Suscripciones Media Kit
apple googleplay

Síguenos

Suscríbete al Newsletter

Descubre Destinos Playas

17 planes frente al mar para las vacaciones

Con estos planes frente al mar no tendrás pretexto para planear tus vacaciones: meditación, deportes extremos, música, gastronomía, museos y más.

31-07-2018, 1:58:19 PM

17 planes frente al mar para amantes de la playa

En compañía del mar y la arena muchos de nosotros hemos atesorado los más valiosos recuerdos de viaje. Teniendo México tantas y tan bellas playas, no podíamos dejar de recomendarte estos planes planes frente al mar infalibles para crear nuevas memorias felices al arrullo de las olas.

1. Sound Healing en Tulum, Quintana Roo

El primero de nuestros planes frente al mar une el diseño arquitectónico de vanguardia, la espiritualidad maya y un original concepto eco-chic, elementos que distinguen la propuesta de Azulik, hotel boutique del puerto de Tulum a donde debes ir si lo tuyo es hospedarte en sitios llenos de rincones para hacer fotos de Instagram. Por si fuera poco, este espacio cuenta también con una nutrida oferta de terapias de spa y temazcal inspirados en rituales antiguos pero ejecutados con tecnología moderna; para muestra están sus sesiones de Sound Healing, que en español podría traducirse como “curación sonora”. Esta terapia emplea diferentes instrumentos musicales y técnicas vocales para generar frecuencias sonoras que, al entrar en contacto con el cuerpo, lo curen y ayuden a la relajación mental. Mientras te despojas de todo pensamiento y te recuestas dentro de un espectacular domo hecho con ramas y madera, tu organismo recibirá las vibraciones acústicas de cantos, cuencos tibetanos, percusiones tribales, arpas y armonios, entre otros artefactos. Respira profundamente y deja que la aromaterapia también sane tu interior: estás aquí para concentrarte, consentirte a ti mismo y nada más. azulik.com

David Paniagua

2. Festival de Jazz de la Riviera Maya, Quintana Roo

Imagina las paradisiacas playas de Quintana Roo colmadas de gente bailando sobre la arena, felices bajo el sol mientras una banda proveniente de Canadá, Francia o Brasil le inyecta seductoras notas musicales a la brisa marina. Este es el segundo de nuestros planes frente al mar; el panorama que te espera durante los días que se celebra el Festival de Jazz de la Riviera Maya, el acontecimiento musical más importante de la región, que en el beach club de Playa Mamitas tiene su principal escenario. Iniciado en 2003 como un evento para impulsar músicos y propuestas de jazz latino, el festival reúne en la actualidad a artistas de diferentes géneros musicales, desde el ska y el techno hasta la cumbia y el rythm & blues. Consulta sus redes sociales para estar al tanto de los días de celebración, que tradicionalmente se lleva a cabo entre la última semana de noviembre y la primera de diciembre.
rivieramayajazzfestival.com

3. Kitesurf en Holbox, Quintana Roo

El tercero de estos planes frente al mar sucede en las playas luminosas deHolbox, una isla que se encuentra entre el Golfo de México y el Caribe no son los únicos motivos para visitarla. Los más intrépidos también acuden a Holbox para realizar piruetas al ras del agua y saltos acrobáticos en el aire. ¿Cómo? Empleando un wakeboard o tabla en sus pies y sujetándose con fuerza a un parapente, elementos indispensables para la práctica del kitesurf. Los expertos en este demandante pero divertido deporte aseguran que las condiciones geográficas y climáticas de la isla son perfectas para realizar las suertes más vistosas, como lo son el agua poco profunda, los vientos provenientes del noreste y la temperatura de 31ºC que ‒en promedio‒ alcanza la brisa marina los últimos meses del años. Si tu plan solo implica tumbarte en la arena blanca de Holbox, admirar a los atletas “volando” es una gran opción para romper la monotonía; por el contrario, si quieres experimentar lo que siente una gaviota al remontar el aire sobre las olas, inscríbete a las clases de kitesurf que ofrece KukulKite, escuela con cursos para todos los niveles y con equipo en renta.
kukulkite.com

4. Visita al jardín escultórico de Garrafón, Isla Mujeres

Son 23 las propuestas artísticas que te esperan en el Parque Garrafón de Isla Mujeres, ubicado en la punta sur de este privilegiado rincón de México.
Diseñadas por reconocidos creadores de México (como Sebastián, Manuel Felguérez, José Luis Cuevas y Silvia Arana) y de otras partes del mundo (José Villa Soberón, Ahmed Nawar, Ingo Ronkholz o Davin Laurence), estas esculturas completan, desde 2001, la espectacular panorámica formada por el mar Caribe y el antiguo adoratorio maya de la diosa Ixchel, patrona de las madres, la luna y las tejedoras. Camina entre estos colosos de metal (de 3 metros de altura) y comprueba cómo las osadas líneas del arte contemporáneo empatan bien con el entorno; los colores de las esculturas (brillantes amarillos y azules o contundentes negros) también se funden armónicamente con los tonos del cielo, la arena, la selva y el mar. Uno de los planes frente al mar para sensibilizarse con las artes y volver a casa con la creatividad renovada.
garrafon.com.mx

5. Descenso en submarino en Cozumel, Quintana Roo

Entre los planes frente al mar que se te pueden ocurrir, ¿te imaginabas un viaje en submarino? Para nadie es un secreto que el lecho submarino que rodea la isla de Cozumel es un verdadero paraíso. Corales de todas formas y tamaños; paredes de roca cubiertas de vegetación subacuática; peces tropicales; mamíferos marinos y hasta barcos hundidos conforman el paisaje del segundo arrecife más grande del mundo. Apreciar todo lo anterior es posible sin la necesidad de una licencia de buceo, pues los submarinos de Atlantis hacen realizable descender 30 metros sin siquiera mojarse. Mientras admiras el panorama azul tras la ventanilla del submarino, un guía te brindará una explicación de lo que aparezca al otro lado del cristal presurizado. ¡Como en un safari bajo el mar!
atlantissubmarines.travel

6. Flyboard en Cancún, Quintana Roo

A ese extraño pero divertido deporte que consiste en colocarse propulsores de agua en los pies se le llama flyboard, y a pesar de lo aparatoso o futurista que pueda parecer “caminar” sobre el mar empleando chorros de agua, experimentarlo en México es completamente posible. Acude a las oficinas de Flyboard México, localizadas en playa Tortugas, al norte de la Zona Hotelera de Cancún, y apúntate en sus sesiones de flyboard; te será entregado el equipo necesario para la práctica: zapatos Flyboard Bindings, manguera de suministro de agua y la propia tabla, además de recomendaciones básicas si es tu primera vez probándolo. A pesar de que los primeros intentos serán complicados, estamos convencidos de que pronto dominarás la fuerza del agua y podrás realizar espectaculares piruetas. Unos músculos tonificados (y adoloridos) por el esfuerzo que representa mantener la vertical estarán garantizados.
flyboardmexico.com.mx

7. Paseo en bicicleta en el malecón de Campeche

Los campechanos están enamorados del mar, por ello han construido la avenida Adolfo Ruiz Cortines a lo largo del tramo de Golfo de México que les corresponde. A lo largo de esta vialidad transcurre uno de los paseos favoritos de locales y foráneos: el malecón, que por su amplitud y ubicación junto a las olas, reclama largas horas de paseo. Conócelo a bordo de una bicicleta y recorre sus 5 kilómetros y medio de longitud aproximada; tendrás a tu disposición uno de sus tres carriles, compuestos también por un andador peatonal y una pista para correr o trotar. No pierdas la oportunidad de admirar los monumentos que engalanan el paseo, como la famosa escultura La Novia del Mar, una referencia a esa relación de amor que tiene la capital de Campeche con el océano. Otra escala obligada es el parador fotográfico, donde podrás hacerte una selfie junto a las grandes letras que conforman la palabra “Campeche”. Continúa pedaleando y podrás ver los cañones instalados sobre el malecón como recordatorio de cuando esta línea costera fue un verdadero campo de batalla en tiempos en que la amenaza de un ataque de piratas era real. Y aunque el infame bucanero Laurent de Graff ya no asedia estas aguas, cuando veas los flamígeros atardeceres que caen sobre el malecón pensarás por un minuto que una gran batalla naval se libra arriba en las nubes.

8. Visita al Museo de Pedro Infante en Isla Arena, Campeche

El octavo de nuestros planes frente al mar lo dedicamos al “Ídolo de México”, ya que adoraba Isla Arena, pues su lejana ubicación y su calma le permitían aterrizar su avioneta casi de forma anónima; comer pescado fresco y nadar en sus playas; descansar y refugiarse a la sombra de los cocoteros. Los más ancianos del pueblo aún recuerdan su carisma y amabilidad, y por ello la Administración Portuaria Integral ha instalado un museo que expone películas, fotografías, premios, réplicas de vestuario y accesorios que pertenecieron al sinaloense. Haz una visita a este sitio único en México y mira el rostro menos conocido del actor y cantante: verás sus instrumentos de carpintería y peluquería, pasatiempos de Infante, así como fotos con su madre y amigos, e imágenes de cuando el joven Pedro se dedicaba a vender serenatas. Para reforzar tu romance con las olas escuchando Deja que salga la luna o Mi amigo el mar.
Domicilio conocido, junto al faro de Isla Arena, Campeche.

9. Baños de sal rosada en Las Coloradas, Yucatán

Seguramente has visto impresionantes imágenes de las salinas rosadas aledañas a la costa de Yucatán, cuya tonalidad se debe a la alta concentración de microorganismos como la dunaliella salina, seres que producen sustancias llamadas carotenoides, cuyo color va del rosado y el rojizo al anaranjado. No te quedes solo con la foto en la mente y experimenta de lleno cómo se siente darte un baño en esas piscinas de colores. Para conseguirlo dirígete al poblado de Las Coloradas, dedicado a la extracción de sal en estas charcas y a la pesca no intensiva de la cercana Reserva de la Biosfera de Celestún. Según algunos testimonios, la alta concentración de sal y microorganismos de estas aguas son benéficas para la piel, aunque si decides sumergir tus pies o frotarte con ella sugerimos precaución, pues hacerlo en exceso puede ser dañino. Lo que sí te aseguramos es que obtendrás algunas de las fotos más alucinantes, ya sea que utilices tu cámara o emplees un dron. Si realizas lo anterior te llevarás postales únicas de las charcas rosadas separadas apenas por pocos metros de arena del mar verde pálido de Yucatán.

10. Cena con vista panorámica en Beccoal Mare, Acapulco, Guerrero

Fue en 2002 cuando L’Osteria del Becco abrió sus puertas en la Ciudad de México, consolidándose pronto como uno de los favoritos de los sibaritas de la capital gracias a su oferta de comida italiana contemporánea de altos vuelos. Los enamorados de Acapulco tuvieron que esperar poco (apenas cuatro años) para que ese concepto exitoso llegara al bello puerto; ese nuevo emprendimiento es Becco al Mare, que como su nombre bien indica (no hace falta saber italiano para entenderlo) está justo frente a la famosa bahía guerrerense. Entra en sus iluminados salones para quedar boquiabierto con el moderno diseño arquitectónico del restaurante, que sirve de marco perfecto para apreciar los ya legendarios atardeceres del puerto o la espectacular vista de la bahía de Acapulco salpicada de luces al anochecer. Pide una copa de los muchos vinos que guardan en su cava y culmina un día de sosiego playero en uno de los sitios que más declaraciones de amor ha visto.
Av. Escénica 14, Acapulco, Guerrero, T. 01 (744) 446 7402, beccoalmare.com

David Paniagua

11. Clases de surf en Ixtapa Zihuatanejo, Guerrero

Este puerto posee algunas de las mejores playas para practicar el surf sin importar el nivel de experiencia de los ejecutantes. Entre las más destacadas se encuentran Troncones, La Saladita y Puerto Vicente Guerrero, aunque los instructores de la escuela de surf de Catcha L’Ola prefieren Playa Linda para iniciar a quienes deseen cabalgar las olas. ¿Las razones? Cuenta con una suave pendiente de arena y rocas que hace posible que las ondas marinas permanezcan suaves pero constantes incluso después de romper la ola; además es poco frecuentada por los bañistas, por lo que los riesgos de que tu tabla colisione con un nadador incauto son reducidos. Anímate a ponerte una rashguard (camiseta de lycra) y piérdele el miedo a caer al agua… Créenos, lo harás varias veces antes de lograr mantenerte de pie sobre la tabla, pero una vez conseguido, la sensación es muy divertida. A diferencia de cuando eras niño, no querrás que la clase termine. Este es uno de los planes frente al mar que tienes que hacer por lo menos una vez en la vida.
T. 01 (755) 553 1384, ixtapasurf.com

12. Chárters de pesca en Sayulita, Nayarit

Las aguas que rodean este pintoresco pueblo de la Riviera Nayarit cuentan con abundantes bancos de peces, de los cuales el rey es el atún. ¿Quieres sentir la adrenalina de luchar contra un espécimen de 80 kilos? Contrata los recorridos de pesca privados que organiza Aventuras del Capitán Pablo, una empresa local especializada en acompañar a pescadores principiantes o a aquellos que no cuenten con bote propio para poder realizar uno de los mejores planes frente al mar. A bordo de sus barcos recibirás consejos prácticos y te guiarán a aquellas zonas donde prolifera la pesca, como la Playa Norte de Sayulita o el interior de la Bahía de Banderas. Tacos de pescado o camarón con salsa y una cerveza fría te esperarán en cubierta como recompensa a tu tesón marinero.
T. 01 (329) 291 2070.

13. Meditación en Chacala, Nayarit

Otro de los básicos de esta lista de planes frente al mar lo encontrarás en un hotel dedicado a recibir retiros de meditación y yoga; se ubica sobre la recóndita pero bonita playa de Chacala, Nayarit, y de ese paisaje natural ha obtenido gran parte de la inspiración para convertirse en refugio tropical. Por ello que ha dispuesto cuatros estudios para sesiones de meditación con vista al mar; una alberca rodeada de jardines; palapas dónde reposar en la playa; un spa con jacuzzi al aire libre y un restaurante cuya carta se abastece de ingredientes orgánicos obtenidos del rancho de la propiedad. Debido a que se encuentra cerca de un pueblo pesquero, Mar de Jade organiza también programas comunitarios de salud, empleo sustentable y educación. Porque la paz interior debe repercutir con el entorno.
mardejade.com

14. Paseo en yate por las bahías de Huatulco, Oaxaca

A diferencia de otros paraísos de playa, Huatulco no es un destino que puedas abarcar en su totalidad recorriéndolo a pie o en auto. Para lograrlo es necesario abordar una embarcación que te permita penetrar en sus nueve bahías y playitas abrazadas por los peñascos. Cacaluta, Santa Cruz, Chachacual y San Agustín son algunas de las calas más populares que se tocan durante estos tours, aunque también hay recorridos hechos a la medida, durante los cuales podrás cambiar la ruta náutica y explorar las playas menos concurridas, como Tejoncito o La India. A bordo del yate tendrás alimentos (que generalmente incluyen ceviches con pescado fresco elaborados a bordo), bebidas e información puntual brindada por la tripulación. Desde luego, bajar a descansar sobre la arena, nadar o realizar esnórquel en las inmediaciones del bote forma parte del itinerario sugerido. Pregunta por las rutas que ofrece Paraíso Huatulco, operador experto en esta vivencia de alta mar. Este es otro de nuestros planes frente al mar que no debes perderte.
paraisohuatulco.com

15. Escalada en el cerro Tetakawi de San Carlos, Sonora

Los yaquis lo llaman Tékale, que significa “Cerro bifurcado” en lengua yoreme; según su mitología, las crestas y puntas de esta elevación de origen volcánico son en realidad la lengua de una colosal serpiente. Para corroborar si el mito es real, asciende a Tetakawi, la cima más emblemática de Sonora, ubicada cerca del turístico puerto de San Carlos. Sus 200 metros de altura se alzan prácticamente frente al Mar de Cortés, por lo que escalarlos ofrecen la oportunidad de disfrutar tres paisajes únicos y diferentes: por un lado el “Acuario del mundo”, por el otro, la cuesta rocosa del monte y el desierto, inmenso y de sorprendente diversidad. No pierdas de vista: debido a las altas temperaturas que se registran en la zona, las autoridades restringen el paso a Tetakawi después de las 3 de la tarde, por lo que es obligatorio visitarlo en las primeras horas del día, cuando los rayos solares son menos feroces; lleva siempre contigo bloqueador solar, suficiente agua y ropa adecuada. Aunque el cerro es de libre acceso, lo mejor será que lo subas en compañía de guías expertos, como los de la compañía My San Carlos Vacations.
T. 01 (622) 226 2081, mysancarlosvacations.com

16. Yoga en Loreto, Baja California Sur

Tal vez el hecho de estar enclavado entre la Sierra de la Giganta y el Mar de Cortés sea uno de los motivos por los que este Pueblo Mágico tenga esa vibra de refugio y descanso que a tantos viajeros atrae; otras razones pueden ser el silencio que se percibe a todas horas y la marea calma que llega hasta sus playas. Así, no es casualidad que en sus hoteles sean frecuentes los retiros para practicar yoga en sus diferentes modalidades, o que mientras caminas por la costa, al amanecer, te encuentres con grupos de yoguis ejercitando asanas en sintonía con el momento y el bello entorno natural. Si tienes reservación en algún alojamiento del destino, no dejes de preguntar por estas experiencias que seguro te harán sentir doblemente renovado durante tu vacación.

Archivo MD

17. Degustación de mariscos en el Mercado Negro de Ensenada, Baja California

Que su inusual nombre no te disuada, pues lejos de ofrecer mercancía ilegal, el Mercado Negro es un auténtico edén para aquellos que disfrutan las delicias que se capturan en el océanos, es por esto que lo hemos elegido como uno de nuestros planes frente al mar. Mejillones, pulpos, calamares, ostiones, erizos, mantarrayas, bagres, camarones… la lista de pescados y mariscos a la venta en este sitio es casi interminable, pues además de ser fresquísimos y haber sido obtenidos en las cercanías, cambian de acuerdo a las vedas y temporadas. Si caminar entre escamas plateadas y crustáceos de colores vivos te abrió el apetito, acude al área de degustación junto a los puestos o a alguno de los muchos restaurantes apostados a las afueras del mercado. ¿Qué hallarás en sus cartas? Tostadas de ceviches, aguachiles picositos, cocteles, tacos de pescado o filetes preparados al gusto, así como el tradicional caldo Siete Mares, cuyo contenido preferimos que lo descubras por ti mismo. Para llegar no hay pierde: el Mercado Negro se ubica en el puerto principal de Ensenada sobre la avenida Lázaro Cárdenas.

Recomendaciones

También te podría interesar

Comentarios

Lo último

Chorote
México
10 bebidas mexicanas exóticas que tienes que probar

Prueba estas 10 bebidas mexicanas que se caracterizan por lo exótico de sus nombres e ingredientes, sin duda, son opciones deliciosas.

Aguascalientes
“Claroscuro” de Javier Marín en Aguascalientes

Javier Marín, con más de 30 años de trayectoria activa, 90 exposiciones individuales y más de 200 muestras colectivas, presenta “Claroscuro” en el Museo Espacio de Aguascalientes.

Ciudad de México
Hope: helados que hacen soñar en La Roma, CDMX

En un paseo dominical encontré Hope, una heladería que se distingue por sus delicias en la colonia Roma de la CDMX. ¡No dejes de probar sus helados!

Chiapas
Leyendas y aventuras en el volcán Chichonal

¿Te imaginas subir al cráter de un volcán activo y disfrutar del espectáculo de su laguna? Esto ocurre en el volcán Chichonal.