Suscríbete: Newsletter Revista
Suscríbete: Newsletter Revista

Pepe Soho, el fotógrafo que es orgullo de México

Pepe Soho ganó la Copa Mundial de Fotografía 2017. Esta es la historia de cómo se convirtió en fotógrafo y cuál es la magia detrás de su arte.

Foto:

“Yo no soy fotógrafo, soy un artista”, comentó Pepe Soho, ganador de la Copa Mundial de Fotografía 2017, quien además de ser un orgullo para los mexicanos es una inspiración para todos aquellos que lo han dejado todo para dedicarse a su pasión.
 
Es sencillo entender el perfil de artista que tiene Soho cuando se entra a cualquiera de sus galerías y se observa en cada una de las paredes imágenes con colores intensos y una que otra fotografía con ediciones que parecen sacadas de una historia surrealista.
 
Para Pepe la fotografía es el motor que lo salvó de la desgracia, lo que lo llevó a crear y a creer nuevamente después de pasar por un lapso de depresión.
 

 
“Me empecé a enamorar de la naturaleza y de los cambios en la vida que yo tenía que hacer para disfrutar de ella, antes no veía ni amaneceres, ni atardeceres no me interesaba nada de eso, pero tan pronto empecé a ver lugares extraordinarios de México y de todo el mundo, me enamoré de que la foto me sacara de mi zona de confort y de la estética que siempre ha sido mi fuerte, entonces esta combinación fue lo que hizo una explosión en mí y me hizo salir adelante”, contó el fotógrafo.  
 
Si te suena familiar la palabra Soho es normal, Pepe antes de convertirse en artista era un empresario que tenía la vida resuelta con un negocio exitoso de ropa, además de ser el empresario detrás de la discoteca Love.
 
La vida profesional que tenía Pepe en sus tiempos de empresario le resultó física y emocionalmente desgastante, sintió tal vacío que ese sentimiento lo llevó a renunciar a su trabajo y a convertirse en un viajero. El destino que eligió para encontrar la paz que necesitaba fue la India, pero como todos los viajeros sabemos a veces el trayecto hacia nuestro destino final no sale como lo esperábamos y durante este viaje Pepe sufrió un fuerte accidente al caerse de un caballo, un momento que lo dejó marcado para siempre, tanto que ahora este animal es una de sus obsesiones fotográficas.
 

 
Pepe pasó un largo tiempo en recuperación y vio su vida deteriorarse, perdiendo poco a poco la ilusión por estar vivo, incluso pensó en suicidarse. Esta tristeza le abrió un camino a la fotografía en su vida; durante los paseos con su perro comenzó a fotografiar el bosque de Chapultepec con una cámara de bolsillo, el abrir los ojos a la naturaleza despertó en él una pasión.
 
“Mi encuentro con la fotografía me hizo salir de un periodo muy oscuro en mi vida y salir de mi zona de confort. Despertarme a una hora que por lo regular no me despertaría, despertarme en lugares que no me imaginaba en medio de la naturaleza y pasar mucho tiempo en ella era lo que me iba sanando. Me impresionó mucho que a mis 40 años empezara a disfrutar la vida de esta forma, a ver la naturaleza y creo que fue la combinación de aventura con la parte de la creación lo que después me enamoró de la foto y fue lo que me hizo encontrarme conmigo mismo, que hoy es algo que no para. Hasta  ahora, que vivo en Tulum, diario salgo a fotografiar y veo que tengo un encuentro conmigo mismo porque con la foto estás sólo contigo mismo y aprendes mucho de ti”, indicó Soho.    
 
Una vez enamorado de la foto y pasado un tiempo cuando Pepe vio el resultado de sus primeras imágenes y con la pasión encendida decidió inscribirse en una escuela de fotografía en la Ciudad de México, para después culminar sus estudios en la ICP de Nueva York. Con los conocimientos en mano se lanzó nuevamente a la aventura y emprendió un viaje de tres años por gran parte del mundo visitando más de veinte países en cuatro continentes.
 


“Regalé todo, empecé a dejar todo y más o menos al año dejé los negocios por completo, dije tengo que dejar todo porque ya no puedo dedicarme a otra cosa mas que a la fotografía porque mi amor y pasión por esta nueva forma de vida iba más allá de todo y pensé que era a lo que le tenía que dedicar todo mi tiempo y mi vida”, añadió el fotógrafo.
 
La obra de Pepe es un homenaje a esa naturaleza que lo salvó y lo sacó de la depresión, la naturaleza que lo ha hecho trascender, un ejemplo de ellos es la fotografía de ‘Belive’ capturada en Torres del Paine, Chile con la que obtuvo el primer lugar en la Copa Mundial de Fotografía en Yokohama, Japón en 2017 un evento que ha cambiado su vida por completo.
 
“Para mí lo más importante de este premio fue la oportunidad de poder contar mi historia de vida, porque gracias a Dios después de haber ganado la Copa Mundial de Fotografía  porque más gente pudo escuchar mi historia y más gente se pudo motivar”; mencionó.
 
La obra de Soho ha sido adquirida por coleccionistas de todo el mundo, aunque principalmente se venden en México, España, Alemania, Estados Unidos y Canadá y aunque él y su obra le han dado la vuelta al mundo dice que lo importante no es sólo llegar al destino si no viajar por la vida para cumplir nuestro destino.
 
Me considero un viajero de la vida, una persona que se ha subido a la montaña rusa y  que toma las curvas, las subidas y las bajadas; sé que hay gente que ha decidido caminar o tomar un coche, porque la aventura no es para todos,  porque el camino no es fácil y  hay más altas y bajas que si te vas derecho, pero a todos puedo asegurarles que cuando te subes a la montaña rusa y le sacas más jugo a la vida, entonces sí que te conviertes en un viajero y sí que logras tus sueños”, destacó Soho.  
 
El arte de Pepe se ve en las paredes de su galería, sorprende con un Ángel de la Independencia lleno de mariposas monarcas, no hay mejor homenaje para México, para la naturaleza y para la libertad y felicidad que hoy vive.
 
“Si le vas a apostar a algo apuéstale a ti mismo, es la mejor manera para emprender un camino”, concluye el fotógrafo. 
 

Comparte tu experiencia

Te Recomendamos