Suscríbete: Newsletter Revista
Suscríbete: Newsletter Revista

Este es el hotel con más buena vibra de Tepoztlán

Este centro de bienestar ubicado en el pueblo mágico de Tepoztlán es el lugar perfecto para pasar un gran fin de semana.

Foto:

Me dijeron que en Tepoztlán la energía era especial , pero nunca imaginé que ésta la sentiría al momento de llegar a mi hotel.  ¡Buena vibra, bienvenida! me dijeron con tan solo bajar de mi auto para ayudarme con mi pequeña maleta, el saludo me hizo sonreí y supe que era un buen comienzo.
 

 
Al hotel al que había llegado era a Buena vibra, un lugar a las faldas de las mágicas montañas de Tepoztlán el cual nació sólo con la idea de instalar en este mágico lugar un salón para prácticar Yoga, sin embargo al ver la demanda y lo encantados que estaban las personas con el sitio, sus dueños lo convirtieron en hotel y a 7 años de su fundación ya tiene 35 habitaciones. 
 

 
Buena vibra en donde la señal del celular es casi nula, es un espacio para la meditación y la relajación, por lo que recientemente  ampliaron su spa Nirvana para convertirse en un centro de bienestar completo. 
 
De estos cambios sobresale el área de su Vitality Pool en donde te puedes relajar con su corriente de agua y además puedes disfrutar de la belleza de su techo que muestra una estrella hecha con ladrillos de tonos rojizos que fueron puestos uno por uno, casi como una obra de arte. 
 
El spa en donde la estrella son los productos Vagheggi, cuenta con tratamientos de piedras calientes, baño de seda o un Phyto Relax, pero eso no es todo, también puedes disfrutar por alguna terapia holistica o de sanación. Tuve la oportunidad de participar en una ceremonia de fuego, ideal para cerrar círculos, soltar, dejar vacíos para llenar con nuevas aventuras y recibir todo lo nuevo que está por venir. La experiencia fue muy emotiva, muy liberadora, en donde el peso que se carga en los hombros fue dejado atrás.
 

 
No cabe duda que Tepoztlán es mágico y este hotel ubicado en el Valle Sagrado de Atongo es el lugar ideal para relajarse, reflexionar, revitalizarse y reenfocarse.   La buena vibra se sembró en mí y seguro me durará suficiente hasta que emprenda un nuevo viaje. 
 

Comparte tu experiencia

Te Recomendamos