Suscripciones Media Kit
apple googleplay

Síguenos

Suscríbete al Newsletter

Rutas y Expediciones Rutas de México

Ruta Santuarios de mariposas: De Tlalpujahua a Valle de Bravo

Cada año, llegan a México viajeras que han sorteado dos países enteros para continuar con el ciclo de la vida en nuestros bosques. Visita sus santuarios para recordar el valor de la naturaleza.

07-04-2017, 5:31:32 PM

Gabriela Damián y Jimena Sánchez-Gámez

Tlalpujahua

Para ingresar al País de la Monarca, el pueblo mágico de Tlalpujahua debe ser tu paso obligado. Se levanta rodeado de montañas esmeraldas, en un enclave donde la corona española halló su esplendor minero. Todavía en 1900 era el mayor exportador de oro del mundo.

En su Plaza Mayor hallarás el Santuario de Nuestra Señora del Carmen, una construcción del siglo XVIII. Ahí podrás contemplar la figura de adobe de Nuestra Señora del Carmen, que sobrevivió intacta al deslave que destruyó el pueblo — el 27 de mayo de 1937 el dique que contenía los lodos desechados por la mina Dos Estrellas se resquebrajó—. Ve al bosque en busca de la Torre del Carmen que sobrevivió al alud junto con la imagen de la virgen.

En la calle Torbellino encontrarás un escenario de la lucha independentista: el Museo Hermanos López Rayón, ubicado en la casa natal de los líderes insurgentes. Entra también a la Capilla de Nuestra Señora de Guadalupe, iglesia donde contrajeron nupcias Leona Vicario y Andrés Quintana Roo.

A unos minutos al sur, rumbo a Atlocomulco, se encuentra la Mina Dos Estrellas: tan largo es su socavón que el otro extremo aflora en el Estado de México. Ingresa por su boca original y conoce las condiciones de vida de los mineros. Ahí se encuentra el Museo Tecnológico Minero Siglo XIX, que da cuenta de los adelantos tecnológicos de los que disfrutó esta rica mina: energía eléctrica y los primeros rayos X del país.

Archivo México Desconocido

Cómo Llegar
De Morelia, dirígete al este por la federal 43 y la autopista 15, que te llevarán directo a este pueblo mágico.

Sierra Chincua

Cada año, entre noviembre y diciembre, arriban 20 millones de mariposas monarca a los bosques que van de Michoacán al Estado de México. Tras un viaje de 4,500 kilómetros a través de Estados Unidos y Canadá, se aparean y dan vida a las pequeñas aladas que harán el viaje de regreso.

Sierra Chincua es el mayor de sus santuarios, con grandes árboles de oyamel donde reposan y dejan sus larvas. Tiene un área de campa­mento, cabañas y fonditas. Llénate de energía con cecina y atole de zar­zamora: te espera un recorrido de dos kilómetros sobre el sendero Ce­rro Pietro, con vistas espectacula­res de los bosques de pino y encino.

A 3,000 metros de altura, con los primeros rayos de sol, las mariposas levantan el vuelo de los oyameles, y llenan de coloridas espirales el aire.

Cómo Llegar
De Tlalpujahua, ve al suroeste por la estatal Maravatío-Tlalpujahua. A la iz­quierda hallarás un camino de terra­cería que te lleva al primer parador.

Angangueo

El vecino pueblo mágico de Angan­gueo es una excelente alternativa para descansar. Piérdete entre sus casitas blancas de tejas rojas que sal­pican la sierra. Visita su impresionan­te iglesia neogótica: el Templo de la Inmaculada Concepción, edificada en el siglo XIX con cantera rosa y gris, inspirada en Notre Dame, y con un al­tar procedente de Italia.

Brenda Islas

A unos metros encontrarás La Casa Parker, hogar de Bill y Joyce Parker. Es el museo que aloja la cró­nica fotográfica realizada por el ma­trimonio entre 1930 y 1940 sobre la dura vida en las minas. Por debajo del suelo, el Túnel Turístico San Simón une este museo con el Templo de la Inmaculada Concepción: es un viejo socavón donde podrás experimentar lo que era trabajar en esos sitios.

Archivo México Desconocido

Cómo Llegar
De Sierra Chincua, toma la estatal al oeste rumbo a Irimbo. Continúa hacia Aporo hasta llegar a este pueblo.

Santuario del Rosario, La Mesa y Ejido Capulín

El Santuario del Rosario se ubica a diez kilómetros de Angangueo. Para llegar a él se asciende a pie por un andador turístico, entre cedros, pinos y oyame­les. Se trata de un bosque cerrado, con grandes concentraciones de mariposas. Cubren los senderos de tronco a tronco, y se desplazan en destellantes nubes gigantescas. Cuenta con un museo con proyección de videos explicativos sobre la monarca.

En la sierra que separa Michoacán y el Es­tado de México, en el municipio de San José del Rincón, se encuentra una reserva resca­tada de la tala ilegal: La Mesa. Sus jóvenes oyameles son de nuevo el hogar de miles de monarcas. También alberga un pequeño cria­dero de ciervos.

Camino a Valle de Bravo, el Santuario del Ejido Capulín ofrece un paisaje muy particu­lar: es necesario hacer un recorrido de cuatro kilómetros a través de un llano. El cambio pro­gresivo de la vegetación, hasta una zona densa de árboles cubiertos de mariposas en racimos anaranjados, hará más profunda tu conexión con estos seres prodigiosos.

Luis Romo

Cómo Llegar
De Angangueo, ve hacia el oeste por la estatal San Felipe Alzati hasta llegar al primer santua­rio, El Rosario. Regresa a Angangueo y sigue hacia el noreste por la estatal 3 hasta San José del Rincón, donde está el Santuario de La Mesa. De ahí, dirígete al sur por la estatal 14 hasta Villa Victoria; toma la federal 15 hasta Donato Guerra y sigue a este tercer santuario.

Valle de Bravo

Este pueblo mágico de casitas estucadas alre­dedor de un lago, ha hecho del ecoturismo una de sus señas de identidad. Alberga uno de los hogares invernales de la mariposa monarca: Piedra Herrada.

A 25 minutos al oriente de Valle, hay que dejar el auto en una desvia­ción, en un gran estacionamiento entre cabañas de antojitos y arte­sanías. Luego puedes subir a pie o a caballo —la travesía al santuario puede tomar hasta dos horas—. Vale la pena: si estás ahí entre las dos o tres de la tarde, verás a las mariposas volar a tu alrededor. Si llegas más por la mañana o ya tarde, las verás cubrir en hileras los oyameles.

Archivo México Desconocido

Cómo Llegar
De Donato Guerra continúa hacia el sur por la carretera T.C. El Monumen­to–Tingambato, después de 27 km arribarás a tu destino.

Día 1 y 2. Tlalpujahua
Visita los clásicos gastronómicos del pueblo sobre la calle Torbellinos. En la Casa de la Conserva 3 Generaciones ofrecen jugosas manzanas, higos y tejocotes en miel. Cerquita está la Casa Morales, con licores frutales y de hierbas: prueba su Minero 27.

En esa misma calle hallarás La Casa de Santa Claus, con la más célebre artesanía local: esferas de Navidad. Rumbo a El Oro encontrarás un paraje ideal para desconectarte: la Presa Brockman. Ahí podrás relajarte pescando y remando en kayak.

  • El Parque Nacional Campo de Gallo, a dos kilómetros de Tlalpujahua. Ahí puedes pasear en lancha, acampar y caminar en el bosque.
  • Pregunta por el paseo ciclista que sale desde Angangueo, pasa por el poblado de Aporo y termina en Senguio.
  • Cada año, los michoaca­nos celebran el Festival Cultural de la Mariposa Monarca para promover la conservación de sus santuarios.

DÓNDE DORMIR

Hotel Mansión San Antonio
Calle del Carmen 3, Cerro de la Colot; Tlalpujahua.
T. 01443 688 2458
hmsa.mx

La Casa de los Recuerdos
Morelos Sur 81, Centro; Zitácuaro.
T. 01715 153 2824
lacasadelosrecuerdos.com.mx

DÓNDE COMER

La Terraza
Allende 10, Centro; Tlalpujahua.
T. 01711 158 0959

Mercado Hidalgo
Centro de Angangueo.

Te lo contamos en video

Recomendaciones

También te podría interesar

Comentarios

Lo último

Guanajuato
Mi primer vuelo en globo fue en León, Guanajuato

Deja el miedo en el suelo y aventúrate a hacer ese vuelo en globo que siempre has soñado.

México
El Caballero de Fuego de Nunkiní en Campeche

El Caballero de Fuego es una tradición que se vive en las tierras del Mayab, aquí te decimos de qué se trata.

México
Estas son las imágenes ganadoras de Fotocalavera 2018

Si participaste en el concurso Fotocalavera 2018, quizás tu foto esté aquí. Te presentamos las imágenes más votadas de esta primera edición.

México
Disfruta del Festival Internacional de Trova en Yucatán

No te pierdas este evento en donde podrás disfrutar de músicos como Alejandro Filio, Silvana Estrada, Fernando Delgadillo y Jorge Drexler.