Síguenos

Suscríbete al Newsletter

Conoce México Cultura y artesanías

Ruta por las misiones de Oaxaca

Lánzate a los alrededores de la antigua Antequera y descubre tres tesoros coloniales, ubicados en las poblaciones de Coixtlahuaca, Yanhuitlán y Teposcolula. ¡Su portentosa arquitectura te sorprenderá!

mm

Conoce México, sus tradiciones y costumbres, pueblos mágicos, zonas arqueológicas, playas y hasta la comida mexicana.


Visitar los conventos es hacer un viaje a un pasado misterioso, en el cual se mezclaba lo sagrado con lo cotidiano. Aquí te presentamos un recorrido a través del esplendor que solo se encuentra en estas edificaciones oaxaqueñas.

Misa con vista al cielo

Una de las primeras expresiones de la arquitectura del nuevo mundo fueron las capillas abiertas, invención de los misiones mendicantes que permitía comenzar a predicar la nueva fe. Los indígenas no estaban acostumbrados a realizar sus servicios religiosos en el encierro; estas capillas fueron uno de los primeros síntomas físicos del sincretismo religioso. El término “capilla abierta” fue creado por el historiador Manuel Toussaint.

Coixtlahuaca

El “llano de las culebras”, significado de Coixtlahuaca, es un lugar que destaca por la ausencia de árboles, por la vista lejana de las montañas y por la imponente estructura del ex convento, cuya iglesia se terminó de construir en 1576. La capilla abierta tiene un estilo clasicista, al igual que la de Teposcolula.

«Un espacio sin subdivisiones, con la adición de una elegante bóveda de nervadura octogonal», como lo describió el experto George Kubler. En los muros y en los arcos se aprecian verdaderas sorpresas prehispánicas: grecas de serpientes, cabezas de dioses indígenas… muestras del arte sincrético religioso que marcó al nuevo mundo.

El pueblo de Coixtlahuaca se encuentra al noroeste de la ciudad de Oaxaca, a 113 kilómetros, yendo por la supercarretera 131-D con destino a la Ciudad de México.

Ex convento de Coixtlahuaca, Oaxaca / Fernando Fernández

Yanhuitlán

El inmenso atrio de la iglesia se erigió donde antes se ubicaba la plataforma de un templo indígena, una práctica común durante la evangelización americana. La iglesia, fundada en 1529, posee dos fachadas superpuestas: la original, ya oculta al público, que era de estilo plateresco, y la actual, barroca, en la que se mezclan columnas dóricas, jónicas y corintias, acompañadas de nichos con bajorrelieves de santos y un relieve central dedicado a la Virgen del Rosario. Para conocer el estilo plateresco original, solo es necesario observar la puerta norte que aún lo conserva.

Al interior de la iglesia, el silencio permite apreciar la belleza del arte sacro que la compone -obra del artista sevillano Andrés de la Concha que data del siglo XVI- y el hermoso retablo central que, junto con el resto de la construcción, fue restaurado en 2012 por el INAH; de esta restauración surgió el museo de sitio que posee el ex convento.

A 18 kilómetros al oeste de Nochixtlán y a 37 al sur de Tamazulapan. Para llegar, una opción es salir desde la ciudad de Oaxaca, tomando la carretera 190. Tel. (952) 518 2452. Abre de martes a domingo, de 9:00 a 17:00 hrs. Costo de entrada al museo: $ 35 pesos.

Ex convento de Yanhuitlán, Oaxaca / Fernando Fernández

Teposcolula

El más portentoso de los tres, el recién restaurado ex convento de San Pedro y San Pablo Teposcolula (fundado en 1538) destaca por su magnífica capilla de estilo clásico. El conjunto de columnas, que parecen multiplicarse una vez que te hallas dentro; la altura del techo, la vista al atrio desnudo de árboles causan un verdadero arrebato de emociones, sumado al sonido de las campanas y a la ocasional música de pueblo que llega desde la lejanía para completar la experiencia.

Está a 120 kilómetros al noroeste de la ciudad de Oaxaca, por la supercarretera 131-D hasta Nochixtlán. Para llegar, hay que desviarse hacia la carretera federal núm. 190 con destino a Huajuapan de León, hasta entroncar con la población de Yucudaa, y seguir a la izquierda por la carretera federal núm. 125 hasta llegar a Teposcolula. Abierto de 9:00 a 17:00 hrs.

Ex convento de Teposcolula, Oaxaca / Fernando Fernández

Lo que debes saber…

¿Cuándo viajar? Todo el año: durante la estación seca es más fácil recorrer los pueblos sin riesgo de terminar pasado por agua, aunque el paisaje suele verse mucho más agreste, mientras que de mayo a octubre la Mixteca está en todo su esplendor.

Dónde comer en la ciudad de Oaxaca

Zandunga
Los antojitos de este restaurante de cocina istmeña no tienen comparación; no te pierdas la botana Zandunga y el estofado del Istmo.
Manuel García Vigil No. 512, Centro.
Tel. 01 (951) 516 2265.

La Teca
Cocina istmeña con un aire mucho más casero e íntimo. Los tamales son únicos.
Violetas No. 200-A, Reforma, Oaxaca.
Tel. 01 (951) 515 0563.

Mercado de La Merced
Famosísimo por las inmensas tlayudas delpuesto “La Abuelita” o del “Comedor Lupita”.Para antojitos regionales, el puesto“La Güerita” y las memelas de“Antojitos Alejandra”.
Insurgentes 104, Ave. Morelos y Calle Murguía, Centro.

Casa Oaxaca
Un clásico de la nueva alta gastronomía oaxaqueña, a cargo del chef Alejandro Ruíz. Todo es muy recomendable, desde los chapulines y el quesillo hasta los tacos de pato en salsa verde.
Constitución No. 104-A, Centro.
Tel. 01 (951) 516 8889.
casaoaxacaelrestaurante.com

Mezcaloteca
Pasa cualquier día para probar la degustación de tres mezcales. Se recomienda reservar.
Reforma No. 506, Centro.
Tel. 01 (951) 514 0082.
mezcaloteca.com

Recomendaciones

Comentarios

Lo último

Puebla
Cuetzalan, uno de los pueblos más bonitos de México

Cuetzalan es un pueblo mágico que parece salido de un cuento de hadas, estas son algunas razones por las que tendrías que empacar tu maleta y viajar para conocerlo.

México
4 lugares de la CDMX para comer una deliciosa sopa de tortilla

En esta lista encontrarás los mejores lugares de la CDMX para comer sopa de tortilla, arma tu tour y prueba todas.

Guerrero
No te pierdas la Feria Nacional de la Plata en Taxco

¿Buscas un bonito regalo para Navidad? Lánzate a este Pueblo Mágico de Guerrero y descubre las maravillas que los artesanos taxquenses crean con sus hábiles manos en plata.

Durango
Trekking en Durango: haz deporte de aventura y salva el planeta

En el desierto de Durango hay un paraíso que necesita ser salvado: el Cañón de Fernández, donde a tu lado pasan correcaminos, vuelan garzas y hay árboles de más de mil años de vida (1,300 para ser preciso). ¡Sí, en el desierto!