PAG-000-MD-505
Suscripciones Media Kit
apple googleplay

Síguenos

Suscríbete al Newsletter

Descubre Destinos Ciudades de México

Guía completa para recorrer Tijuana

Te contamos los detalles de los atractivos imprescindibles de Tijuana. ¿Ya los has visitado?

20-08-2019, 10:10:51 AM
Guía completa para recorrer Tijuana
Archivo MD

Es una urbe fascinante por su gente amable, su economía próspera, su arte de vanguardia, su cultura profundamente mexicana pero también abierta al mundo y sus excelentes propuestas gastronómicas. Y además, es la mejor ciudad de México para comprar y degustar vinos.

Interesante como pocas, la ciudad más visitada del mundo es una rica amalgama de expresiones. En cada avenida uno descubre algo del mundo nuevo del tercer milenio: mezcla de culturas, movimiento de gente en busca de un mejor presente, emprendimientos creativos, originalidad, cercanía.

A veces son murales en las calles. Otras veces son monumentos efímeros sobre la línea fronteriza. Están los eventos organizados: sean los del Centro Cultural Tijuana o sean las presentaciones de teatro y ópera en la clásica “Revu” (la avenida Revolución).

Hay restaurantes vanguardistas y de alcurnia, al igual que acogedores food trucks (y los cocineros se visitan recíprocamente). También están los puestos callejeros que inventan nuevos platillos, o recrean los tradicionales.

El nacionalismo cultural más acendrado convive y se combina con todas las variantes del inglés y las lenguas indígenas mexicanas, porque aquí se dan cita todos: el inmigrante del rincón más pobre del sureste y el extranjero ricachón, el obrero y el artista, el mojado y el arreglado, el norte y el sur.

No es casualidad que el diario más importante de Estados Unidos, The New York Times, haya ubicado a Tijuana como el octavo destino del mundo a visitar en 2017.

Tijuana, como toda ciudad que se respete, tiene rumbos turísticos clásicos. Quizá el más clásico de todos es el Arco Monumental y La Revu en la Zona Centro. El arco gigantesco es como la puerta simbólica de la ciudad que da la bienvenida al viajero.

Está muy cerca de la garita internacional y hacia el sur marca el inicio de La Revu, que por décadas desde mediados del siglo XX ha sido el espacio clásico de diversión para el visitante recién llegado de Estados Unidos.

Luego de muchos años a fines del siglo XX en que decayó terriblemente, esta arteria ha sido arreglada y convertida en un espacio vistoso, seguro y colorido con sus restaurantes, bares y tiendas de artesanías y curiosidades.

Los espacios abiertos de la ciudad tienen su fama. Ahí están el bonito Parque Morelos con su zoológico, el Parque Teniente Guerrero y las concurridas Playas de Tijuana. Quien busque compras puede visitar el centro comercial Plaza Río Tijuana.

El Casino Caliente es quizá el casino más famoso de México, con su galgódromo, sus máquinas tragamonedas y sus diversos juegos de apuestas. Otros rincones que el turista proveniente del otro lado de la frontera visita asiduamente son el Museo de Cera, el Museo del Mariachi y el Tequila y la Plaza de Toros.

Para el amante del vino hay por lo menos media docena de buenos lugares que no debe perderse en una visita a Tijuana y que presentamos a continuación. Algunos lectores objetarán que incluyamos aquí tiendas de vinos.

¿Desde cuándo las tiendas de vinos son destinos interesantes? En Tijuana lo son y no sólo por la espléndida variedad de vinos bajacalifornianos que venden, sino porque sirven copas y ofrecen degustaciones diariamente. La visita es un placer y las compras no se hacen a ciegas. Esto hace de esta ciudad un sitio aparte en el panorama nacional de los vinos.

Centro Cultural Tijuana

Este enorme complejo, conocido habitualmente como CECUT, es sin lugar a dudas otro de los rincones que todo viajero en Tijuana debe conocer, cuando menos por su valor emblemático. Se trata de uno de los centros culturales más grandes de México.

Se comenzó a construir en 1982, según un diseño de los arquitectos Pedro Ramírez Vázquez y Manuel Rosen Morrison, y desde entonces se le han ido agregando nuevos edificios y espacios. De todas sus partes, la más llamativa es el Domo IMAX, un edificio esférico que se ha vuelto símbolo de Tijuana.

Los tijuanenses lo apodan “la Bola”. Unas 300 personas pueden disfrutar en cada sesión de sus impactantes proyecciones de películas IMAX. El lugar cuenta también con una amplia Sala de Espectáculos con capacidad para casi 1,000 personas.

Detrás de la Bola se encuentra El Cubo, un edificio de esta forma, con tres salas para exposiciones temporales. En seguida, incorporado al edificio principal del CECUT. está la Cineteca Carlos Monsiváis. Ahí mismo está el Museo de las Californias, inaugurado en 2000.

Este museo muestra la evolución histórica de la península. Su despliegue de maquetas de pinturas rupestres, habitaciones indígenas, galeones y misiones es muy impresionante.

Afuera, en la parte poniente está el bonito Jardín Botánico, que muestra 150 especies vegetales de la región y está decorado con grandes reproducciones de esculturas prehispánicas mexicanas. Por ahí se entra también al Acuario, con 500 ejemplares de animales acuáticos. Si vas con niños, estos tres últimos lugares serán muy entretenidos para ellos.

El Centro Cultural Tijuana alberga también al Restaurante Cubo Bistro, inaugurado en marzo de 2017. Con acceso a la calle y al centro cultural, es una muy buena opción para comer o cenar en Tijuana.

Desde luego ofrece platillos tipo bistro francés, cerveza artesanal y buenos vinos de bodegas bajacalifornianas de renombre como Emevé, Adobe Guadalupe, Magoni, Henri Lurton, Carrodilla, etc. Sirven también su propio vino, Nostro, un Montepulciano- Sangiovese con diez meses en barrica, elaborado por L. A. Cetto.

La cuna de la ensalada más popular del mundo

Una de las razones para visitar la Revu, es comer en el famosísimo Restaurante Bar Caesar’s, donde se inventó la Ensalada César. Hay infinidad de versiones sobre cómo, quién y cuándo se inventó esta ensalada, que, sin duda, de Hong Kong a San Francisco y de Johannesburgo a Estocolmo, es la más pedida en el mundo entero. Casi todas las versiones coinciden, eso sí, en el dónde: aquí, en este elegante y legendario restaurante.

La versión que difunde el propio restaurante (y que, si no es la más certera, probablemente está muy cerca de serlo) es que la inventó un ayudante de cocina italiano de nombre Livio Santini. Nacido en 1906, Santini había salido de la Italia devastada tras la Primera Guerra Mundial y había emigrado a México en busca de mejores horizontes.

Tras mucho deambular por el centro del país llegó a Tijuana donde su paisano César Cardini le dio trabajo como ayudante de cocina en este restaurante en la tercera década del siglo XX. Santini solía comer ahí una ensalada parecida al austero platillo frío que le preparaba su madre durante la guerra (con lechuga, huevo, aceite de oliva y pan duro).

Un día, la millonaria estadounidense Susy Sullivan entró hasta la cocina del restaurante y vio a Santini comer esa ensalada. Le pidió que le convidara y al probarla le encantó. En adelante, Sullivan se convirtió en la más entusiasta promotora de la ensalada entre gente de Hollywood, empresarios y políticos estadounidenses. En adelante, la ensalada tomaría el nombre del restaurante tijuanense.

La ensalada la siguen ofreciendo en el restaurante y ver cómo el mesero la prepara enfrente de la mesa es todo un espectáculo. Además, es deliciosa. Pero más allá de la historia de esta ensalada y de este restaurante italiano-tijuanense (uno de los más antiguos de la ciudad), se suele comer muy bien en este lugar.

Tiene sabrosas entradas y platillos de carnes y mariscos (tipo cantina mexicana tradicional), además de excelentes pastas, que puedes acompañar con buenos vinos bajacalifornianos como Santo Tomás, Roganto, Barón Balch’é y Monte Xanic, entre otros.

De cara al futuro: Verde y Crema

Este restaurante se ha colocado al filo de la vanguardia gastronómica en Tijuana y México. Su propuesta es básicamente recrear la comida regional. Sus ingredientes son todos de la zona: Ensenada, Tecate, Valle de Guadalupe y San Diego (sólo el mezcal y el café vienen del sur del país).

Tienes que probar los taquitos de betabel, los esquites, el pollo orgánico glaseado o los exquisitos tacos coreanos (tijuanenses en todo, hasta en la tortilla de maíz azul, pero con algunos sabrosos ingredientes de la península asiática).

Cuando comes aquí no sorprende que en 2015 haya obtenido el premio de la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera y Alimentos Condimentados al mejor restaurante de comida regional y que en 2017 la revista estadounidense San Diego Magazine lo haya nombrado el mejor restaurante de Baja California.

Propiedad de Vladimir Téllez, este lugar abrió en noviembre de 2013. Ocupa lo que fue el local de una línea de autobuses apodados “crema y verde”, y de ahí se tomó el nombre. La idea original era hacer una cantina, pero terminó convirtiéndose en un restaurante célebre. Hoy su chef es Zoe Villarreal, que llama a su obra “cocina de frontera”, siempre abierta a influencias exteriores.

El amante del vino difícilmente hallará en México mejor lugar para probar —y maridar— vinos naturales. Verde y Crema sirve las distintas variedades de este tipo de vinos que produce Casa Bichi en Tecate.

Vino en un rincón histórico: Boutique L. A. CETTO

Es una de las cavas más antiguas de México que sigue funcionando como tal, y es también uno de los salones de degustación perteneciente a una bodega con mayor número de opciones de prueba y compra.

Es uno de los rincones insoslayables de Tijuana. Se localiza a un kilómetro al sur del Restaurante Caesar’s. Tan pronto uno entra al edificio el primer gran salón que uno encuentra es la boutique. Aquí se venden las 40 etiquetas de esta vitivinícola, incluidas ediciones conmemorativas y codiciadísimas reservas.

Si eres un bebedor de vino en México con cierta experiencia, seguramente conocerás los vinos jóvenes de esta casa, así que te recomendamos las degustaciones de vinos de reserva.

Recuerda también que aquí ofrecen vinos que normalmente no se encuentran en el mercado, como los deliciosos vinos Península o algunas versiones de Don Luis. Si no te los pueden servir en la degustación convencional, podrás comprar la botella y abrirla ahí mismo.

Muchos visitantes se contentan con ver la boutique, probar los vinos y hacer compras. Te sugerimos pedirle a los encargados que te muestren la cava. Está a un lado de la boutique y la visita no tiene costo (si lo quieres rentar para un evento social o entrega de anillo, ya es otra cosa). Uno no se imagina que Tijuana tuviera un subterráneo tan romántico.

En el pasillo que te lleva a la cava, la empresa presume muchos de los cerca de 300 premios obtenidos en competencias internacionales de vinos. Uno de los primeros premios que obtuvo L. A. Cetto fue en el evento Vinitaly de 1999 en Italia, donde ganaron doble medalla de oro con un Nebbiolo, una cepa de aquel país. “Fue como si llegaran los chinos y nos ganaran en tequila”, comenta Carlos de la Torre, sumiller, encargado de la boutique.

Fue aquí donde todo empezó para esta empresa que ahora produce unos 15 millones de cajas de vino anualmente. Nacido en 1900 en el Norte de Italia, Angelo Cetto Carli vino a México a los 24 años de edad.

En 1926 llegó a Tijuana y trabajó como lavaplatos en el Caesar’s, pero dos años más tarde, asociado con un estadounidense de apellido Johnson (a quien está dedicada la calle sobre la que se encuentra la boutique), estableció en este lugar la bodega.

El negocio era floreciente, porque Estados Unidos pasaba por la Prohibición, de modo que muchos extranjeros cruzaban la frontera y le compraban grappas, brandies y demás bebidas espirituosas que él fabricaba.

Unos seis años más tarde, Angelo Cetto adquirió su primer rancho muy cerca de Tijuana, donde sembró vides de temporal como la Zinfandel. Su hijo, Luis Agustín Cetto, se hizo cargo de la empresa a mediados de siglo.

Vino después el desarrollo de la bodega y en 1971 la construcción de sus nuevas instalaciones en Valle de Guadalupe. Hoy, lo que fue la bodega original de Tijuana funciona más como oficinas comerciales, aunque en la cava se siguen añejando muy buenos caldos.

G Salinas: el placer de probar y comprar

Son dos tiendas de esta marca en Tijuana. Llevan el nombre del dueño, Gilberto Salinas, quien con frecuencia atiende directamente a los clientes. En esos casos, se trata del placer de probar, comprar y platicar con él, que es uno de los grandes conocedores del vino mexicano.

Su proyecto inició en el 2000, con G Salinas Vinos en la colonia Aviación. De plano se enfocó al vino mexicano y la apuesta ha funcionado. Hoy ofrece cientos y cientos de etiquetas de vinos, además de mezcales y cervezas artesanales. En 2015 abrió su segundo local G Salinas Enoteca.

Este lugar funciona también como una suerte de bar de vinos, con mesas y sillas entre los estantes. Puedes pedir una botella y el descorche te costará $100 pesos, independientemente del costo de aquélla.

Si quieres vino por copa, cada dos días (como mínimo) abren un vino diferente: se trata de probar el vino mexicano (cuando lo visitamos en julio de 2018, el vino que tenían era Juguette, un curioso vino mexicano, porque lo hace en Australia el enólogo regiomontano Mauricio Ruiz Cantú).

Más pruebas y compras: La Contra y Pan e Vino

Hay otras tiendas de vinos muy interesantes. Una de ellas es La Contra, cuyo éxito ha sido tal que ahora es toda una cadena con más de una docena de tiendas en todo el país (desde San Cristóbal de las Casas hasta San José del Cabo).

Maneja una cantidad enorme de etiquetas de vinos de todo México, sobre todo Baja California. En Tijuana, La Contra tiene dos tiendas. La de la colonia Cacho ofrece degustación y también sirve como acompañamiento tabla de quesos y carnes frías.

Otro lugar delicioso para comprar y beber vino es Pan e Vino, un bar de vinos, con acompañamientos muy sabrosos (quesos, ensaladas, paninis, pizzettas, carnes frías, etc.). Se venden ahí también infinidad de vinos de la región, además de sabrosas conservas.

Quizá te interese leer: