Buscador
Ver revista digital
Historia

El niño mexicano que movía objetos con la mente: extraño caso documentado en 1938

niño-joaquin-levantaba-objetos-con-la-mente

Te contamos la historia del niño mexicano cuya presencia provocaba que los focos se apagaran, los muebles bailaran solos y las piedras se elevaran. ¡Movía objetos sin tocarlos!

Constantina y Baldomero empezaban a tenerle miedo a su hijo Joaquín Velázquez, pues creían que su poder para levantar cualquier objeto sin tocarlo podía habérselo otorgado el mismo diablo. Era 5 de mayo de 1938 cuando el periódico La Prensa dio a conocer este increíble caso desarrollado en el 48 de la calle Héroes de Churubusco, colonia Portales.  

Lee: El picnic macabro de 1910: evento que terminó mal para 34 alemanes en México

El niño mexicano que movía objetos con la mente

La primicia había sido investigada y escrita por el reportero Miguel Gil, quien un día antes entrevistó a la familia en su domicilio para darse cuenta de que ante la presencia del menor los focos se apagaban, los muebles bailaban solos y las piedras alrededor se elevaban. 

Frente a las personas el niño Joaquín levantaba objetos como mesas, piedras o cualquier otro mueble. Su caso fue estudiado por reputados médicos, sacerdotes y psiquiatras.
Niño Joaquín Velázaquez. Foto: Miguel Casasola. vía Mediateca INAH

Contó también con el testimonio de la vecina de la familia Velázquez, misma que recordó que tras un pleito de habladas con la mamá del niño Joaquín, recibió una lluvia de piedras directo en su techo, además de que el trastero colgado en la pared de su vivienda empezó inexplicablemente a vibrar hasta caer. La mujer llevó a Joaquín y a sus padres ante las autoridades ministeriales, pero al no haber mano alguna que hubiera arrojado las rocas, ni movido el trastero, no pudieron consignar a nadie.  

El poder que movía objetos

Cuando el periódico La Prensa relevó el caso del “niño prodigio” Joaquín Velázquez, éste tenía un año de padecer su poder telequinético. Para entonces sus padres ya habían pedido ayuda del Procurador del Distrito Federal así como del arzobispo, quien los remitió con el padre jesuita Carlos María de Heredia, quien además de ser mago era amigo de Harry Houdini y un hombre respetado entre la comunidad científica por poner en evidencia a médiums y charlatanes del espiritismo a nivel mundial.  

Habitantes de la colonia Portales se aglutinan frente a la casa del “Niño prodigio”, Joaquín Velázquez. Foto: Miguel Casasola vía Mediateca INAH

De Heredia citó en su casa al niño y a sus padres a fin de poner a prueba sus poderes. El jesuita mago comprobó que el infante, efectivamente, movía objetos sin tocarlos. Cuando la madre de Joaquín vio el rostro perplejo del padre soltó en llanto, a lo que el religioso sólo atinó a consolarla, le dijo que el caso no era para espantarse sino para ser testigos de lo que Dios hace con sus hijos.  

Aún así el padre Carlos mandó a Joaquín con el reputado doctor de la época, Ángel Quevedo Mendizábal, quien pudo comprobar que algo no estaba del todo bien con ese niño, porque en cuanto llegó al consultorio, empezaron a bailar las bancas y las escupideras. Rechazó el caso, no quiso continuar. 

El caso se hizo público

Una vez que miles de mexicanos se enteraron de la existencia del “niño prodigio” el 5 de mayo de 1938 a través de las páginas de La Prensa, empezó a llegar a la casa de la familia Velázquez gente pidiendo que le ayudara a ganar la lotería o hacer que el marido infiel regresara al hogar. Pero lo más trascendente fue que Joaquín atrajo la atención de las máximas autoridades de la salud física y mental de la época: la Academia Nacional de Medicina.   

Por varios días los médicos de la Academia Enrique O. Aragón, Ignacio González Guzmán, Samuel Ramírez Moreno, Leopoldo Salazar Viniegra, Ramón Pardo, Fernando Ocaranza, José Joaquín Izquierdo y Alfredo Millán, director del Manicomio General, hablaron largo sobre los presumibles poderes de telequinesis del niño Joaquín.

La discusión entre los médicos se polarizó y terminó en pleito, pues mientras unos aseguraban que se trataba de una estafa en la que no sólo estaba involucrados el menor sino también el resto de su familia, los demás decían estar ante un caso legítimo que se debía investigar a fondo. 

“Eso de atraer los objetos inanimados solamente con la voluntad es un verdadero absurdo solo pensar en ello”, dijo Ramón Pardo en una de las discusiones. En tanto Enrique O. Aragón señaló que lo que en verdad era absurdo era creer que el niño fuera un estafador pues nunca mostró la intención de hacer negocio y además resultaba imposible que pudiera mover el trastero de casa de la vecina estando lejos y sin la altura suficiente para alcanzar dicho mueble. Sin embargo, sin pruebas presenciales, decidieron cerrar el caso para siempre dejando al niño como un charlatán más. 

Entintan las manos de Joaquín Velázquez antes de la prueba. Foto: Miguel Casasola

Pero la historia no acabó ahí, y por el contrario se pondría más interesante. El reportero Miguel Gil y el fotógrafo Miguel Casasola, en compañía de otras personas que fungieron como testigos, volvieron a la casa de Joaquín para hacerle las pruebas de sus poderes. El diálogo fue el siguiente: 

Miguel Gil (MG): “¿Qué hay, Joaquín?”

Joaquín Velázquez (JV): “Nada, ya ven ustedes”

MG: ¡Caramba, qué mal quedaste la vez pasada! (con la Academia Nacional de Medicina)

JV: “Pues sí” 

MG: “Pero ahora, ¿cómo te sientes?”  

JV: “Pues…”

El reportero, el fotógrafo, y diversos testigos, entintaron las manos de Joaquín para garantizar que durante la demostración nunca las usara, lo sentaron frente a un mesa y le pidieron que levantara dicho mueble sin tocarlo para poder fotografiarlo. 

Antes de la prueba, el fotógrafo se puso enfrente de la mesa, otras personas del lado derecho del niño, el reportero Miguel Gil en la parte izquierda y otros testigos más en otros puntos del patio de la casa de Joaquín, es decir, no quedó punto que no estuviera cubierto por las miradas. 

Delante de los ojos de todos Joaquín elevó la mesa sin usar las manos, codos o piernas. Las fotografías quedaron de testigos para la posteridad de este momento de desencuentro entre la ciencia de la razón contra las fuerzas de lo inexplicable que movía objetos sin tocarlos.

¿Has conocido otro caso de telequinesis?

FUENTES:

Revista Luna Córnea septiembre-diciembre 1996/ Crónica: Piedras Sobre el Tejado: Los días de Joaquín Velázquez

Periódico La Prensa 1938

autor Viajero que además de experiencias por la vida anda tras el click.
Suscríbete al Newsletter

Recibe información sobre eventos, escapadas y los mejores lugares de México directo en tu correo.

Comentarios