El señor de las sirenas, el artesano oaxaqueño invidente que "ve con sus manos" - México Desconocido
Buscador
Ver revista digital
Arte y Artesanías

El señor de las sirenas, el artesano oaxaqueño invidente que “ve con sus manos”

el señor de las sirenas
© Soy Nativo

Don José Garcia, "el señor de las sirenas", perdió la vista hace dos décadas, pero desarrolló una visión extraocular con ayuda de sus otros sentidos.

José García perdió la vista cuando tenía 55 años a causa de un glaucoma mal tratado, sin embargo, esto no impidió que desarrollara una más de sus vocaciones: la alfarería. Popularmente es conocido como “el señor de las sirenas”, ya que ha encontrado en este personaje mitológico parte de la identidad de su obra. Sin embargo, no duda en moldear piezas de oaxaqueños del México antiguo que, según relata, es todo lo que sus ojos vieron antes de nublarse por completo.

el señor de las sirenas

Con una afanosa elocuencia, este hombre originario de San Antonino Castillo Velasco en Ocotlán, Oaxaca, hoy cuenta cómo inicio su propio taller llamado “Manos que ven”. De acuerdo con su relato en diversos videos en internet, “cuando se le nubló la vista” no se dejó caer en la depresión, sino que entendió que era momento de explorar nuevas formas de ver. Entonces desarrolló más el resto de sus sentidos con el objetivo de tener una imagen no visual del mundo.

El señor de las sirenas, una historia de visión más allá del ojo

Asimismo, relata que gracias a que no fue invidente desde su nacimiento, puede rememorar lo que vio y así poder seguir plasmando su obra en barro.

De acuerdo con don José, su talento nació desde que era chico, cuando salía a jugar tras la lluvia y buscaba el barro chicloso bajo las primeras capas de lodo. Entonces comenzaba a moldear y desarrolló un talento autodidacta y totalmente alejado de las escuelas artísticas. Sin embargo, no fue hasta los 20 años que se dio cuenta que tenía un verdadero talento en sus manos.

Don José cuenta que sus padres –nacidos alrededor de 1910– no pudieron darle educación académica, pues entonces la vida se volcaba en su totalidad al campo. Empero afirma que sus padres sí lo educaron, gracias a lo cual hoy posee muy buenos modales, notables en su discurso elocuente que se expresa en sus gestos nobles y optimistas.

Su tercer ojo

Por supuesto, la etapa de invidente no ha sido vivida en soledad por Don José, a su lado se encuentra su compañera de vida Santa Reina Teresita Mendoza, de quien dice “es sus ojos”. En la labor artesanal Santa Reina es la encargada de afinar los detalles, por lo que las obras son obras colaborativas. Gracias a la venta de sus sirenas, los hijos de José “el señor de las sirenas” pudieron crecer, comer y hoy heredan el talento de su padre.

En 2017, el Festival Shiin Naa Lasn le dedicó a Don José la decimoprimera muestra de su arte. Su obra también es reconocida principalmente en Estados Unidos.

Se me opacó la vista; se me opacó las ventanas del alma, pero lo grandioso es que no se me opacó la vida […] Me desarrolló el tacto, el sentido, el oído. Y esto es hermoso porque con esta discapacidad y trabajando me he ganado, yo creo que la buena opinión, ante los ojos del Dios todopoderoso, y la mirada de muchos ciudadanos.”

Menciona el señor de la sirenas a Soy Nativo.

¿Te interesa el mundo del emprendimiento?
Conoce Emprendedor.com el medio lider en contenido de Ideas de Negocio, Startups, Finanzas, Noticias para emprendedores, Franquicias, Marketing, Inspiración, síguenos y proyecta lo que eres.

autor Filósofo por formación. Contempla el alma e imaginación de México.
Comentarios