Cuando las chinches obligaron a Maximiliano a dormir en una mesa de billar - México Desconocido
Buscador
Ver revista digital
Conoce México

Cuando las chinches obligaron a Maximiliano a dormir en una mesa de billar

maximiliano_durmiendo_mesa_billar_chinches

Maximiliano y Carlota vivieron una pésima primera noche en la capital mexicana, todo por culpa de las chinches. Te contamos la historia.

Existen pocas referencias históricas sobre la presencia de chinches en México, lo cual no quiere decir que la gente del pasado no fuera asolada por esta latosa plaga. Una de esas personas fue Maximiliano de Habsburgo

Tras el arribo del emperador y su esposa a la capital mexicana, esto el 12 de junio de 1864,  la pareja fue enviada a vivir desde el día uno al Palacio Imperial, edificio que actualmente conocemos como Palacio Nacional. Sin embargo aquel recinto no tenía ninguna comodidad, por el contrario, estaba en franco deterioro. 

Chinches en la cama de los emperadores

Wilhelm Knechtel, el jardinero de Maximiliano, quien había sido enviado de avanzada para conocer las necesidades del próximo aposento de  los nobles, notó desperfectos en ventanas, techos, pisos y deterioros en muebles. Detalles que probablemente hizo saber a su patrón para que se preparara, al menos mentalmente, de que no se la pasaría bien al menos los primeros días. 

Sin embargo algo que probablemente no notó, fue que la cama en la que dormirían los emperadores, tenían unos diminutos y escurridizos huéspedes chupasangre. Así que cuando la pareja se acostó en el lecho, no tardaron en ser picoteados.  

¡Descubre el México Auténtico a través de nuestro podcast!

La mesa de billar salvó a Maximiliano de las chinches

Es de suponerse que la noche debió haber sido de perros para Maximiliano y Carlota. Quienes seguro sintieron, más que nunca, el contraste de su nueva residencia mexicana con el Castillo de Miramar, en Italia, una edificación majestuosa que tenía, entre otras ventajas, una espectacular vista al mar Adriático

Tras las picaduras Carlota se apresuró a dormir en un sofá, mientras que el emperador Maximiliano se acostó en una mesa de billar que había en el palacio. Cómo habrá sufrido con las chinches de aquella cama que prefirió acostarse en el paño que en el suave colchón. 

Las chinches no los siguieron al Castillo de Chapultepec

No se sabe cuántas noches habrán pasado así, ni cómo resolvieron su problema de chinches. Sin embargo la pareja ocupó al poco tiempo de su llegada el Castillo del Cerro del Chapulín, conocido hoy como Castillo de Chapultepec

Así que nadie se apene de enfrentar una plaga de chinches en la escuela, trabajo, transporte público o incluso en el hogar propio, pues a estos bichos los ha padecido hasta la nobleza.

carlotainsectosMaximiliano de HabsburgoPalacio Nacionalplagas

¿Te interesa el mundo del emprendimiento?
Conoce Emprendedor.com el medio lider en contenido de Ideas de Negocio, Startups, Finanzas, Noticias para emprendedores, Franquicias, Marketing, Inspiración, síguenos y proyecta lo que eres.

autor Conoce México, sus tradiciones y costumbres, pueblos mágicos, zonas arqueológicas, playas y hasta la comida mexicana.
Comentarios