -el número, o sea, su “riqueza” es una medida que a “menudo se utiliza-; c) diversidad de ecosistemas, cuyo número y distribución podrá medirse en las comunidades y asociaciones de especies en términos generales. Para englobar todos los aspectos de biodiversidad es necesario hablar de diversidad cultural, lo cual incluye los grupos étnicos de cada país, así como las manifestaciones culturales y de uso de los recursos naturales.

LA REDUCCIÓN DE BIODIVERSIDAD

Es una consecuencia directa del desarrollo humano, pues muchos ecosistemas han sido convertidos en sistemas empobrecidos, menos productivos económica y biológicamente. El uso inadecuado de los ecosistemas, además de perturbar su funcionamiento, también implica un costo y la pérdida de especies.

Asimismo, somos totalmente dependientes del capital biológico. La diversidad dentro y entre las especies nos ha proporcionado alimentos, maderas, fibras, energía, materias primas, sustancias químicas, industriales y medicamentos.

Cabe recordar que a finales de la década de los 80 y principios de los 90 se acuñó el término de megadiversidad, el cual hace referencia a los países que concentran la mayor biodiversidad del planeta, y aunque la palabra va más allá del número de especies, resulta un índice a tomar en cuenta, pues de todas las naciones sólo 17 incluyen entre 66 a 75% o más de la biodiversidad, en un total de 51 millones 189 396 km2.

UNO DE LOS PRINCIPALES

México es uno de los cinco primeros países en megadiversidad y ocupa el séptimo lugar por superficie, con un millón 972 544 km2. Entre las características que definen esa megadiversidad destacan: su ubicación geográfica entre dos regiones, la Neártica y la Neotropical, por tanto, encontramos especies del norte y del sur; la variedad de climas, desde el seco hasta el húmedo, así como las temperaturas desde muy frías hasta cálidas. Finalmente, está la topografía, desde zonas planas hasta muy intrincadas.

De igual modo, en la actualidad México alberga entre 10 y 12% de todas las especies de plantas y animales del planeta, cuenta con 439 especies de mamíferos, 705 de reptiles, 289 de anfibios, 35 de mamíferos marinos y 1061 de aves; pero más de la mitad están en peligro de extinción.

Respecto a la fauna hay ejemplos de la región Neártica, como las tortugas del desierto, las espléndidas mariposas monarcas, los ajolotes, gansos, topos, osos, bisontes y borrego cimarrón. Por otra parte, hay muestras de la fauna Neotropical, como iguanas, nauyacas, guacamayas, monos araña y aullador, osos hormigueros y tapir, entro otros, mientras que especies como los colibríes, armadillos, tlacuaches, y otros se distribuyeron en ambas regiones.

Sin duda, la fauna marina cuenta con la mayor biodiversidad, localizada en una región biológicamente rica como los arrecifes coralinos del Caribe, cuyo frente se extiende por más de 200 km, esponjas, medusas, camarones, pepinos de mar, erizos y una gran cantidad de especies multicolores. En el Golfo de California se han descrito más de 140 especies y 1300 de poliquetos o gusanos de mar.

Si pudiéramos extender nuestra visión ay observar a lo largo y ancho del país desde lo microscópico hasta lo más evidente, escudriñando los volcanes, las cuevas y los montes, los ríos, las lagunas y los mares, o sea, en todos los ecosistemas posibles, constataríamos que absolutamente todo ha sido colonizado por una gran variedad de formas de vida, y la mayoría llegó antes que los humanos. Sin embargo las hemos desplazado y muchas veces llevado a la extinción.

Los invertebrados terrestres son los organismos más diversos y los artrópodos llevan la vanguardia en número, especies de insectos como escarabajos, mariposas, abejas, libélulas, hormigas y arácnidos como arañas o alacranes.

En México se conocen 1 589 especies de abejas, 328 de libélulas, más de 1 500 de mariposas diurnas y muchas más nocturnas, y superan las 12 mil de escarabajos o las 1 600 de arañas, en tanto se han reportado más de 2 122 especies de peces en aguas marinas y continentales, es decir, cerca de 10% del total mundial, de los cuales 380 especies se distribuyen en aguas dulces, sobre todo en cuencas hidrológicas de regiones templadas, húmedas y tropicales.

El país cuenta con más de 290 especies de anfibios y 750 de reptiles, representativos de casi 10% del total de las existentes en el mundo. Las cecilias, los sapos y las ranas forman el grupo de los anfibios, mientras las serpientes terrestres y marinas, como coralillos, nauyacas, cascabel y cantiles, o los saurios como lagartijas, iguanas, cuijas y los mayores, como tortugas, caimanes, cocodrilos y otros integran .el grupo de reptiles.

Sobre las aves se conocen 1 050 de las 8 600 reportadas en el mundo, y del total de especies mexicanas 125 son endémicas. 70% se localiza en los trópicos, particularmente en los estados de Oaxaca, Chiapas, Campeche y Quintana Roo. Este grupo multicolor confirma la gran riqueza de especies que se encuentran en el país, entre los que destacan los quetzales en Chiapas; la paloma cabeza blanca que se encuentra sólo en la isla de Cozumel y en algunas cercanas; los tucanes, pelícanos, cormoranes, bobos y fragatas, flamencos, garzas, cigüeñas, etc. Éstos representan algunos de los nombres más comunes de aves que fácilmente se hallan en el sureste mexicano.

HABLANDO DEL SURESTE

Chiapas cuenta con aves como el quetzal y el pavón cornudo, cuyo hábitat se ha reducido al grado de quedar aisladas en las partes altas de la Sierra Madre. De las depredadoras se reportan poco más de 50 especies de falconiformes, como halcones, gavilanes y águilas, así como 38 de estrigiformes, como búhos y lechuzas, pero el mayor grupo lo forman las paseriformes, como las urracas, cuervos y gorriones, entre otros, o sea, 60% de las especies reportadas para México.

Finalmente, los mamíferos son los organismos que alcanzan tallas mayores y también llaman más la atención junto con las aves. Hay 452 especies de mamíferos terrestres, de las cuales 33% son endémicas y 50% marinas, distribuidas sobre todo en las regiones tropicales. En la Selva lacandona hay abundantes especies endémicas de Chiapas, en especial de mamíferos.

El grupo más distribuido son los roedores, con 220 especies, equivalente a 50% nacional y a 5% mundial. Para los quirópteros o murciélagos se reportan 132 especies, grupo de mamíferos que se concentra en mayor número -desde algunos cientos hasta millones- en cuevas de Campeche, Coahuila o Sonora.

Otros mamíferos que abundan en la Selva Lacandona son los artiodáctilos: pecaríes, venados, berrendos y borregos cimarrón: grupo que forma colonias, algunas con hasta 50 individuos, como los pecaríes de labios blancos. Asimismo, el único representante del grupo de los perisodáctilos reportado para México es el de los tapires, el mamífero terrestre de mayor tamaño para el trópico americano que se puede encontrar en el sureste, en las selvas de Campeche y Chiapas. Los individuos de esta especie pueden pesar hasta 300 kilogramos.

Entre los organismos más impresionantes por su historia y lo arraigado a las culturas mesoamericanas por la fuerza que representa está el jaguar. Al igual que los pumas y ocelotes, coyotes, zorros, osos, mapaches y tejones, entre otros, pertenece a las 35 especies de carnívoros existentes en México.

Los monos araña y los saraguatos aulladores son dos especies de primates posibles de encontrar en libertad en las selvas de! sureste mexicano. Tienen gran importancia en la cultura maya, pues desde épocas precolombinas fue utilizado en su simbología.

Por otra parte, los cetáceos -ballenas y delfines-, los pinnípedos -focas y lobos marinos- y los sirénidos -manatí-, son ejemplos de las 49 especies de mamíferos que habitan el país, representativos de 40% de las del planeta.

Esto es sólo una muestra de la riqueza natural de México, con ejemplos de su fauna. Para tener la visión completa se requiere de años de conocimiento y mucha investigación científica, pero desafortunadamente no hay mucho tiempo, pues el ritmo de uso de los recursos naturales y la sobrexplotación han llevado a la extinción de especies como el oso gris, el bisonte, el carpintero imperial o el cóndor de California, entre otros.

Se requiere generar una conciencia para mostrar nuestra rica biodiversidad, pero por desconocimiento y apatía la estamos perdiendo. En México, donde se pueden encontrar más organismos en condiciones silvestres es en las Áreas Naturales Protegidas, las cuales sin duda constituyen una buena estrategia de conservación. Sin embargo, necesitamos programas integrales para generar el desarrollo de las comunidades locales, con vistas a disminuir la presión ejercida sobre los terrenos conservados.

Hasta el 2000 había 89 áreas decretadas que cubría poco más de 5% del territorio nacional entre las que destacan las Reservas de la Biosfera, los Parques nacionales, las Áreas de Protección de Flora y Fauna Silvestre y Acuáticas, así como los Monumentos Naturales.

Suman cerca de 10 millones las hectáreas conservadas. Su existencia no garantiza la preservación idónea de la biodiversidad ni el impulso al desarrollo y trabajo con las comunidades locales, así como la investigación científica. Son sólo componentes de un plan de conservación nacional a implementarse si queremos conservar nuestra riqueza natural.

Para conocer el estatus de las especies respecto a su grado de amenaza se creó la Lista Roja de la UICN, el inventario más completo del estado de conservación de las especies de animales y plantas en el nivel mundial, la cual utiliza un conjunto de criterios para evaluar el riesgo de extinción de miles de especies y subespecies.

Estos criterios son relevantes para todas las especies y regiones del mundo. De fuerte base científica, la Lista Roja de la UICN se reconoce como la mayor autoridad sobre el estado de la diversidad biológica, cuyo objetivo general consiste en transmitir la urgencia y magnitud de los problemas de conservación al público y a los encargados de decidir o motivar al mundo a intentar reducir la extinción de las especies. Una concientizacion al respecto resulta fundamental para la conservación de la biodiversidad.

Recomendaciones

También te podría interesar

Comentarios

Lo último

Hoteles con nieve
México
5 hoteles para pasar la Navidad en la nieve

Hospédate en uno de estos hoteles ubicados en lugares cuyas temperaturas te harán sentir ¡como si estuvieras en el polo norte!

Puebla
El impresionante vitromural de Zacatlán de las Manzanas

El vitromural de Zacatlán de las Manzanas es una de las nuevas atracciones de este pueblo mágico en el que podrás encontrar historia y arte.

México
Lugares donde puedes ver las obras de Diego Rivera

En estos museos y recintos puedes encontrar las obras de Diego Rivera, te sorprenderás con todos los sitios en donde podrás encontrar el trabajo del artista mexicano.

Nacimiento de hoja de maíz
México
5 tipos de nacimientos muy mexicanos

En México, los belenes o nacimientos son muestra de la unión entre el culto católico y el prehispánico, pues se usaban para evangelizar.