Síguenos

Suscríbete al Newsletter

Descubre Destinos Pueblos Mágicos

Sayulita, el pueblo mágico del surf

Sayulita, ubicado en la Riviera Nayarit es uno de los pocos pueblos mágicos que existen con playa en México, algo que lo ha convertido en un destino muy concurrido por los amantes del surf.

mm

Conoce México, sus tradiciones y costumbres, pueblos mágicos, zonas arqueológicas, playas y hasta la comida mexicana.

El motivo para visitar 

Difícil de creer que hasta hace poco en Sayulita, ubicado en la Riviera Nayarit, vivían unas cuantas personas dedicadas a la extracción de coco en la Hacienda de Jaltempa. Ahora, se ha convertido en un destino muy concurrido por los amantes del surf, es hogar de mexicanos y extranjeros cuya personalidad cálida y divertida se suma a los paisajes naturales, a las coloridas casas, a las callejuelas llenas de vida, que en conjunto son generadores de gratas experiencias a lado del mar.

Lo básico

Presenciar alguno de los torneos con competidores de talla internacional o bien surfear las olas de Sayulita.

Imprescindibles durante tu visita

  • Aprender a surfear. 
  • Bailar al ritmo de cumbiar los viernes en el club de playa camarón
  • Caminar hasta la playa Malpaso para disfrutar de la soledad de sus paisajes rocosos. 

Playas


 
Club de Playa Camarón y Don Pedro‘s.



Tomar unos tragos frente al mar es para muchos un clásico, la combinación de cerveza y mar es básica, pero hay quienes prefieren las margaritas y otros cocteles cerca de

la brisa marina. Para ambos casos, las opciones son estas playas. 

 


Playa de los muertos

La Playa de los Muertos está ubicada detrás del cementerio de Sayulita, para poder ingresar a esta pequeña bahía debes cruzar el campo santo que está en la cima de un pequeño cerro a la orilla del mar. 

 


Otros atractivos


Tianguis de los domingos


Este día se pone un mercado ambulante en el que se pueden encontrar ropa, joyería artesanal, textiles, máscaras y otras artesanías hechas en la región, además de alimentos y deliciosas bebidas. 


 


En la playa

 

Las playas de Sayulita son de arena fina, las del sur son ideales para surfers principiantes y las del norte, para todos los niveles. También en ellas puedes esnorquelear, nadar, navegar en kayak, pescar, caminar o pasear en un caballo.


 
Yoga

 

Es una disciplina que ha ganado a varios seguidores. Busca el Hotelito Los Sueños para recibir clases en su estudio, todos los días, durante las mañanas y las tardes.

 
Clases de surf

 

En la playa encontrarás instructores que facilitarán tu incursión en este arte playero, pero si quieres vivir la experiencia de la mano de un campeón nacional, busca la Kalle Carranza en Lunazul surf & school.

 


Liberación de tortugas

 

Cada verano llega la especie golfina para desovar en esta tierra. Los huevos son protegidos en el Campamento Tortuguero Sayulita, donde todo el año, pero especialmente desde octubre hasta

enero, se liberan quelonios.


 


Recomendaciones

También te podría interesar

Comentarios

Lo último

México
El lugar en Guadalajara donde puedes pedir una malteada de cerveza

Bazar de Malta es el único lugar de México que prepara malteadas cervezas artesanales mexicanas. Viaja hasta Guadalajara para conocer este nuevo sitio turístico.

México
5 consejos para que tu perro no se enferme en el viaje

Conoce más sobre las enfermedades de perros, aquí te dejamos algunos consejos para que tu perro no se enferme durante el viaje, porque los paseos en la playa, excursiones en la montaña, largos recorridos en auto, viajes en avión, cambios de temperatura o de alimentación pueden afectar la salud de tu mascota.

Chile serrano, un chile muy mexicano.
México
Chile serrano; un producto básico para los mexicanos

El chile serrano, también conocido como “chile verde”, es muy usado en la gastronomía mexicana. Este chile de aspecto lustroso puede comerse a mordidas o en exquisitas salsas “verdes” que acompañan guisos como enchiladas verdes, aguachile y otras recetas que, gustosos, te compartimos.

Ciudad de México
La mala suerte del primer hotel de México

Se llamaba la Bella Unión pero su buena suerte duró solo siete años, ya que se hospedaron en él oficiales estadounidenses que hicieron algo que le dio mala fama a este alojamiento