Cargar cosas con la cabeza, un arte casi en desuso - México Desconocido
Buscador
Ver revista digital
Conoce México

Cargar cosas con la cabeza, un arte casi en desuso

cargar cosas con la cabeza
© Rodrigo Osegueda

La práctica de cargar cosas con la cabeza fue común en México hasta mediados del siglo XX. Hoy sobrevive principalmente en el sureste mexicano.

Azota el sol.
Hace sudar mi frente.
Me acaricia la grata frescura del gran pozo.
El cántaro está conmigo, es mi compañero de andanzas, me sonríe.
Todo el tiempo ríe, aun teniendo sed.
Agradablemente lo manoseo.
Braceo la soga, serpiente-juguete, que se enrolla en mis pies.
Con ella sube la cubeta con agua.
Doy de beber agua al cántaro.
Canta levemente mientras bebe”.

Extracto del poema maya de Briceida Cuevas Cob

A lo largo de su historia, el ser humano se ha visto en la necesidad de cargar objetos para la vida cotidiana. De hecho, en el México prehispánico existían los tamemes, cargadores especializados en transportar mercancías y personas.

Los tamemes, cargadores prehispánicos que siguen existiendo hoy en día

Tamemes, cargadores especializados de la época prehispánica
Tamemes, cargadores especializados de la época prehispánica Imagen: Archivo MD

Más tarde, y a falta de animales o vehículos de carga, las mujeres de comunidades rurales, encargadas de los asuntos domésticos, aprendieron a cargar cosas con la cabeza para transportar alimentos, ropa, enseres domésticos, mercancías o agua.

¡Descubre el México Auténtico a través de nuestro podcast!

Testimonios de este arte en desuso hay varios; ahí están los registros fotográficos en blanco y negro de mujeres con sus cántaros de barro a la cabeza en Tehuantepec y Monte Albán, Oaxaca; en Chiapas y en la Ciudad de México. Por sus sonrisas, parecería que sus cargas son ligeras como plumas.

Cargar cosas con la cabeza, costumbre de las mujeres zapotecas. Aquí una en 1956
Cargar cosas con la cabeza, costumbre de las mujeres zapotecas. Aquí una en 1956 Foto: Mediateca INAh

El largo entrenamiento para cargar cosas con la cabeza

Sin embargo, soportar peso sobre la cabeza mientras se camina requiere, en primer lugar, un largo entrenamiento que normalmente inicia en la infancia; también, buena musculatura y por último, aprender a andar con incrementos graduales de carga para repartir el peso por toda la columna vertebral; solo así se evitan fracturas o daños en cuello o espalda.

Asimismo, según diferentes fuentes, la cabeza humana es capaz de soportar el 20% del peso corporal en carga, pero algunos medios apuntan a que podría aguantar hasta 300 kilogramos de peso sin sufrir daños. Eso sí, lograrlo requeriría años de práctica.

El siglo pasado, las mujeres iban a los pozos de agua con sus cántaros de barro
En el siglo pasado, las mujeres iban a los pozos de agua con sus cántaros de barro Foto: Mediateca INAH

Una costumbre que desaparece poco a poco

Finalmente, los medios de transporte actuales, como la bicicleta, el automóvil y el autobús, han sustituido esta forma de cargar. No obstante, en estados del centro y sur del país, incluida la Ciudad de México, es posible observar algunos de estos cargadores detenidos en el tiempo.

Cargar cosas con la cabeza
Colección MALBA

Por ejemplo, en los mercados y calles de Oaxaca y del sureste mexicano es común ver a las mujeres con cestas sobre sus cabezas cargando todo tipo de cosas. Igualmente, en la capital, aún se puede admirar a los panaderos ambulantes, con grandes cestas repletas de teleras y conchas, caminar alegremente por las calles de la ciudad.

Los panaderos ambulantes en México, primero a pie, luego en bicicleta
Los panaderos ambulantes en México, primero a pie, luego en bicicleta Foto: Mediateca INAH

Sigue leyendo: ¡Los tiempos cambian! Cinco oficios desaparecidos en México

costumbresmexicomexico desconocidotamemesusos y costumbres

¿Te interesa el mundo del emprendimiento?
Conoce Emprendedor.com el medio lider en contenido de Ideas de Negocio, Startups, Finanzas, Noticias para emprendedores, Franquicias, Marketing, Inspiración, síguenos y proyecta lo que eres.

Comentarios