La historia de "El Coyote en Ayuno": emblema de Nezahualcóyotl - México Desconocido
Buscador
Ver revista digital
Conoce México

La historia de «El Coyote en Ayuno»: emblema de Nezahualcóyotl

Estado de México
coyote-en-ayuno
© Flickr

'El Coyote en Ayuno' es un testimonio de cómo el arte puede transformar espacios y generar un sentido de pertenencia en una comunidad.

«El Coyote en Ayuno», también conocido como «Coyote Hambriento» o «Cabeza de Coyote», es una imponente escultura de acero creada por el reconocido artista Enrique «Sebastián» Carbajal. Con el tiempo la obra se convirtió en un ícono de Nezahualcóyotl. Conozcamos su historia.

Esta obra monumental, instalada en una rotonda en la intersección de la avenida Adolfo López Mateos y la avenida Pantitlán en el municipio de Nezahualcóyotl, Estado de México, es ya un emblema local y un símbolo de identidad para sus habitantes.

Breve historia de «El Coyote en Ayuno»

La escultura «El Coyote en Ayuno» se inauguró el 23 de abril de 2008, en conmemoración del 45 aniversario de la fundación del municipio de Nezahualcóyotl.

Su nombre hace referencia directa a la etimología de Nezahualcóyotl, que significa «Coyote que ayuna» en náhuatl. Con ello también se buscó rendir homenaje a uno de los personajes más emblemáticos de la historia prehispánica mexicana, al tlatoani poeta Nezahualcóyotl.

¡Descubre el México Auténtico a través de nuestro podcast!

La escultura representa a un coyote rojo que mira hacia el cielo, una posición que, según el propio Sebastián, tiene un simbolismo especial: los ojos del coyote están orientados hacia el este, de modo que el primer rayo de sol del 23 de abril atraviese su órbita y proyecte luz sobre una placa conmemorativa, en un ritual que evoca prácticas prehispánicas.

Características y construcción

El complejo escultórico, que incluye la escultura y su pedestal, alcanza una altura total de 40 metros y 21 metros de ancho.

La escultura, hecha de acero y pintada de un vibrante color rojo, pesa alrededor de 300 toneladas. Se eleva sobre un pedestal de hormigón de 21 metros de altura, lo que le permite ser visible desde gran parte del municipio, convirtiéndose en un punto de referencia inconfundible en el paisaje urbano.

La creación de «El Coyote en Ayuno» fue encargada por el entonces alcalde de Nezahualcóyotl, Luis Sánchez Jiménez, con un presupuesto inicial de 2 millones de pesos. Sin embargo, el costo total del proyecto ascendió a 5 millones de pesos, y su construcción se extendió a lo largo de tres años, en lugar del año inicialmente previsto.

Un hito cultural controversial

Como ocurre con muchas obras de arte contemporáneo, «El Coyote en Ayuno» generó reacciones mixtas entre los habitantes de Nezahualcóyotl.

Al principio, muchos vecinos consideraron la escultura fea y desproporcionada. No obstante, con el tiempo, esta obra de Sebastián se consolidó como un hito del municipio, apreciado tanto por su valor artístico como por su simbolismo cultural.

El proyecto original contemplaba la creación de un centro cultural y un museo en el espacio adyacente a la escultura, con el objetivo de enriquecer la oferta cultural de la zona.

Sin embargo, estos planes no se concretaron debido a la falta de presupuesto. Para el año 2018, se discutieron nuevos proyectos para rehabilitar la escultura y establecer un museo, pero nuevamente, las limitaciones financieras impidieron su realización.

Sebastián y su legado

Enrique «Sebastián» Carbajal, el creador de «El Coyote en Ayuno», es uno de los artistas mexicanos más destacados en el ámbito del arte monumental y abstracto.

Su estilo distintivo, caracterizado por el uso de formas geométricas y colores audaces, ha dejado una huella indeleble en el paisaje urbano de México y otras partes del mundo.

Las obras de Sebastián no solo buscan embellecer el entorno, sino también invitar a la reflexión sobre la identidad y el patrimonio cultural.

«El Coyote en Ayuno» no solo es una escultura monumental que adorna una rotonda en Nezahualcóyotl, sino que se ha convertido en un punto de encuentro cultural y un recordatorio constante de la rica herencia prehispánica de México.

¿Conoces la escultura «Urna del Gran Jaguar» de Monte Albán? Aquí te contamos sobre ella

coyotecoyote en ayunoenrique carbajalnezahualcoyotlsebastian
Comentarios