Síguenos

Suscríbete al Newsletter

Conoce México Cultura y artesanías

¡Nuevas pinturas rupestres en Baja California!

Ocultas durante miles de años en la reserva Valle de los Cirios, estas maravillas grabadas en la roca acaban de ver la luz de nuestro tiempo para revelarnos la fauna y cosmovisión de los antiguos bajacalifornianos.

Actualmente la reserva del Valle de los Cirios está amenazada por varios proyectos mineros del tipo de cielo abierto. Uno de ellos pretende hacer un cráter de 8 km, precisamente en la región donde más arte rupestre hemos detectado. Así que con el apoyo de varias instancias y personas, decidí iniciar, junto con el cartógrafo Alejandro Hinojosa, un proyecto de registro sistemático ante esta amenaza. Con este registro se pretende conocer el alcance de nuestros sitios de arte rupestre, así como elaborar una estrategia de protección.

S.O.S en el norte

Durante algunos años he estado explorando la región central de esa vasta península que es Baja California. Mis enfoques han sido el desierto ubicado entre los paralelos 28 y 30, es decir a la parte sur del estado de Baja California. Dicha región forma parte de una de las más bellas áreas naturales protegidas, la del Valle de los Cirios.

Durante mis recorridos, de vez en cuando llegaba a encontrarme sitios con arte rupestre, tanto pintura como petrograbados. Alguna vez contabilicé los encuentros y me di cuenta de que no eran pocos, además de que existía un número no determinado de más sitios.

Especialmente en la famosa Sierra de San Francisco, Baja California Sur, el Instituto Nacional de Antropología e Historia tiene un excelente registro de sus sitios de arte rupestre. Por lo contrario, en el estado norte de la península, los registros son muy pobres y esporádicos, especialmente en esa región sur tan amenazada.

Desde fines del año pasado iniciamos los registros formales y hasta la fecha hemos realizado tres expediciones de registro, metiéndonos con nuestros guías a algunas de las regiones más remotas. Los resultados han sido espectaculares: alrededor de 70 cavidades, en donde localizamos una de las expresiones rupestres más antiguas y bellas, no solo de Baja California, sino de México.

Semanas de arduo trabajo

Para estos registros hemos recorrido a pie y a caballo (a veces en mula) desiertos, llanuras y serranías que tienen en común su extrema aridez. Algunas veces los sitios están cerca de los caminos y las veredas, pero en otras están dentro de cañadas carentes de estas facilidades, y sólo se les puede acceder a pie, pero a costa de pesadas caminatas. La participación de los guías ha sido clave, ya que son ellos, todos rancheros y vaqueros, los que han ido encontrando estos sitios a lo largo de su vida en el campo. En varias ocasiones nos mostraron algunos en los que tenían 20 o más años de no visitarlos, debido a lo inaccesible, pero que mantenían fresca su localización.

Cuevas en el Valle de los Cirios / Carlos Lazcano

Estos encuentros son algo insólito y sorprendente: grandes murales realizados hace miles de años en donde, como en un desfile, se aprecian venados, borregos cimarrones, berrendos, chamanes, peces, zopilotes, tortugas, pumas, liebres, coyotes y muchas formas más. Los diseños con frecuencia fueron realizados sobre el techo y las paredes de las cavidades, a veces en sitios altos y poco accesibles, por lo que suponemos utilizaron andamios para hacerlos. También llegamos a encontrar los metates con que molieron los minerales y aglutinantes para las pinturas. En algunos aún las pinturas están tan bien conservadas y sus colores tan frescos, que parecía que fueron hechas recientemente.

Estuve varias horas tirado sobre el piso tomando fotos de los diseños y meditando sobre lo que veía. Imaginaba a las manadas de venados y los borregos cimarrones corriendo entre las piedras y cactáceas, al puma agazapado viendo a los indios, las aves batiendo sus alas para alzar el vuelo, y a los chamanes con sus penachos dirigiendo ceremonias mágico-religiosas.

¿Por qué estas pinturas?

La respuesta es profundamente humana. Según algunos antropólogos, los antiguos californios representaban en las cuevas a los animales que les daban sustento, a los que cazaban y les permitían su sobrevivencia. Pintarlos era una forma de orar, es decir, las cavidades eran una especie de templo o santuario. De esta manera le pedían a la divinidad que estos animales nunca se extinguieran. Los chamanes estaban igualmente dibujados, ya que eran quienes dirigían las ceremonias y eran los interlocutores entre los californios y la divinidad. Y ahí los veíamos, con sus penachos, con los brazos extendidos y las manos abiertas, llamando y clamando a los dioses, pidiéndoles su protección y ayuda, solicitándoles que protegieran la naturaleza, los animales, y todo ese ambiente que les proporcionaba los medios para seguir viviendo.

Las exploraciones apenas comienzan. Se calcula que nos llevará al menos dos o tres años, y serán varios centenares los registros finales. Obviamente, ustedes, queridos usuarios, serán de los primeros en enterarse…

Recomendaciones

También te podría interesar

Comentarios

Lo último

Hoteles con nieve
México
5 hoteles para pasar la Navidad en la nieve

Hospédate en uno de estos hoteles ubicados en lugares cuyas temperaturas te harán sentir ¡como si estuvieras en el polo norte!

Puebla
El impresionante vitromural de Zacatlán de las Manzanas

El vitromural de Zacatlán de las Manzanas es una de las nuevas atracciones de este pueblo mágico en el que podrás encontrar historia y arte.

México
Lugares donde puedes ver las obras de Diego Rivera

En estos museos y recintos puedes encontrar las obras de Diego Rivera, te sorprenderás con todos los sitios en donde podrás encontrar el trabajo del artista mexicano.

Nacimiento de hoja de maíz
México
5 tipos de nacimientos muy mexicanos

En México, los belenes o nacimientos son muestra de la unión entre el culto católico y el prehispánico, pues se usaban para evangelizar.