PUBLICIDAD
Mapa Fauna Protegida de México
PUBLICIDAD
Rankings
Newsletter de México Desconocido México Desconocido en Facebook México Desconocido en Twitter México Desconocido en Google+ México Desconocido en YouTube México Desconocido en Flipboard RSS de México Desconocido
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Historia de la ciudad de Campeche

Por: Florentino García Cruz

Imágenes de piratas, murallas y galeones, de cañones, arcabuces, flechas y ballestas, pasan por nuestra mente cuando cruzamos la monumental Puerta de Tierra y caminamos por las estrechas callejuelas de Campeche.

En un día de San Lázaro de 1517, los habitantes de un puerto maya llamado Kin Pech, situado a orillas de una anchurosa y apacible bahía, vieron anclar frente a sus costas tres grandes navíos en los que viajaban 113 soldados españoles fuertemente armados, bajo el mando de Francisco Hernández de Córdoba, todos ellos con el encargo del entonces gobernador de Cuba, Diego Velázquez, de buscar nuevas tierras y riquezas.Los españoles fueron invitados por los principales del lugar a conocer el puerto, y lo que vieron les impresionó: había grandes templos de piedra bien labrada, decorados con figuras humanas y de animales, adornos en forma de cruces y un altar con gotas de sangre.

Los soldados españoles, temerosos de una emboscada por parte de los mayas, decidieron abandonar el puerto y continuar su exploración.El tiempo siguió su curso y hacia 1526 don Francisco de Montejo, natural de Salamanca, España, quien había participado en las expediciones de Juan de Grijalva y Hernán Cortés, recibe del emperador Carlos V el título de adelantado y la instrucción de conquistar y poblar la península de Yucatán.

En 1527 Montejo al mando de unos cuatrocientos soldados distribuidos en cuatro barcos, donde también viajan su hijo y su sobrino de igual nombre que él, llegan a la isla de Cozumel y de allí se dirigen a tierra firme, para desembarcar en las costas de Yucatán. A través de una dificultosa marcha los exploradores van descubriendo aldeas, pueblos y ciudades.

Asombrados a cada paso, contemplan impresionantes pirámides, hermosos palacios, observatorios astronómicos, juegos de pelota, imágenes de dioses y sobre todo gente cuyo idioma y vestimenta les resultan extraños.Después de tocar varios sitios, decide establecer al sur de Kin Pech un campamento militar al que nombra Salamanca de Campeche.Firme en su propósito de conquistar la península de Yucatán, parte hacia la Nueva España en busca de ayuda, pero luego de conseguir el apoyo de las autoridades, éstas le encomiendan pacifique primero a los mayas de Tabasco, por lo que envía a su hijo y a su sobrino a Champotón en 1537, mientras él cumple con el nuevo compromiso.

Sin embargo, hacia 1540 don Francisco de Montejo, encontrándose gobernando la ciudad real de Chiapa, cede a su hijo los poderes de conquista de la península que el rey le había conferido, y manda traerlo desde Champotón para hacérselo saber y darle instrucciones.Puestos de acuerdo padre e hijo, Montejo el Mozo retorna a Champotón para preparar su salida a Kin Pech. En el trayecto que va de Champotón a Kin Pech, Montejo el Mozo y Montejo el Sobrino superan la resistencia maya y logran fundar el 4 de octubre de 1540, en el lugar donde antes estuvo el campamento de Salamanca de Campeche, otro con el nombre de San Francisco de Campeche, con miras a crear un futuro puerto.

LA NACIENTE VILLA DE CAMPECHE

Después de sus primeros intentos por conquistar los pueblos mayas de la península de Yucatán, de 1527 a 1534, Montejo el adelantado estudia la ubicación de un puerto donde establecer sus bases militares, que le permitieran tener también una buena comunicación con la Nueva España, las Antillas y demás colonias y metrópolis. A pesar de ser sus costas un punto donde mengua mucho la mar, Kin Pech fue considerado por los conquistadores como el mejor lugar tanto para la conquista de las provincias mayas de Yucatán como para sitio de enlace con el exterior.

Con la fundación de San Francisco de Campeche, sobre los cimientos de algunos edificios mayas pertenecientes a los suburbios del pueblo prehispánico, comenzó la conquista final de la península de Yucatán.Emanada de aquel campamento militar y planeada por sus fundadores como puerto, la naciente villa fue conformando su espacio. A orillas del mar se trazó un cuadrilátero con uno de sus lados abiertos a la bahía, y en torno a sus tres restantes se construyeron los principales edificios administrativos y religiosos y las casas de los conquistadores. 

Terminada la conquista física de los mayas, los españoles adoptaron una economía de tipo mixto, pues sobre la base de la encomienda y el tributo recibían de los pueblos mayas productos para su consumo, pero los excedentes los comercializaban hacia el exterior, de modo que las poblaciones españolas asentadas en la península de Yucatán tenían en Campeche un puerto para exportar o importar diversos productos. De Campeche salían los barcos cargados de maíz, palo de tinte, mantas de algodón, cera, miel y sal, y a Campeche llegaban otros con trigo, harina, aceite, vino, vinagre, ropa, plata, porcelana, armas y productos de hierro; así, durante la segunda mitad del siglo XVI Campeche se fue transformando en el importante puerto peninsular que los Montejo habían planeado, y para finales del mismo siglo ya formaba parte de un circuito comercial compuesto por Honduras, Cartagena de Indias, La Habana, Puerto Rico y Dominicana, así como con Venezuela, Florida, La Trinidad y Veracruz, de donde iban y venían barcos de la flota española.

De los productos que Campeche exportaba, fue el palo de tinte (Hematoxylon campechianum), o de Campeche, el que mayor demanda tuvo en el mercado europeo. Éste es un árbol de madera dura, resistente a la humedad, de hojas pequeñas y tronco nudoso, del que se extraía un colorante muy solicitado por la industria textil. De Campeche siguieron saliendo durante la segunda mitad del siglo XVIII y la primera mitad del siglo XIX, barcos para La Habana, Veracruz y Europa, cargados con zapatos, tasajo y otros productos derivados de la ganadería, artículos de henequén, arroz, sal, palo de tinte, pieles de venado, pescado salado y manufacturas de algodón.

LA PIRATERÍA

Como fuerzas del mal surgidas de los ignotos mares, hombres crueles y despiadados dedicados al saqueo y la rapiña, sentaron sus reales en el Caribe y el Golfo de México en la segunda mitad del siglo XVI, y pusieron su mirada sobre Campeche. Por ello, mayas y españoles, que culturalmente estaban en proceso de fusión, tuvieron que unirse para defender a Campeche de los piratas.Con el fin de protegerse, los campechanos construyeron un sistema de defensa, que pronto resultó insuficiente.

La primera fortificación que tuvo Campeche fue la “Fuerza de San Benito”, construida en 1610 a la orilla del mar, cerca del templo de San Román, en el sitio donde antes estuvo una torre de vigilancia llamada “la Torrecilla”; luego vino “El Bonete”, que ya existía hacia 1656, ubicado junto a la plaza principal por el lado del mar; “El Baluarte de Santo Cristo de San Román”, erigido poco antes de 1656, lo mismo que “La Fuerza de la Santa Cruz”, en el cerro de la Eminencia; el fortín de “San Bartolomé” por el lado del barrio de “San Francisco” y “El baluartillo de la Trinchera de San Román”. Todo este primer sistema defensivo fue destruido para dar paso a un segundo sistema, o sistema amurallado.

LA CIUDAD

El 1 de octubre de 1777, el rey Carlos III de España concedió a la villa el título de ciudad de San Francisco de Campeche, y le aprobó como emblema un escudo dividido en cuatro cuadrantes. En dos de ellos se ven, en campos de gules, castillos de plata; en los otros dos, en campos de azur, galeones de plata. Limita los cuadrantes bordadura de oro y los orla el cordón de San Francisco de Asís. Rodean el escudo adornos en forma de hojas de acanto y sobre él una corona real.BARRIOS   Los barrios del Campeche colonial eran cinco: San Francisco, Guadalupe, San Román, Santa Ana y Santa Lucía; de éstos, sólo los tres primeros quedaron dentro del área declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad.

SAN FRANCISCO

Ubicado a un kilómetro al norte del Centro Histórico, es el lugar donde originalmente se desarrolló el puerto prehispánico de Kin Pech.Excavaciones arqueológicas en 1986 revelaron la presencia de restos prehispánicos sobre los que se encuentra construido el templo. San Francisco fue un barrio de mayas; su traza muestra un origen irregular en la distribución de los espacios donde se formaron calles que interrumpen su trayecto y callejones bordeados de altas casonas que dan al barrio un exquisito sabor colonial.

GUADALUPE

Situado entre el barrio de San Francisco y el Centro Histórico, Guadalupe fue en sus orígenes una prolongación de este último, hasta que prácticamente quedar extramuros al terminarse de recintar la villa en 1704, de allí que en este barrio habitara gente de igual abolengo que los del centro amurallado. Hasta 1664 seguía una misma traza y patrón de crecimiento, pero a partir de 1704 tuvo un desarrollo un tanto irregular, formándose calles, encrucijadas y callejones.

SAN ROMÁN

Se localiza al sur del Centro Histórico. En su origen tuvo una traza regulada con base en la distribución de los solares en torno de su plaza, aunque posteriormente, al concluirse la muralla y quedar extramuros, tuvo un crecimiento más bien irregular; surge a raíz de que al fundarse la villa de San Francisco de Campeche se establecen allí los indígenas aztecas que trajeron los españoles para conquistar la península.  Las calles de San Román son estrechas y sinuosas, con casas de un solo nivel; también hay callejones y calles que se interrumpen.

EL SISTEMA DE FORTIFICACIÓN QUE RODEA LA COLONIAL CIUDAD

Su construcción se inició en 1684 como resultado de la solicitud hecha al rey por el gobernador de la provincia de Yucatán, don Antonio de Layseca y Alvarado.En 1685, después de que el pirata Lorencillo ataca la villa, las autoridades se apresuran a continuar la obra, por lo que el 3 de enero de 1686 se inicia oficialmente la construcción del sistema. El perímetro amurallado quedó cerrado en 1704; sin embargo, no se terminó en su totalidad sino hasta 1710.El sistema fortificado tenía aproximadamente 2 720 m de perímetro; era de forma hexagonal, constaba de ocho baluartes unidos con ocho lienzos de muralla que alcanzaban alturas de unos ocho metros por los frentes de tierra y seis metros por los frentes de mar, con un espesor en su base de 2.5 metros y dos metros en la parte superior. Para entrar al recinto había tres puertas: la Puerta de Mar, la Puerta de San Román y la Puerta de Guadalupe. Para 1732 se construye una cuarta puerta, llamada Puerta de Tierra.

En la actualidad sólo permanecen dos lienzos de muralla, siete baluartes y dos puertas; yendo en sentido contrario a las manecillas del reloj, sus nombres son: San Carlos, Santa Rosa, San Iván, Puerta de Tierra, San Francisco, San Pedro, Santiago (reconstruido), La Soledad y Puerta de Mar (reconstruida).

REDUCTOS DE SAN MIGUEL, SAN JOSÉ Y SUS BATERÍAS

Un tercer sistema defensivo fue construido entre 1779 y 1793, a causa de las confrontaciones de España con otras potencias de la época, entre ellas Francia e Inglaterra. La toma de La Habana por los ingleses en junio de 1762 provocó que todos los puertos coloniales de España en el Caribe y el Golfo se pusieran en estado de alerta y fueran revisados. En 1779 se propone la construcción de baterías y reductos cuya función era mantener a distancia a las flotas enemigas y evitar posibles desembarcos. Con la construcción de este sistema defensivo exterior Campeche se convirtió en una de las plazas mejor defendidas de América.

¿Quiénes somos? Contacto Políticas de uso Aviso de privacidad separador sitios Alto Nivel Cine PREMIERE Cómo Funciona Nupcias Magazine Soy Entrepreneur
ComScore
IASA Comunicación