Suscripciones Media Kit
apple googleplay

Síguenos

Suscríbete al Newsletter

Conoce México Cultura y artesanías

Finca Argovia: una hacienda que te hará amar más el café

El camino, el destino y los sentidos son la mejor combinación para una experiencia inolvidable; mi objetivo en esta ocasión: las fincas cafetaleras en la región del Soconusco, en el sur de Chiapas.

02-09-2010, 11:04:44 AM

Un buen café, naturaleza exhuberante y la calidez de la finca Argovia, me llevaron a disfrutar no sólo del lugar, sino de siglos de historia.

Neblina y vapor de café
Mi historia en la región del Soconusco comenzó muy temprano, cuando la neblina me dejó ver poco a poco las instalaciones de la Finca Argovia, casi fantasmales; al final del camino me estacioné frente a la antigua “casa grande”, hoy recepción de este espectacular complejo turístico en medio de los sembradíos orgánicos de café, casi a las faldas del volcán Tacaná.

Previamente, leí que a finales del siglo XIX se introdujo el café en la región del Soconusco gracias a Porfirio Díaz, quien invitó a inmigrantes europeos a extender en las laderas bajas de esta zona montañosa, fincas cafetaleras con vastos territorios de siembra del aromático fruto. La Finca Argovia al día de hoy ha subsistido por la producción de este grano y ha complementado sus ingresos con la creación de invernaderos de flores de ornamento y, especialmente, con el funcionamiento de un complejo turístico que puede llevar a cualquier visitante a viajar en el tiempo.

No había terminado de bajar del auto, cuando de un edificio victoriano escapaba el vapor del café caliente, mismo que se confundía con la neblina de la mañana. ¡Eso sí que fue una bienvenida!

Finca Argovia, para vivir con los sentidos

No existe nada en la finca que no esté orgánicamente producido. Por la mañana, antes de que el sol apareciera detrás del gran volcán Tacaná, un jeep se abría paso entre veredas hasta llegar al mirador, a un par de kilómetros de la casa grande de la finca. El mirador se erige unos 20 metros y desde ahí, como alfiler en el pajar, me encontraba inmersa en la obscuridad de la selva, escuchando animales nocturnos que poco a poco comenzaban a refugiarse, no estuvimos más de 15 o 20 minutos cuando el amanecer dio inicio, iluminando la enorme cuenca habitada por millares de árboles de todo tipo, la vista era sorprendente, la grandeza del momento simplemente dio pie a la contemplación.

Al regresar, ya con la cálida luz de la mañana, pude ver cómo junto al camino, entre las ceibas y arbustos, crecen los cafetos, árboles no muy grandes que muestran su fruto amarillento y rojizo. Argovia, con un territorio poco mayor a las 100 hectáreas, no ha impedido el crecimiento del café en parcelas, si no que ha dejado que los árboles crezcan libremente entre las montañas.

Al llegar a la finca pude ver como los “tapiscadores” salían a sus jornadas de trabajo, caminando y adentrándose en la selva. No aguanté la tentación de seguirlos, la experiencia fue increíble, el capataz caminaba entre veredas en la montaña con una corneta y la tocaba donde había un grupo de trabajadores piscando. De pronto, entre los árboles salieron no menos de diez hombres y mujeres con canastos llenos de granos, de esta forma se contabilizan y se juntan hasta que la cuota diaria es completada. Esta técnica se ha llevado a cabo por siglos.

Placer humeante

Es posible que Argovia tenga las mejores instalaciones de la “Ruta del café”. Las cabañas se encuentran estratégicamente posicionadas entre la montaña, unidas por caminos de piedra perfectamente iluminados y con todas las comodidades, todas con una vista privilegiada. La mayoría tiene terraza o ventanales, por lo que el simple hecho de ver el atardecer se convierte en un espectáculo increíble.

Para todas las comidas el chef tenía preparados guisos selectos y platillos elaborados con productos de la región, y otros ya fusionados con comida internacional. ¡Ni hablar del café en todas sus versiones y los postres para acompañar a la bebida!

En resumen, este destino fue para mí una gran aventura, el lugar donde encontré una parte de mí que no conocía, el aroma de la selva y el café, y la humedad de un ambiente anacrónico me regalaron una nueva enseñanza: ¡paladea todo! Con cada taza viene un recuerdo, el de uno de los mejores viajes que he realizado en mi vida.

Como parte de sus actividades, se visita la alta montaña, donde están la mayor parte de sus cafetos. Utilizan técnicas y productos amigables con el ambiente, por lo que cuentan con el distintivo de Rain Forest en café de conservación.

La región en un vistazo

  • El Soconusco se encuentra a tan sólo a 60 kilómetros de Guatemala, muy cerca de Puerto Chiapas.
  • El Volcán Tacaná es la montaña más alta de Centroamérica con 4,100 metros.
  • En los alrededores se puede visitar la zona arqueológica de Izapa, importante centro ceremonial y civil maya.
  • Muy cerca está la Reserva Ecológica “La Encrucijada”, que cuenta con los manglares más altos del Pacífico mexicano (35 metros de altura).
  • Puerto Chiapas recibe grandes navíos comerciales y de turismo de todo el mundo.
  • En un paisaje multicolor, los alrededores de la finca conservan cientos de especies animales.

Contacto
Finca Argovia
T. 01 (962) 692 3051 y 626 6115.
www.argovia.com.mx

Recomendaciones

También te podría interesar

Comentarios

Lo último

Ciudad de México
Año Nuevo chino 2019 en la CDMX, guía para disfrutarlo

¡Celebra el Año Nuevo chino 2019 en la CDMX! Aquí te dejamos una guía práctica con todo lo

Guanajuato
50 lugares mágicos en San Miguel de Allende

Visita San Miguel de Allende y sorprendete con su magia colorido e historia.

Sor Juana Inés de la Cruz
México
11 datos de la vida de Sor Juana Inés de la Cruz

Sor Juana es una de las máximas figuras de la literatura mexicana. Por ello, te presentamos algunos datos que debes conocer sobre su vida.

Ciudad de México
La Feria del Mezcal y la Cerveza + Videojuegos te espera en febrero

Empieza a planear tus viajes y escapadas de febrero y no dejes de anotar este evento: la Feria del Mezcal y la Cerveza + Videojuegos 2019.