Síguenos

Suscríbete al Newsletter

Conoce México Cultura y artesanías

Historia de la conservación del Patrimonio Cultural de México

Desde hace más de 200 años, las obras artísticas, históricas y arqueológicas de México han motivado el interés de un número considerable de personas e instituciones extranjeras.

mm

Conoce México, sus tradiciones y costumbres, pueblos mágicos, zonas arqueológicas, playas y hasta la comida mexicana.


Este interés se ha mantenido a lo largo del tiempo y se manifiesta en la gran cantidad de trabajos y relatos realizados por viajeros, estudiosos y exploradores de diversas nacionalidades sobre numerosos sitios y obras de nuestro patrimonio cultural. Desde su independencia, México también se ha interesado y ha recibido influencias de distintas manifestaciones culturales de otros países. Sin embargo, sólo a partir del establecimiento del sistema de las Naciones Unidas puede hablarse de “comunidad internacional”, en forma de organismos oficialmente reconocidos por los distintos países.

De la Organización de las Naciones Unidas (ONU) se deriva la formación de organismos dedicados a campos más específicos, como la Salud (OMS), la Alimentación (FAO) y el Trabajo (OIT) por ejemplo, o la Educación, Ciencia y Cultura (UNESCO), en el que se incluye lo relacionado con el patrimonio cultural. Además de una serie de Recomendaciones sobre diversos aaspectos de la conservación del patrimonio cultural dirigidas a la totalidad de las naciones, la UNESCO ha llevado a cabo convenciones, principales instrumentos establecidos a nivel internacional con el carácter de Tratados.

México formó parte del primer grupo de países que suscribieron, el mismo año de 1954, la “Convención para la protección de los bienes culturales en caso de conflicto armado”, y ha manifestado su apoyo a lo largo del tiempo para el cumplimiento de ella. Así mismo, al reanudarse recientemente el interés internacional hacia este instrumento con motivo de los conflictos -particularmente en la ex Yugoslavia-, participó en la reunión de expertos de La Haya, Holanda (en 1993) para revisar y agilizar los mecanismos operativos de dicha Convención. México fue también uno de los primeros países que suscribieron la “Convención relativa a las medidas para prohibir e impedir la importación, exportación y transferencia ilícitas de bienes culturales” formulada en 1970, y desde un principios estuvo en el Comité Internacional dedicado a aplicar esta Convención.

Independientemente de la participación en el Comité mencionado, en el marco de la Convención los diversos tratados bilaterales suscritos con varias naciones -particularmente Estados Unidos- han permitido lograr la recuperación de un número importante de bienes mexicanos transferidos ilícitamente fuera del país. En el caso de la “Convención sobre el patrimonio mundial, cultural y natural”, aunque fue suscrita por México doce años después de su aparición, la colaboración de nuestro país ha sido muy efectiva a partir de 1986.

Puede decirse que a través de la aplicación de esta Convención la comunidad internacional ha manifestado su reconocimiento hacia el rico y variado patrimonio cultural de México, ya que en 1994 contamos con once sitios culturales y dos naturales inscritos en la Lista del patrimonio mundial. México se ha mantenido a la vanguardia de los países latino americanos y ocupa por ahora el sexto lugar mundial en lo referente al número de sitios inscritos en dicha Lista: las zonas arqueológicas de Teotihuacan, Palenque, Chichén-Itzá, Tajín y las pinturas rupestres de la Sierra de San Francisco (B.C.S.); las ciudades históricas de Guanajuato, Morelia, Puebla y Zacatecas; México-Xochimilco y Oaxaca-Monte Albán, como sitios históricos y prehispánicos, y Sian Ka’an (Quintana Roo) y Ios refugios de ballenas deI VizcaÍno (B.C.S.), como sitios naturales.

Por otra parte, la UNESCO se apoya en diversos organismos especializados en las distintas áreas de la educación, de la ciencia y de la cultura. En el campo del patrimonio cultural, los principales organismos asociados en su funcionamiento a la UNESCO son el Consejo Internacional de Museos (ICOM), fundado en 1946; el Centro Internacional de Estudios para la Conservación y Restauración de los Bienes Culturales (ICCROM), creado por la UNESCO en Roma en 1959, y el Consejo Internacional de Monumentos y Sitios (ICOMOS), formado en 1964.

Puede afirmarse que México es uno de los países que han participado en forma más activa -y desde las primeras etapas de funcionamiento- en los distintos niveles y organismos del sistema o conjunto general de las Naciones Unidas. Así por ejemplo, en el área de la conservación y rehabilitación de ciudades históricas, expertos mexicanos han intervenido en diversos estudios y proyectos del Centro de Naciones Unidas para los Asentamientos Humanos (HABITAT) en África, América, Asia y Europa.

EI ICOM y el ICOMOS son organismos no gubernamentales que cuentan con comités nacionales de especialistas en los países que fonnan cada organización. EI ICCROM, por su parte, es un organismo intergubernamental -es decir que los Estados miembros contribuyen económicamente para su funcionamiento-, al igual que la UNESCO. En lo referente al ICOM y al ICOMOS, independientemente de las variaciones en el funcionamiento de los comités nacionales respectivos a lo largo de unos 25 años, nuestro país ha desarollado un papel importante en el ámbito mundial, y en el medio latinoamericano su labor ha sido destacada.

EI Centro Internacional de Roma (ICCROM) inició sus cursos en 1965 y después de casi 30 años México, por su presencia en el Consejo del Centro, se mantiene a la vauguardia de los países latinoamericanos y se sitúa -entre más de 80 países que forman el Centro- en octavo lugar, por el número de profesionistas allí especializados. La relación de México con el ICCROM puede considerarse de gran trascendencia, pues éste es un centro de formación que se desarrolló en forma prácticamente paralela al Centro del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) en Churubusco, al cual el ICCROM otorgó un valioso apoyo en su etapa formativa.

En esta etapa participaron expertos de muy variadas especialidades que cubrieron una amplia gama de materias teóricas y prácticas relacionadas con la conservación del patrimonio mueble e inmueble. La abundaucia de enfoques, temas, problemas, y metodologías plauteados por profesores de diversas instituciones y de distintas regiones del mundo, aportaron un amplio espectro de conocimientos y una formación consistente a los especialistas nacionales.

Así, el primer Centro Regional Latinoamericano de Conservación de Bienes Culturales funcionó diez años con el apoyo de Ia UNESCO (a partir de 1967) y después contó con el respaldo de la Organización de Estados Americanos (OEA). Hasta la fecha, las instituciones de formación superior y especializada de México -particularmente el Centro del INAH en Churubusco, ahora Escuela Nacional de Conservación, Restauración y Museografía- continúan a la cabeza, destacando en todo el ámbito latinoamericano por su contribución para la formación de personal en este campo.

Recomendaciones

También te podría interesar

Comentarios

Lo último

Hidalgo
13 cosas que hacer en Real del Monte

Estas son algunas de las actividades que no puedes dejar de realizar en tu próxima visita al poblado minero de Real del Monte en Hidalgo.

Los mejores lugares en la CDMX para probar ponche.
Ciudad de México
Dónde probar el mejor ponche con piquete en la CDMX

Te decimos dónde puedes probar la bebida de temporada por excelencia en la CDMX: el ponche con piquete. ¿Se te antoja?

Mercados de México
México
Mercados tradicionales para comprar adornos de Navidad

En diciembre los mercados tradicionales en todo México se transforman para ofrecer los adornos de Navidad. Te dejamos la lista alguno de ellos, para que tengas la Navidad más feliz de todas.

El significado de las piñatas
México
El significado de las piñatas y su origen

¡Ya le diste uno, ya le diste dos, ya le diste tres! Conoce el origen y significado de las piñatas: una tradición mexicana que llegó de China.