Buscador
Ver revista digital
Naturaleza

Cara de niño, el inocente insecto que aterroriza a todos

cara-de-niño
© Archivo MD

Existen tantos mitos en torno al cara de niño que a muchos les causa temor. Sin embargo, es un insecto inofensivo, pues no es venenoso.

Seguramente has visto o escuchado alguna vez sobre este animalito. Sobre él se inventan tantas historias, que para mucha gente es abominable. Si bien su aspecto puede no ser el más adorable, lo cierto es que el cara de niño no representa ninguna amenaza letal. Aquí te decimos por qué.

El cara de niño o grillo de Jerusalén -como también suele llamársele- es un insecto que pertenece a la familia de los Stenopelmatidae. De tal modo que no es un grillo, sino un insecto del género Stenopelmatus. Tampoco proviene de Jerusalén, es un especie endémica del oeste de Estados Unidos y de la costa del Pacífico y el centro de México.

Archivo MD

¿Por qué le decimos cara de niño?

Este insecto comúnmente vive en los jardines y jardineras. Su aspecto es similar al de un grillo o una hormiga gigante. Es de color marrón y tiene franjas oscuras en la panza. Mucha gente los mata, pues cree que son venosos. Sin embargo, no producen ningún tipo de veneno.

Al no tener aguijón, no pueden picar. No obstante, como se alimentan de raíces y tubérculos han desarrollado mandíbulas fuertes, por lo que si te llegan a morder puede ser doloroso, mas no grave. Así que si te encuentras con uno, sólo déjalo seguir su camino. Si entra a tu casa, sácalo con cuidado al jardín y ¡no lo mates! Es un insecto inofensivo.

Debido a la forma de su cara, perfectamente ovalada, y a sus ojos que sobresalen es que se le compara con el rostro de un bebé, sobre todo si se mira boca arriba. Por esta razón se le llama cara de niño y quizá por lo mismo es que resulta tétrico, pues la fusión entre un insecto y cualquier rasgo humano siempre provoca horror.

Wikipedia El cara de niño no es venoso, su mordedura puede ser dolorosa pero inofensiva.

Datos curiosos

  • Producen un sonido similar al de los grillos, pero a diferencia del canto de estos, el ruido que emiten es producto del golpeteo de sus patas contra su vientre. Este sonido lo hacen para aparearse.
  • Viven debajo de la tierra y tienen hábitos nocturnos.
  • Salen de hábitat cuando llueve para no ahogarse
  • A diferencia de los grillos, no pueden saltar porque sus patas traseras son cortas.
  • Se alimentan de algunas plantas y raíces.
  • Es más común verlos entre septiembre y diciembre.
  • Puede expedir un olor desagradable, pero no es venenoso.
  • No tiene aguijón por lo cual no puede picar, pero sí morder.
  • Su mordedura puede llegar a ser dolorosa, sin embargo no pone en peligro la vida de nadie.
  • Las hembras tienen mayor tamaño en el protórax, el fémur anterior, la cabeza y la mandíbula que los machos. 
  • Los machos tienen fémures posteriores más grandes en comparación con las hembras.
fauna en Méxicoinsectosnaturaleza
autor Editora social media de México desconocido. Ama las letras y los viajes.
Suscríbete al Newsletter

Recibe infomación sobre eventos, escapadas y los mejores lugares de México directo en tu correo.

Comentarios