Suscripciones Media Kit
apple googleplay

Síguenos

Suscríbete al Newsletter

Conoce México Cultura y artesanías

Desiderio Hernández Xochitiotzin, pintor de la historia de Tlaxcala

De nuestro archivo rescatamos esta semblanza que uno de nuestros expertos hizo del reconocido muralista tlaxcalteca que tardó ¡más de 40 años en pintar su obra “La Historia de Tlaxcala…”!

28-07-2010, 11:18:23 AM

Hablar de la obra del pintor Desiderio Hernández Xochitiotzin (11 de febrero de 1922 – 14 de septiembre de 2007) es internarse en un largo recorrido, pues son ya casi siete décadas (este artículo es de 2001) desde que este singular artista tlaxcalteca empezó a plasmar en dibujos, grabados y pinturas una visión rica en colorido y contenido.

En su pueblo natal, Tlacatecpac de San Bernardino Contla, rodeado de un ambiente propicio en la casa paterna, Xochitiotzin muestra sus primeras dotes para las artes plásticas a la corta de edad de trece años. Su formación comienza en el taller artesanal de la familia y se confirma y enriquece en la Academia de Bellas Artes de Puebla, para culminar con su madurez artística en una larga y fructífera producción.

Los temas que ha tratado el maestro Xochitiotzin a todo lo largo de su trayectoria siguen siendo recurrentes, como son la historia, el paisaje, las fiestas y los carnavales, las costumbres y la vida cotidiana del pueblo, sin dejar de abordar el tema religioso. Estos temas se encuentran plasmados en un realismo figurativo que el artista supo asimilar de la escuela mexicana de pintura. Sus obras no solamente muestran un amplio conocimiento de las técnicas básicas; en la rigurosidad de sus trazos, en el dominio de su pincelada y en el manejo virtuoso de la luminosidad al aplicar el color, se manifiesta que ha estudiado la obra de artistas como José Guadalupe Posada o Agustín Arrieta, pasando por Francisco Goitia y deteniéndose intensamente en la obra de los grandes muralistas mexicanos, particularmente en la de Diego Rivera.

Las investigaciones han sido una característica del trabajo de este gran pintor. Ejemplo de ello es el constante y disciplinado estudio de sus raíces, que lo ha hecho un docto conocedor de la historia y la cultura de su estado natal, lo cual le ha llevado a ser un destacado catedrático y conferencista.

Toda esta preparación es la piedra angular que le sirvió de apoyo para la realización de una de sus obras monumentales más conocidas, el mural “La historia de Tlaxcala y su contribución a lo mexicano”, que abarca una superficie de más de 450 m2 de los muros del hermoso Palacio de Gobierno de Tlaxcala. Aquí el artista logra que sus trazos y coloridos sean vitales y cálidos conductores de una fuerza que atrapa la atención de cualquier espectador. Con su vigoroso realismo y sorprendente colorido despierta en el público una doble emoción: la reflexión, que surge a través de su tema histórico y humano, y el asombro, por su manera muy particular de manejar el color.

Cercano a los ochenta años de edad, Desiderio Hernández Xochitiotzin (falleció en 2007) continúa entregado intensa y cotidianamente a su trabajo creativo.

Recomendaciones

También te podría interesar

Comentarios

Lo último

México
La lucha libre será nombrada Patrimonio y estas son las razones

Te contamos las razones por las que la lucha libre, un deporte nacional tan emblemático, obtendrá el título de Patrimonio Cultural de México.

Día de muertos
México
Día de Muertos, ¿qué es y por qué se celebra?

El Día de Muertos es una celebración mexicana que nos recuerda cuán finitos somos. No obstante, también nos enseña que la muerte es parte de la vida y debemos festejarla.

Puebla
Parque Amalucan, el nuevo y divertido lago artificial en Puebla

Parque Amalucan fue estrenado en el oriente de la capital poblana. Un paseo por estos rumbos te sorprenderá, ya que se trata del parque más grande de la ciudad.

Ciudad de México
Participa en el Desfile de Día de Muertos de la CDMX 2018

Si quieres participar en el Desfile de Muertos de la CDMX 2018 aquí te puedes inscribir para convertirte en catrina, armar carros alegóricos o simplemente formar parte de la producción.