Suscripciones Media Kit
apple googleplay

Síguenos

Suscríbete al Newsletter

Conoce México Gastronomía

Caldo de rata de campo, una ofrenda de Día de Muertos

En Día de Muertos, tsotisiles y tseltales ofrendan en sus altares un arcoíris de sabores, entre ellos el caldo de rata de campo. Aquí te contamos todo sobre este guiso de raíz indígena.

03-11-2017, 1:52:35 PM

Yónatan E. Reyes Urbina

La sabiduría ancestral de la época prehispánica, su magia y encanto se encuentran plasmados la gastronomía de los pueblos indígenas de los Altos de Chiapas. Tsotsiles y tseltales ofrendan en sus altares un arcoíris de sabores, entre ellos el caldo de rata de campo en Día de Muertos. Para las personas de fuera, impactante a la vista, para los lugareños, un manjar, un regalo del Señor del Monte.

 cortesía Yónatan E. Reyes Urbina

La caza

En estas tierras altas, bañadas por las nubes, los hombres al ir a limpiar sus milpas, también recorren su parcela para colocar pequeñas trampas, en donde el ojo experto les dice que “caerá el animal”. A la mañana siguiente, una sorpresa quedó atrapada en un hilo de plástico (uno de muchos tipos de trampas), ahogada al intentar zafarse. El secreto, dice don Vicente, es el siguiente:

“Frotarse en las manos hojas de durazno, para que la rata de campo no perciba el olor del hombre y caiga en la trampa”.

No tienen miedo de consumirla, puesto que este roedor solo se alimenta de semillas y pequeños insectos que encuentra en la vida salvaje.

Preparación

De regreso a casa, el hombre entrega a su esposa el botín de la cacería, sus hábiles manos manejan el cuchillo de forma extraordinaria, en un minuto, la rata de campo ya no tiene piel. Su cocción se realiza poniendo a hervir punta de chayote (la parte tierna de la enredadera de esta planta) junto con la carne de este pequeño animal. Del anafre con carbón al rojo intenso, se empieza a desprender un exquisito aroma, es hora de sazonar con sal al gusto.

Su carne se vuelve suave, el caldo, casi traslúcido por la carencia de más componentes, desprende un olor que llama al hambre. En el comal de barro, tortillas de maíz azul se cocinan de lado a lado. Doy una mordida nerviosa, mi veredicto es que el caldo de rata de campo con punta de chayote es muy rico, con un sabor parecido al de la carne de conejo. ¡Está listo para que venga a comer el abuelo!, quien hace 10 años dejó a la familia partiendo de esta tierra y, hoy, visita a los suyos en este Día de Muertos.

Y tú, ¿te animarías a probar el caldo de rata de campo de Día de Muertos en Los Altos de Chiapas?

Recomendaciones

También te podría interesar

Comentarios

Lo último

Veracruz
Don Mateo, memoria viva de la Danza de los Quetzales

En Zozocolco de Hidalgo, Veracruz, los 49 sones de la Danza de los Quetzales están en peligro de desaparecer… te presentamos al guardián que bien podría ser Patrimonio Vivo, que conserva y resguarda esta bellísima tradición.

Ciudad de México
Muralismo en el mercado: galería de arte en la Central de Abasto

Central de Abasto (CEDA) se convertirá en la galería a cielo abierto más grande de Latinoamérica gracias al programa Central de Muros, la cual se unió recientemente con la ONU.

Ciudad de México
El Estadio Azteca, la máxima casa del futbol mexicano

Desde que fue inaugurado en 1966, el emblemático Estadio Azteca ha sido la máxima casa del futbol Mexicano. He aquí algunos de los muchos momentos en que el Coloso de Santa Úrsula ha pasado a formar parte de nuestra historia.

México
Abren nuevo santuario de las luciérnagas en Michoacán

En este nuevo santuario de las luciernagas en Michoacán se podrán ver estos lampíridos por sólo 50 pesos.