Suscripciones Media Kit
apple googleplay

Síguenos

Suscríbete al Newsletter

Conoce México Historia Cultura y artesanías

Cajitas de Olinalá, las artesanías coloridas de Guerrero

Descubre con nosotros la historia que hay detrás de las Cajitas de Olinalá de Guerrero.

08-05-2018, 7:00:53 AM
mm

Conoce México, sus tradiciones y costumbres, pueblos mágicos, zonas arqueológicas, playas y hasta la comida mexicana.

Cajita mía de Olinalá,
palo-rosa, jacarandá.
Cuando la abro de golpe da
su olor de reina de Sabá.

-Gabriela Mistral

Un viaje en el tiempo. Abrir una caja de madera de Olinalá, es volver a los días de Dr. Atl y las excursiones aventureras, casi imposibles, para llegar a este pueblo en el estado de Guerrero en donde las lacas se decoran de forma tradicional con pinturas vegetales sobre esa madera que huele a secreto y viaje, se llama linaloe.

Con influencia europea y oriental, esta técnica es, en su esencia misma, una técnica prehispánica que aplica sobre la pieza capas de maque a base de aceite de chía y mezclas de tierra y pigmentos de polvo al que le agregan color con espinas de maguey o agujas de acero.

Algunas lacas usan el dorado, una forma de decoración con flores y miles de colores pintadas con pincel de pelo de gato (en su versión más entrañable), otras usan el rayado limpio, cuya técnica radica en grabar a fuerza de punta de maguey y crear relieves en la madera antes de pintar. Más allá de los carbones y los pigmentos naturales, del pelaje de los animales que delinea las formas y del talento de los artesanos. Estas lacas, guardan en cada capa recuerdos de un México lleno de amor e ingenio.

Archivo México Desconocido

Olinalá, la cuna de la laca

Olinalá, una bella población enclavada en la serranía guerrerense, es la comunidad productora de laca más importante de México, tanto por el número de artesanos dedicados a esta actividad como por la diversificación de su producción. Desde diminutas máscaras de tigre hasta ajuares completos para amueblar recámaras y comedores, así como jícaras, cajitas, arcones, charolas y muebles, se trabajan todo el año como resultado de una antigua actividad local, originada mucho antes de que Ia presencia europea se hiciera sentir en el continente.

Wikimedia Commons

Una viaje por el tiempo

Gonzalo Díaz Vargas, regidor de la ciudad de Puebla, hizo una visita a la Provincia de Olinalá en 1556 por orden del virrey Luis de Velasco, y en su informe dijo que había buenas sementeras que producían maíz, cacao y miel de abeja.  No menciona las jícaras pintadas quizá por considerarlas de poco valor, en cambio sí aparecen en el Códice Mendocino como uno de los principales tributos de Olinalá a los aztecas, junto con cuarenta cántaros grandes de tecozahuitl, ocre amarillo para la pintura.

Los olinaltecos y sus vecinos de Cualac, Malinaltepec, Ichcatlan y otros lugares de tierra caliente eran especialistas en la producción de pinturas. Sus artífices se dedicaron con el tiempo a producir obras sobre otros materiales que cubren con un “barniz” o laca impermeable hecho a base de aceite de chía, tierras y colorantes que aplican sobre los baúles de la olorosa madera del olinalué (Lignum aloes) y jícaras y calabazas, que decoran con la técnica del recortado o rayado aplicando varios maques y la del pincel que ellos llaman “dorado” que tienen paisajes y animales.

Para finales del siglo XVIII, el sabio don José Antonio Alzate publicaba en sus famosas “Gacetas de Literatura”, hoy conservadas en la biblioteca del Museo Nacional de Antropología, uno de los más emotivos testimonios conservados sobre la importancia de la antigua actividad laquera de esa población: “Trabajemos para la posteridad y si llega el tiempo de destruir la fábrica de jícaras de Olinalá, conservemos documentos, a fin de que, pasada la tormenta, puedan los futuros habitantes restablecer un arte tan ventajoso al beneficio de los hombres. Si alguna de estas Gacetas permanece en el rincón de alguna biblioteca, servirá a algún aplicado para que restablezca un arte tan útil”.

Por ventura y a pesar de los violentos hechos que caracterizaron al país durante todo el siglo XIX y principios del actual, los artesanos de Olinalá no han dejado perder su ancestral actividad.

Recomendaciones

También te podría interesar

Comentarios

Lo último

México
Hotel Mirador en las Barrancas del Cobre

El Hotel Mirador te brinda una vista espectacular de las Barrancas del Cobre: pasar una noche aquí es casi un sueño.

Sinaloa
6 playas en Mazatlán que debes conocer

Mazatlán es uno de los destinos preferidos para vacacionar, ¿qué esperas para conocer estas hermosas playas del pacifico mexicano?

Café La Habana
Ciudad de México
Café La Habana, el lugar favorito de los bohemios e intelectuales

El Café La Habana tiene un dulce aroma a rebeldía y creación. Te contamos la historia de este lugar único en la Ciudad de México.

Ciudad de México
¿Por qué se llama peso la moneda mexicana?

El peso nació 15 años después de la llegada de los españoles y esta es la razón por la que se le llamó así a la moneda mexicana.