Buscador
Ver revista digital
Descubre Destinos

Arca Tierra, comida chinampera con causa

tamal
© Saide Ramírez

Los canales de Xochimilco son una de las pocas zonas rurales de la CDMX. Arca Tierra propone comida chinampera que ayudan a la preservación de semillas, de la comunidad y el ambiente.

¿Qué imaginas cuando escuchas comida chinampera? Si tu respuesta es comer rodeado por los canales de Xochimilco, siembra fresca y alejado de cualquier ruido de la ciudad entonces has acertado. Arca Tierra lo hace posible, creando experiencias disfrutables en todos los sentidos, pero sobre todo para el paladar; todo con el propósito de difundir el amor por la tierra, su cuidado y el valor que tiene para generar un bienestar común.

Lucio Usogobia es quien lidera el proyecto donde se concientiza y fortalece la agricultura regenerativa que permite conocer la relación que existe entre: 

  • origen de los alimentos
  • preservación de semillas
  • bienestar a la salud por medio de ingredientes orgánicos
  • estabilidad económica que genera para los agricultores

Con este trabajo se generan redes de apoyo para mejorar colectivamente y ayudar a disminuir el cambio climático.

Lee: Chinampas: un sistema milenario de agricultura único en el mundo

Lo mejor de esto es que puedes unirte a este gran proyecto, aprender a sanar la tierra y disfrutar de los sabores que de ella nacen. Hay diversas actividades, eventos, cursos y sobre todo productos que puedes adquirir para generar un comercio justo. Una de sus experiencias más deliciosas son las comidas chinamperas.

Comidas chinamperas de Arca Tierra

Viajarás del embarcadero Cuemanco en una trajinera hacia las chinampas de Arca Tierra, un viaje cortito pero que sirve perfecto para relajarse y reconectar con el paisaje que ofrece Xochimilco y sus majestuosos canales.

Después de unos minutos te recibirán en unas chinampas que parecen un edén comestible, junto a una bebida refrescante y una palapa ambientada con detalles sutiles que la hacen super cómoda.

En estas experiencias podrás probar las creaciones de reconocidos chefs, esta ocasión compartieron el fuego en la cocina Lucho Martínez Chef de Em (CDMX) y Pablo Soto sous chef de Noma (Dinamarca), con este evento se inauguró la temporada más fértil de la chinampa, y vaya que se nota en el verdor de la tierra cultivada. 

Mientras los chefs y su equipo preparan los primeros platillos uno de los agricultores te guía por un recorrido breve por las chinampas, donde aprenderás todo acerca de ellas y conocerás lo que allí cultivan:

  • betabel rojo y blanco
  • higos
  • variedad de lechugas

Paisaje inspirador

Durante el recorrido queda claro lo importante que es preservar este tipo de cultivo; además, conoces el proceso, el cuidado y manejo correcto de las semillas, su crecimiento y monitoreo, las herramientas para el cultivo y cómo recolectan lo que estás a punto de comer.

Las delicias

El humo anuncia la primera entrada. El olor a leña quemada proveniente del horno de piedra y sus asadores que aromatizan la palapa; mientras llega a tu lugar el platillo, puedes ordenar alguna cerveza o bebida para entrar en sintonía, gracias a Grupo Modelo y Casa Madero.

El menú que Lucho y Pablo Soto presentaron se acompañó de bebidas preparadas por Café de Nadie y Reserva de la familia, entre ellas tepache con tequila, horchata con pulque de guayaba y tequila añejo con jarabe de tortilla quemada. 

Y de pronto tienes frente a ti algo único, puedes apreciar cada elemento, su color y su aroma (increíblemente mucho más profundo del que puedes comprar en un supermercado o tianguis convencional) y pareciera poco pero es tan intenso el sabor que la porción es ideal para probar de todo.

El menú

El consomé de nopales con manzanilla fue una gran apertura que aunque sencilla, dio calidez al paladar. La presentación tan colorida del tamal de algas tatemadas y caléndula enamora desde que lo ves. El pescado curado en miso de maíz, con frijoles blancos fue presentado de forma que todos podían compartir.

Entrañas de borrego cocinadas en levadura fue uno de los sabores más imponentes del día pero de textura ligera. Y la cebada fermentada con escamoles por muy poco se trató del mejor platillo para muchos en la mesa. Kampachi, salsa de yemas curadas en garum de res, la opción para degustar con tortilla azul hizo el platillo más disfrutable. Y, de postre, para bajar el calor de la tarde unos bolis de mango con chile y propóleo. Y cerramos dulce y suave con un mamey con crema ácida adornado con coco rallado.

Parece mucho pero las porciones son adecuadas para que puedas saborear cada elemento, hay ingredientes que dejarán su sabor impregnado en tu paladar para toda la vida. 

Lo mejor de todo es que cada comida chinampera es diferente y única así que puedes ir cuantas veces quieras, ya que se trata de un lugar increíble para compartir con la familia, ir con tu pareja o celebrar con tus amigos y aprender juntos, pero sobre todo ser parte de un increíble proyecto que gestiona todo un ecosistema que balancea perfecto el bienestar entre la tierra, los agricultores, la economía local y tu salud.

Mantente al pendiente en su página web o redes sociales para no perder la próxima fecha, pues es de cupo limitado lo cual hace aún mejor la atención.

Es la opción perfecta en la CDMX para reconectar con la naturaleza y reconocer la nobleza que la tierra que ofrece alimentos con alto valor y sabor incomparable.

Existen muchas formas de conocer Arca Tierra pues ofrece actividades diversas tanto en CDMX como en eventos fuera de la ciudad, ya que puedes comprar sus productos en línea que aparte de frescos, puedes pedirlos a domicilio y aprender mucho más con su cursos y demás eventos que organizan.

autor Saide Ramírez
Suscríbete al Newsletter

Recibe infomación sobre eventos, escapadas y los mejores lugares de México directo en tu correo.

Comentarios