Suscríbete: Newsletter Revista
Suscríbete: Newsletter Revista

Fin de semana en Huatulco, Oaxaca

Una de nuestras colaboradoras se lanzó a costas del Pacífico mexicano para registrar las actividades que podrían ayudarte a capturar la esencia y belleza natural de este destino ¡en sólo 3 días!

Foto: México desconocido
México Desconocido

México Desconocido

Durante la época colonial, Huatulco fue considerado como uno de los mejores puertos del Pacífico por la decadencia de Tehuantepec, así como por proporcionar mayor seguridad debido a su configuración y los cerros que la rodeaban. Hoy en día es un moderno y funcional centro turístico enmarcado en un mágico color azul índigo que consta de 36 playas ideales para el descanso y el esparcimiento donde se pueden practicar deportes acuáticos y disfrutar de la gastronomía oaxaqueña.

Viernes

11:00. Partiendo de la Ciudad de México por vía aérea se llega en una hora y media a este increíble destino de playa. ¡Desde el aire se pueden apreciar montañas y valles que rodean a cada una de las bahías que lo conforman con abundante vegetación y fauna!

A este lugar antiguamente se le conocía como Santa María de la Limpia y Purísima Concepción; después se le denominó puerto de Guatulco y alcanzó una gran actividad comercial con la importación de los textiles oaxaqueños hacia Centro y Sudamérica; también dio inicio el tráfico comercial hacia Oriente con la Nao de China. Uno de sus principales atractivos es el templo construido en el siglo XVII por Valentín Cuevas, donde se venera al Señor de las Misericordias y también se encuentra una cruz pequeña elaborada con la madera de la cruz original; de la época colonial se conserva una pintura al óleo de la virgen de La Inmaculada Concepción, patrona del pueblo, cuya celebración es el 8 de diciembre.

Cerca se puede apreciar lo que fuera el local del antiguo mercado inaugurado en 1907 y que se realizaba una vez a la semana, idea del español Blandino Valenzuela, quien por sus vivencias traídas del Viejo Mundo incitó a los pobladores a construirlo para celebrar las tradiciones.

13:30. Nos dirigimos a la comunidad de Ventanilla, en el municipio de Santa María Tonameca, denominada así pues con el paso del tiempo las rocas formaron una cavidad en forma de ventana. Aquí 25 familias trabajan para la conservación y manutención del manglar, así como de su biodiversidad.

Damos un paseo en canoa y guardamos silencio para apreciar el sonido de las diferentes aves que anidan en su entorno natural. Hay pájaro carpintero, martín pescador, pato buzo y garzas; también abundan cocodrilos e iguanas y se produce una gran cantidad de crustáceos y microorganismos que sirven de alimento a las tortugas, delfines y peces cuando se rompen las barras, es decir, cuando se une el mar con la laguna, fenómeno que ocurre en temporada de lluvias.

15:00. Tomamos por la carretera federal núm. 200 y nos desviamos en el entronque de San Antonio, cinco km más adelante arribamos a playa Mazunte, donde visitamos el único lugar de conservación y vigilancia de tortugas marinas en el mundo, el Centro Mexicano de la Tortuga, abierto desde 1994, donde se pueden conocer siete de las ocho especies de tortugas marinas, así como varias dulceacuícolas y terrestres. Hacia el poniente, sobre la única calle que atraviesa la comunidad de Mazunte, está la fábrica de cosméticos naturales, construcción de adobe, madera y palma, donde se elaboran y venden productos preparados por pobladores de comunidades aledañas.

16:30. Arribamos a San Pedro Pochutla, población de gran importancia por sus trabajos de fina joyería en coral negro, además de ser una importante región productora de café; aquí está Zipolite, la más famosa playa nudista del Pacífico. En el restaurante Zipolipas expenden una rica bebida elaborada con plátano, papaya, maracuyá y mango.

18:00. Continuamos con el recorrido para visitar el zócalo del nuevo sector urbano La Crucecita, reciente desarrollo turístico. Visitamos el parque central con una abundante vegetación, a cuyo costado está la Parroquia de Nuestra Señora de Guadalupe con la pintura de la guadalupana más grande del mundo. Aquí se concentra la mayor cantidad de servicios públicos, boutiques, restaurantes y tiendas de artesanías; un sitio ideal para recorridos por la tarde y noche.

20:00. Nos instalamos en nustro hotel, de arquitectura mexicana contemporánea, enclavado en una colina y desde donde se aprecia una de las mejores vistas panorámicas de Tangolunda, que significa mujer de cara bonita y es la más grande de las nueve bahías (abiertas que conforman el destino).

Sábado

7:00. En una armoniosa conjunción de la naturaleza, el florecimiento de la cultura colonial y la riqueza de un pasado indígena nos recibe el Parque Botazoo. Aquí nos esperan los guías de Aventuras Huatulco y en un recorrido de tres horas observamos distintas especies de aves, entre los cuales se distinguen el cardenal rojo, la jacana, la urraca, el pájaro burro, el carpintero, la matraquita, la calandria y el cacique mexicano, así como los diferentes nidos que elaboran, los cuales llegan a medir hasta 50 cm de largo.

10:00. Estando en Huatulco no debe faltar un tour por las bahías: Conejos, Tangolunda, Chahué, Santa Cruz, El órgano, Maguey, Cacaluta, Chachacual y San Agustín, además de sus playas principales, así como los parques submarinos y las caprichosas formaciones rocosas que conforman El Bufadero, fenómeno natural llamado así por bufar como un toro y la impresionante roca que con el paso del tiempo ha formado la Cara de piedra.

Se necesita acudir a la dársena de Santa Cruz, a la Sociedad Cooperativa Turística Tangolunda, abierta toda la semana, en la cual se puede contratar el servicio colectivo de una panga o embarcación mediana que lleva un guía especializado, música, bebidas y platillos elaborados con productos del mar. Durante este recorrido nadamos y “snorkeleamos”; así descubrimos una diversidad de fauna marina que incluye peces ángeles, langostas, ostiones, almejas, caracoles y de repente caballitos de mar y ballenas. Este recorrido puede tomar un día completo o medio día, según lo desee el visitante.

15:00. Continuamos hasta llegar al poblado de Santa Cruz. Según cuentan, en 1587 arribó aquí el pirata inglés Thomas Cavendish, protagonista de la legendaria cruz de Huatulco, que de acuerdo con la versión de algunos pobladores fue plantada hace dos mil años por un hombre barbado, de larga túnica y piel blanca, quien hablaba mixteco y pasó la mayor parte del tiempo orando.

Al pretender Cavendish llevarse las riquezas de Huatulco, no encontró los tesoros que ambicionaba, por lo que ordenó incendiar y arrasar el puerto. Sólo quedó en pie la gran cruz y mandó arrasarla con hachas que se partieron, luego, la ató con cables a su embarcación para derribarla sin obtener resultados; la mandó incendiar sin que le causara algún daño, y así surgió la leyenda de la cruz milagrosa de Huatulco.

16:00. A pleno sol y con un agradable clima caminamos por la bahía de Santa Cruz, donde se inició el primer fideicomiso creado por FONATUR, que originó al desarrollo Huatulco 2000, con una excelente infraestructura turística, cuyo crecimiento se genera a partir de su playa principal, llamada también Santa Cruz. Aquí funciona desde hace más de 35 años el restaurante Doña Celia, primer comedor construido en la zona y donde es posible saborear deliciosos mariscos, ya sea langostas, camarones, pulpos o pescados en sus distintas especialidades.

20:00. En un ambiente acogedor, con auténtico sazón oaxaqueño y toque casero, cenamos en el restaurante Sabor de Oaxaca, donde probamos productos regionales en el plato oaxaqueño especial, preparado con tasajo, quesillo, guacamole, frijoles, cecina, chile relleno, chorizo y memelitas.

Domingo

10:00. Nos sugieren visitar la Piedra de Moros, que debe su nombre a una impresionante roca de 20 m de altura, la que de acuerdo con la historia servía a los primeros pobladores de Santa María Huatulco como refugio de los piratas que en ese tiempo atacaban a la población. Aquí se puede practicar rapel y escalada, en medio de una vasta vegetación.

Rumbo a la sierra de la costa de Oaxaca llegamos a las cascadas de Copalitilla, de ocho metros de altura y donde hay la oportunidad de bañarse, jugar y disfrutar de estas aguas claras del río Copalita, considerado como una de las corrientes fluviales principales en el litoral oaxaqueño, así como de disfrutar de refrescantes y relajantes chorros de este vital líquido.

13:30. Hacemos un paseo ecológico de 10 km en cuatrimotos, promovido por la Compañía Jungle Tours, que garantiza una grata experiencia por el Parque Nacional Huatulco, una de las áreas mejor conservadas y protegidas en la región debido a que su selva mixta caducifolia y fauna son representativas de la región. En el paso encontramos diversas aves y reptiles y ocasionalmente un venado cola blanca.

15:30. A media cuadra de la playa de Chahué, para finalizar nuestro viaje, nos espera una comida en el restaurante L’Échalote, con las más selectas recetas tanto de Francia, Tailandia y hasta África del Norte.

El viaje ha terminado, pero te invitamos a descubrir más acerca de este puerto donde encontrarás historia, tradiciones y leyendas en un ámbito dotado de gran belleza natural.

Comparte tu experiencia

Te Recomendamos