Síguenos

Suscríbete al Newsletter

Conoce México Gastronomía

El plátano, el sabor del trópico

Gracias a su clima cálido-subhúmedo, el estado de Tabasco es el campeón en la producción de plátanos en México. ¡Conoce los secretos para poder cosechar los mejores bananos del mundo!

mm

Conoce México, sus tradiciones y costumbres, pueblos mágicos, zonas arqueológicas, playas y hasta la comida mexicana.

Procedente de Honduras, el cultivo del banano se introdujo a México a través del estado de Tabasco a finales del siglo XIX.

Las primeras plantaciones comerciales fueron establecidas por las compañías bananeras norteamericanas como una alternativa parta sustituir a las de Centroamérica, que estaban siendo afectadas por enfermedades. Adentrarse en este mágico espacio que es una finca bananera, es despertar en un mundo tropical lleno de olores, sabores e imágenes cálidas. Es ver familias enteras trabajando en la tierra, desde el viejo y el niño que recuperan del suelo los mecates con que se amarran las plantas para evitar que se doblen con el peso, hasta los jóvenes y adultos que con el machete cortan los pesados racimos y suavemente los cargan en el hombro, con un cojín, para colgarlos en los “rodos” del monorriel que los conducirá a la empacadora. Los racimos, desde que están tiernos, son envueltos en grandes bolsas perforadas para crear dentro un microclima que los protege del frío, de las plagas y de los animales.   

Este proceso es todo un ritual de vida y de trabajo; los racimos se amarran con hilos de diferentes colores para cosecharlos semanalmente, y de esta manera, los lunes les toca a los azules, los martes a los rojos, y así sucesivamente hasta terminar la semana. La cosecha se hace durante todo el año, pero en el mes de mayo alcanza su auge. El motor de una avioneta fumigadora nos avisa que jóvenes de las nuevas generaciones son ya egresados de escuelas técnicas agrícolas. Los trascabos ronronean, abriendo los drenes de desagüe para que los cultivos mantengan la humedad adecuada. Las mujeres aparecen en la empacadora, donde se hace el trabajo más delicado. En un ambiente de frescura de agua, pláticas, cantos y risas, ellas lavan y seleccionan la fruta, que después será pesada y empacada al vacío en cajas de cartón que sin enviadas al mercado nacional y, cada día más, al extranjero.   

El ingeniero Santiago, jefe de campo, nos comenta que el banano con mayor demanda es el denominado “Tabasco”; el plátano, nos dice, es una de las frutas básicas en la alimentación de la población mexicana, con un precio accesible a todos los estratos de la sociedad y siempre está presente en los mercados del país; su contenido de carbohidratos, vitaminas y minerales lo hace una de las frutas más nutritivas y bajas en calorías. Salimos de los campos bananeros con un bienestar en el alma y con la agradable sensación de que en México aún se respira y se vive por la tierra.

¿Qué otro tipo de fruta asocias con México? Nos interesa saber tu opinión… ¡Comenta esta nota!

Recomendaciones

También te podría interesar

Comentarios

Lo último

México
México, santuario de tiburones

Los tiburones en México representan una gran riqueza natural que debemos cuidar y preservar. La afabilidad de estos seres maravillosos denostan el prejuicio de violencia o ataque.

México
El lugar en Guadalajara donde puedes pedir una malteada de cerveza

Bazar de Malta es el único lugar de México que prepara malteadas con cervezas artesanales mexicanas. Viaja hasta Guadalajara para conocer este nuevo sitio turístico.

México
5 consejos para que tu perro no se enferme en el viaje

Conoce más sobre las enfermedades de perros, aquí te dejamos algunos consejos para que tu perro no se enferme durante el viaje, porque los paseos en la playa, excursiones en la montaña, largos recorridos en auto, viajes en avión, cambios de temperatura o de alimentación pueden afectar la salud de tu mascota.

Chile serrano, un chile muy mexicano.
México
Chile serrano; un producto básico para los mexicanos

El chile serrano, también conocido como “chile verde”, es muy usado en la gastronomía mexicana. Este chile de aspecto lustroso puede comerse a mordidas o en exquisitas salsas “verdes” que acompañan guisos como enchiladas verdes, aguachile y otras recetas que, gustosos, te compartimos.