Suscripciones Media Kit
apple googleplay

Síguenos

Suscríbete al Newsletter

Conoce México Cultura y artesanías

El sorprendente barro punteado de Michoacán

En el pueblo de Capula, Michoacán, es famoso por sus artesanías de barro, en particular aquellas decoradas con minúsculos puntos de colores. Aquí te contamos más sobre las tradicionales ollas de barro punteado.

26-12-2016, 10:29:53 AM
mm

#ViajeraExpertaMD y periodista cultural.

Hay un pueblo en Michoacán llamado Capula. Su gente es gente de barro y posee la costumbre de adornarlo con minúsculos puntos de colores. No son de gustos simples, se inclinan por intrincados diseños donde flores, pájaros y peces son los protagonistas.

La tierra

Desde el principio, la vida de los seres humanos ha estado ligada a la tierra bajo sus pies. En ella encontraron el barro, un material capaz de interactuar con el agua, con el fuego. Al manipularlo, descubrieron que podían transformarlo en objetos que iban a facilitar sus días.

La alfarería

Aquel hallazgo fue el principio de la alfarería. Surgieron entonces los especialistas en la paradoja del barro: para que la húmeda y maleable arcilla adquiera firmeza y se torne duradera es preciso someterla a altas temperaturas, hornearla y remover el agua que tanta plasticidad le otorgaba.

El papel de las ollas

El quehacer de los alfareros responde tanto a un afán estético como funcional. En México, la cotidianeidad en las cocinas depende de tres formas de barro: la cazuela, el comal y la olla. En esta última todo ocurre. Se usa para almacenar lo mismo agua que pulque, para preparar caldos o frijoles, atole y chocolate.

El barro de Capula

Al oeste de Morelia, en Michoacán, existe una pequeña villa de alfareros. Sus días están hechos de platones, tazas, floreros, vajillas. Decoran las piezas con flores, peces y pájaros, las saturan con intrincados patrones a base de puntos finos y uniformes.

David Paniagua

Una pareja de artesanos

En Capula viven Pedro Ruiz Martínez y su esposa, Odilia Pineda. Ella fue quien elaboró esta olla cuarterona. Ambos practican con esmero el arte del barro punteado. A veces, se valen además de otra técnica, la del petatillo, aquella que tanto se acostumbra en Tonalá, Jalisco.

Costumbres propias

Para darle vida a sus piezas, Pedro y Odilia preparan su propio barro, sus propios colores –generalmente óxidos y anilinas mezcladas con tierra blanca–, así como la greta que otorga ese acabado brillante a los objetos. Elaboran incluso sus pinceles, hechos con cola de ardilla.

Detalle olla de barro punteado/David Paniagua

Punteado

Cuando se trata del decorado, la multiplicidad de diminutos puntos impresos sobre el barro de Capula otorga movilidad a los diseños. Flores y animales se ven rodeados entonces de una nube punteada que parece sostenerlos. Rojo, negro y blanco, o verde, azul y amarillo son muchas veces las tonalidades elegidas.

Detalle olla de barro punteado/David Paniagua

Petatillo

Hay piezas adornadas no solo con puntos. Su superficie lleva también el dibujo de delgadas y entrecruzadas líneas, dispuestas a manera de cuadrículas casi imperceptibles. Cuando Pedro y Odilia recurren a ellas, las pintan negras sobre verdes o blancas sobre azules para obtener contrastes.

Agradecemos a la tienda y al Museo de Arte Popular (Revillagigedo 11, Centro, CDMX) por el préstamo de esta pieza de colección privada.

Te lo contamos en video

Recomendaciones

También te podría interesar

Comentarios

Lo último

Piratas del siglo XVIII
México
Los piratas que navegaron en México

Los piratas fueron hombres -y algunas mujeres- que durante mucho tiempo reinaron los mares y causaron terror. Conoce a aquellos que navegaron en México.

Chilaquiles con pechuga de pavo
Ciudad de México
La Lorena: un sitio para cenar diferente en temporada navideña

Conoce La Lorena, un restaurante en Lomas de Chapultepec que te encantará por el delicioso sabor de sus platillos y por la bella decoración del sitio.

Ciudad de México
Dulcería de Celaya, el templo de los dulces típicos en CDMX

La Dulcería de Celaya es un espacio de tradición que ningún viajero se debería de perder. Un viaje para probar los mejores dulces de México.

Guanajuato
Mi primer vuelo en globo fue en León, Guanajuto

Deja el miedo en el suelo y aventúrate a hacer ese vuelo en globo que siempre has soñado. Es una experiencia que recordarás siempre.