Síguenos

Suscríbete al Newsletter

Sin categoría

Desde las sierras de Huauchinango a Zacatlán (Puebla)

El turismo va ganando cada día mayor espacio en estos municipios del estado de Puebla, no sólo por el atractivo de su naturaleza, tradiciones, fiestas populares y opciones deportivas, también por el abnegado trabajo de su gente, empeñada en convertirlos en destinos turísticos de alta calidad.

mm

Conoce México, sus tradiciones y costumbres, pueblos mágicos, zonas arqueológicas, playas y hasta la comida mexicana.


Lugar privilegiado por la belleza de sus parajes, en la parte noroccidental de Puebla aparece a la vista del viajero el municipio de Huauchinango, de un clima frío cambiante debido a que su territorio alberga altitudes desde más de 1 500 msnm hasta zonas bajas entre 300 y 500 msnm.

Poseedor de bosques, montañas, ríos y lagunas, 70% de su población se ubica en la cabecera municipal, mas entre barrios, rancherías y juntas auxiliares cuenta con 36 comunidades, la mayoría indígena e integrada por nahuas, otomíes y totonacas; al menos seis de ellas dedicadas al cultivo de flores en viveros.

PARA LAS FLORES… UNA FERIA

La más importante es Tenango de las Flores, a cuatro km del centro municipal y con alrededor de diez mil habitantes. La mayoría son familias dedicadas al cultivo de plantas de ornato y flores, entre las que crecen las más bellas azaleas y orquídeas, que la población ofrece al Señor del Santo Entierro.

Aunque ya cuentan con cierta tecnología, los floricultores prefieren el modo tradicional para el cruce de nuevas variedades; en su famoso mercado de las flores se exhiben hasta 200 variedades de azaleas. También se produce algo de café, plátano y cítricos, además de cactáceas en miniatura y tres variedades de pinos: cidrela, yunípero, pinto y chimachimpares, que comercian como árboles de navidad.

Muy apegada a sus tradiciones, la ciudad cuenta con una Feria de las flores anual cuyo origen es la fiesta patronal del Señor del Santo Entierro, y que este 2004 cumplió 66 años.

LA PESCA ENTRE LOS MAYORES ATRACTIVOS

De vegetación muy vasta –no en vano Huauchinango significa en náhuatl lugar cercado por árboles–, en la región se cultiva café, frijol, maíz y chile, además de que en las lagunas las truchas esperan por los aficionados a la pesca y a degustar tan sano alimento. Desde hace unos 15 años comenzó a crecer el desarrollo piscícola, que empieza a tener cierto peso económico en el municipio y cuenta con alrededor de una docena de criaderos de truchas que se venden a otras partes de la región.

Para quienes prefieren las actividades acuáticas se ofrece una opción poco frecuente, la presencia simultánea de ríos y lagunas. Cinco son las lagunas que forman el sistema hidroeléctrico de Necaxa: Tenango, Nexapa, Necaxa, Umiltenec y Tejocotal, la primera perteneciente a Huauchinango y el resto compartidas con otros municipios.

TAMBIÉN EL DEPORTE EXTREMO

Desde tres años atrás, en los meses de julio y agosto se llevan a cabo dos eventos que atraen al turismo tanto de deportistas –han asistido hasta 70 equipos– como al público. El Byke Adventure y el Extreme Tour; el primero con un tiempo de tres a cuatro horas que incluyen la bicicleta, el kayac y la carrera a campo traviesa; y el segundo, de mayor esfuerzo, con pruebas de resistencia de entre cuatro y seis horas.

VÁMONOS PARA ZACATLÁN DE LAS MANZANAS

Llegando a Zacatlán dos cosas llaman la atención. La neblina proveniente de las barrancas cercanas debido a la humedad de un clima más bien frío, y la serenidad de su plaza principal, ubicada en un bello y cuidado centro histórico.

Con una altura de 2 156 msnm, en las estribaciones de la Sierra Madre Oriental y al noroeste del estado de Puebla, este municipio se caracteriza por terrenos accidentados y numerosos ríos, así como por su actividad frutícola, agrícola, artesanal e industrial, sobre todo lo personalizan sus frutas, en particular las manzanas, cuya calidad es culpable del sobrenombre de Zacatlán de las Manzanas y de la feria homónima cada mes de agosto. Cuenta con pequeñas y medianas empresas, la más famosa es la fábrica de relojes Centenario, donde desde principios del siglo XX han salido relojes para grandes inmuebles de todo el país.

Resulta curioso que aunque está rodeada de varias iglesias, ninguna de ellas mira a la plaza, como la Parroquia de San Pedro, cuya portada barroca remite a los siglos XVII o XVIII. A un lado, el Palacio municipal, de 1896 y de un estilo arquitectónico neoclásico. En otro se yergue el ex convento construido por los frailes franciscanos entre 1562 y 1567, de fachada renacentista y una estructura de tres naves en forma basilical –como los templos cristianos de la Roma antigua y único de su tipo en servicio en todo México– con cubierta de madera y teja. La torre de la iglesia conventual muestra un gran reloj floral de doble carátula construido por los propios zacatecos en la fábrica Centenario y donado a su patria chica. Ninguna otra ciudad mexicana semejante a Zacatlán posee un reloj de tal tamaño.

PROTAGONISMO DE LAS MANZANAS

Fue el clima húmedo y frío el culpable de la adaptación de las manzanas traídas por los colonizadores, y tanto prosperaron que a mediados del siglo XVIII el pueblo asumió el sobrenombre de Zacatlán de las Manzanas, además de que también se aclimataron el durazno, la zarzamora y el membrillo –de los cuales se hacen hasta hoy las bebidas más tradicionales–. A éstas siguieron las peras, ciruelas, nueces, blueberry, capulín, huiquiño, coco, almendra, café, piñón, canela y anís, con los que se elaboran 15 sabores de sidras, licores, cremas, vinos y rompopes de alta calidad; entre otros los de Bodega Gil-Mar, que desde 1928 sigue el mismo procedimiento de fabricación. El más famoso es el licor llamado 14 tortillas, Catorty, a base de hierbas aromáticas; también se elaboran mermeladas, frutas deshidratadas, conservas y dulces típicos que se pueden comprar de regreso a casa.

DE EXCURSIÓN A LOS ALREDEDORES

Uno de los sitios que no debe dejar de visitar es el Valle de las piedras encimadas, ubicado en Metlaxixtla, a menos de 25 km, donde en un bosque aparece medio centenar de grandes rocas unas sobre otras, a modo de esculturas que en el trascurso de miles de años fueron esculpiendo la erosión, el viento y la lluvia semejando aves, perfiles humanos y animales míticos, algunas de ellas con 20 m de altura. Como complemento para un día campo, ahí le esperan los caballos para un buen paseo.

El Salto de Quetzalapa, una bella caída de agua a la cual se puede descender si se atreve a bajar 300 escalones; las estalactitas y estalagmitas de las grutas de Zapotitlán, en el pueblo de Zapotitlán de Méndez; y la Barranca de los Jilgueros, a la cual da nombre el canto de las aves, son otras de las opciones para entrar en contacto con la naturaleza de Zacatlán.

Por su parte, los habitantes de San Miguel Tenango, poblado de origen náhuatl a unos 3.5 km, conserva la sabiduría de sus antepasados para la elaboración de objetos de barro y tejidos, además de poseer un río del mismo nombre y un ma-nantial de aguas curativas con albercas para los visitantes.

SI DE CARRETERA SE TRATA…

Huauchinango cuenta con varios accesos. Ubicado en el km 162 de la carretera México-Tuxpan, está a 170 km de Puebla, 90 km de Pachuca, 100 km de Poza Rica y 140 km de Tlaxcala.

Recomendaciones

También te podría interesar

Comentarios

Lo último

Hoteles con nieve
México
5 hoteles para pasar la Navidad en la nieve

Hospédate en uno de estos hoteles ubicados en lugares cuyas temperaturas te harán sentir ¡como si estuvieras en el polo norte!

Puebla
El impresionante vitromural de Zacatlán de las Manzanas

El vitromural de Zacatlán de las Manzanas es una de las nuevas atracciones de este pueblo mágico en el que podrás encontrar historia y arte.

México
Lugares donde puedes ver las obras de Diego Rivera

En estos museos y recintos puedes encontrar las obras de Diego Rivera, te sorprenderás con todos los sitios en donde podrás encontrar el trabajo del artista mexicano.

Nacimiento de hoja de maíz
México
5 tipos de nacimientos muy mexicanos

En México, los belenes o nacimientos son muestra de la unión entre el culto católico y el prehispánico, pues se usaban para evangelizar.