PUBLICIDAD
¡Descarga GRATIS! 100 años Toma de Zacatecas. MxD Niños
PUBLICIDAD
Ranking
Newsletter de México Desconocido México Desconocido en Facebook México Desconocido en Twitter México Desconocido en Google+ México Desconocido en YouTube México Desconocido en Flipboard RSS de México Desconocido
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Fiestas de San Miguel Arcángel en Zozocolco, Veracruz

Por: México Desconocido

Durante los últimos días de septiembre San Miguel Arcángel es honrado en Zozocolco entre danzas ancestrales y gran misticismo. ¡Una fiesta de gran tradición que tienes que vivir!

San Miguel ha sido objeto de devoción en diversas comunidades, sus atributos lo han convertido en uno de los arcángeles más venerados por la comunidades católicas, una de éstas es la de Zozocolco de Hidalgo, en el estado de Veracruz.

Sin duda la imagen de San Miguel Arcángel enaltece el templo del mismo nombre, en donde los franciscanos fincaron la fe católica y donde los totonacas la conjugaron con su espíritu prehispánico para crear un sincretismo lleno de misterio.


El Santo se quiso quedar

Un cronista del pueblo, conocedor de las leyendas e historias de Zozocolco, nos contó un relato envuelve a este personaje: "Cuando llegaron los misioneros franciscanos a este lugar en el siglo XVII, construyeron la iglesia en la que un día apareció la imagen de San Miguel Arcángel, una joya artística forjada en oro y plata. Las comunidades vecinas la robaron y se la llevaron a la iglesia de Anayal, pero la imagen regresaba aquí, esta situación se dio varias veces, hasta que se convencieron que la imagen quería estar aquí en Zozocolco".

A partir de entonces, los lugareños han honrado a este arcángel con una fiesta que dura alrededor de ocho días. Comienza el 26 de septiembre y las calles empedradas de Zozocolco de Hidalgo, así como sus peculiares casas de piedra de laja y teja se llenan de entusiamo y colorido, los carros alegóricos desfilan por el pueblo cubierto por las verdes ramas del chote, jonote y cedro.


Primera Cera

Entre bailes y desfiles se recibe la víspera de la celebración, para con Las Mañanitas homenajear al santo patrón, al que los mayordomos gustosos le brindan la Primera Cera, como un sentimiento de la fe cristiana, bellamente adornada con flores y papeles de colores. El cerero le imprime su imaginación y entrega a cada cirio que simboliza la alegría y devoción desmedida hacia esta imagen.

Cuando comienza la fiesta, los adoradores nocturnos se preparan para vigilar a San Miguel Arcángel hasta la mañana del 29 de septiembre, cuando todo el pueblo sale de aquellas casas, vestigios de la tradición vainillera, para ser testigos una vez más del rito de los kgosnin, palabra totonaca que significa voladores, en la que el tambor y la flauta del caporal sobre el árbol de la fecundidad anuncia el vuelo de los muertos que dejan por un momento el paraíso para morar unos días en la tierra.


Escenario de danzas

Es ahí cuando la magia y el colorido invaden a Zozocolco de Hidalgo, tierra de los cántaros de barro, en su acepción náhuatl. En el atrio sus ornamentadas torres son el escenario de las danzas de los santiagueros con su cascabeleo metálico, de los negritos con su rítmico zapateado, la cacería de los ixkuti, el resplandor de los quetzales, los san miguelitos y los mestizos. La identidad de este pueblo aparece en la plaza, ya sea en la artesanía de madera diseñada para las danzas o en la vestimenta totonaca con el quesquémetl finamente trabajados por las manos de los totonacas. La celebración continúa, se dan cita los toreadores, los tejoneros, la música de banda y la misa de la Segunda Cera. En la torna fiesta y días posteriores, el pueblo asiste a la ceremonia en la que los mayordomos ofrecen las ceras a San Miguel Arcángel, así hasta concluir la fiesta el 3 de octubre.

Es así como la magia y la devoción envuelven desde 1573 a Zozocolco de Hidalgo con la aparición de San Miguel Arcángel, patrono que ha desbordado la fe de los habitantes de este poblado de la Sierra de Coxquihui, al norte del siempre bello, Veracruz.


Un poco más de Zozocolco

Situado a 70 kilómetros de Papantla. Pertenece a la región totonaca del estado de Veracruz. Al norte limita con Nautla, al este con el Golfo de México, al sur con Juchique de Ferrer y Alto Luvero y al oeste con Misantla. Su territorio está bañado por las aguas del río Tehuantepec y arroyos del río Tecolutla. Entre la fauna de la región es posible encontrar varios animales silvestres como mapaches, armadillos, zorrillos, chachalacas, codornices; y diversos tipos de reptiles e insectos.


Las ceras escamadas

Forman parte de su tradición religiosa, su elaboración requiere de habilidad e imaginación. Primero se forman aros de bejuco a los que cuelgan el pabilo, y los bañan de cera hasta que cobran el tamaño de los cirios. Las flores que llevan son hechas a base de moldes, primero hierven la cera en unas cazuelas; una vez derretida, la vacían en los moldes, la dejan secar un poco y comienzan a formar con las hojas de cera el tipo de flor que desean, al tiempo que las adornan con papeles de colores.


Cómo llegar

De Papantla, toma la carretera federal 130 con dirección al poblado de El Chote; de ahí toma el camino pavimentado rumbo a Espinal, pasando encontrarás una desviación y toma la carretera que va a Coxquihui. A unos kilómetros está Zozocolco de Hidalgo. Es necesario que tomes precauciones, pues la mitad del camino es de terracería.

Uno de los tantos atractivos para presenciar esta celebración son las velas escamadas, producto de la creatividad e imaginación de este ferviente pueblo.

 

Compartir

ComScore
IASA Comunicación