Portada-oct-nov
Suscripciones Media Kit
apple googleplay

Síguenos

Suscríbete al Newsletter

Naturaleza

El ocelote, el gato mexicano que enamoró a Salvador Dalí

Te contamos sobre el ocelote, un bello felino que fascinó a las culturas prehispánicas y al pintor surrealista Salvador Dalí. Actualmente está considerado en peligro de extinción.

01-10-2019, 1:09:34 PM
El ocelote, el gato mexicano que enamoró a Salvador Dalí
mm

Filósofo por formación. Contempla el alma e imaginación de México.

Parecido a un gato doméstico, el ocelote exhibe un pelaje semejante al del jaguar. Sin embargo, sus proporciones óseas son notablemente menores. Recibe su nombre del náhuatl océlotl que significa jaguar, aunque también es conocido como jaguarcito, tigrillo, jaguatirica y jaguarete´i. Su nombre científico es Leopardus pardalis.

Físicamente el ocelote se distingue por su cuerpo esbelto, ojos pequeños de distintos colores y orejas con puntas redondeadas. Por otra parte, el ocelote es un mamífero con dimorfismo sexual, ya que el macho suele tener mayores proporciones que las hembras.

En promedio, los ocelotes pesan de 8 a 18 kilogramos y mide 68 a 100 centímetros. Sin embargo, hay ejemplares de ocelote que pueden superar las proporciones estándar.

El pelaje del ocelote es corto y posee manchas negras con fondo color miel. Además posee algunas manchas blancas debajo del delineado negro de sus ojos, mandíbula y pecho.

La distribución de estos felinos abarca desde el este de México hasta la parte norte de Argentina. Puede habitar en gran diversidad de hábitats, aunque prefieren los espacios con una gran densidad vegetal.

Comportamiento del ocelote

En cuanto comportamiento, los ocelotes son animales solitarios y no suelen socializar entre ellos fuera de la época de reproducción. Además, suelen ser sumamente territoriales, marcando su espacio de dominio a través de la orina.

Cuando la hembra está en celo, emite un maullido de largo alcance, tras lo cual el macho emprende la búsqueda. El apareamiento puede darse en cualquier época del año y el tiempo de gestación dura de 73 a 89 días. Tras el alumbramiento, la madre cambia constantemente de madriguera para proteger a los gatitos. Las crías permanecen junto a su madre cerca de dos años, y luego comienzan a disiparse para marcar su propio territorio.

Pese a que son animales pocos sociables, suelen interactuar con los padres durante la adultez y en ocasiones pueden verse parejas conviviendo fuera de la época de apareamiento. Sin embargo no es un hábito regular.

Por otra parte, suelen ser animales nocturnos, tiempo que también aprovechan para cazar mamíferos de tallas menores. En México las iguanas son las principales presas de los ocelotes, aunque también pueden incluir armadillos, aves y peces.

Interacción con los humanos

Actualmente el ocelote se encuentra catalogado por la Norma Oficial Mexicana como un animal en peligro de extinción. La principal causa de la disminución de su población es la destrucción de sus hábitats. Además, es presa de los cazadores que buscan obtener su piel y huesos.

Pese a ser un gato salvaje, el ocelote puede ser domesticado con relativa facilidad. Incluso el célebre pintor surrealista Salvador Dalí tuvo un ocelote como mascota. Su nombre era Babbou y solía llevarlo consigo a todas partes. Dalí, que era amante de los felinos, adquirió a Babbou gracias a un gobernante colombiano en 1960.

Durante su vida, Babbou llevó una vida llena de opulencias, acompañando a Dalí en sus viajes de lujo.

Actualmente la captura de ocelotes para su domesticación es una de las principales causas de su desaparición y está penalizada en la mayoría de sus países de América.

Por otra parte, en las culturas prehispánicas el ocelote fue un animal admirado por su belleza y libertad, siendo un símbolo de honor y valentía. Fue representado junto al jaguar en numerosas piezas de cerámica y códices. También fue adorado por los antiguos Moches de Perú.

Quizá te interese leer también: