Buscador
Ver revista digital
Conoce México

La Nata: entrañable y deliciosa

nata

La nata es uno de los complementos ideales para el pan. Sin embargo, poco a poco a quedado relegada por productos industriales.

En la actualidad, son contadas las veces que podemos disfrutarla, si se está de visita en un rancho, por ejemplo, o los que tienen la suerte de vivir en un estado ganadero por excelencia… pero en las ciudades parecería que la nata solo es un recuerdo de algunos o un producto de lujo en un automercado o tienda gourmet.  

Cuando hervía la leche

El olor a leche hirviendo es uno de los que más añoro de cuando era niña. Mi mamá la dejaba siempre en la lumbre, cuando ya la estufa estaba libre después del ajetreo de la comida. Después de un rato de hacer la tarea, ya necesitaba recargar la pila y ella me subía leche tibia con azúcar. ¡Sabía a gloria! Pero el regalo mayor era la nata que, como todas las mamás, iba juntando pacientemente hasta que pasando una semana, ya era una cantidad considerable para disfrutar: sobre el bolillo tostado y unos toques de azúcar, en los frijolitos, y cuando se podía, ¡en conchas!, como lo estilan en Veracruz (pídelas en La Parroquia).

https://www.youtube.com/watch?v=WeOr35YFgdQ

Aún presente en nuestras mesas

Este consistente ingrediente está en muchas recetas que por generaciones se han elaborado en México, provenientes de los fogones españoles. 

Hojaldre con nata en El Mural de Los Poblanos

La nata me remite siempre a la panadería tradicional queretana, de donde salieron muchas de las mejores recetas con este sensacional ingrediente, la capa superficial que se forma al hervir la leche y que en España le llaman “crema de leche”. Muy diferente a lo que nosotros conocemos como crema, pues la mexicana es acidita.

Recetas de abuelitas

Hay un producto en especial que todos hemos probado y que se hace en todo el país: el panqué de nata. Pero uno muy especial me salta a la memoria y que todo el que vive en Ciudad de México debería de probar, el que venden en la calle de Luis Moya 82. Tres años viví en el Centro Histórico y de camino a casa pasaba por ahí. El olor me hacía voltear… el horno no descansaba de sacar esponjosos panqués de nata que venden a un precio muy razonable. Un día pude pararme y fue mi perdición porque no dejé de pensar en ellos. La receta precisamente viene de Querétaro, de Jurica para ser preciso, de donde se obtiene kilos y kilos de nata de leche bronca. Recordemos la gran tradición de ese estado en productos lácteos, de la cual se desprende la Ruta de Queso y Vino. Muy recomendable.

Ingrediente delicioso

Las gorditas de nata placeras en las ciudades nos “cierran el ojo”, esas que en un comal echan las señoras en los atrios de las iglesia. Pero es bien sabido que solo llevan el nombre, pues no creemos lleven ni una pizca de nata. Panqués, helados, rellenos de panes tradicionales como conchas, rosca de reyes o pan de muerto, acompañamiento de frijolitos, son otras sabrosuras que sí la llevan, en panaderías, fondas y restaurantes.

Lazarenko I.G. ta es Various dairy products. Milk, cottage cheese and sour cream on a dark background. Bread with cream cheese on a black background. Top view

Sobre las gorditas…

Se cuenta que las gorditas de nata comenzaron a prepararse en las fiestas patronales de Pachuca, Hidalgo. También se registra su hechura en Guerrero y Michoacán, pero no eran dulces al principio, fue después que cambió su sabor para comerse como un bocadillo un poco dulzón.

Ahora te toca compartir en nuestras redes dónde comes nata y tus hallazgos de esta delicia durante tus viajes por México.

Comprando nata en Tequisquiapan, Qro. Foto: Mónica Domínguez
Galletas de nata. Foto: Juan Carlos Pérez-Caballero

¿Te interesa el mundo del emprendimiento?
Conoce Emprendedor.com el medio lider en contenido de Ideas de Negocio, Startups, Finanzas, Noticias para emprendedores, Franquicias, Marketing, Inspiración, síguenos y proyecta lo que eres.

autor Viajera con un amor infinito por México. Lo lleva, literalmente, tatuado en la piel.
Comentarios