Suscripciones Media Kit
apple googleplay

Síguenos

Suscríbete al Newsletter

Conoce México Historia

La cultura olmeca, todo lo que debes saber de ella

La cultura olmeca fue la primera en Mesoamérica que fundó las sociedades y centro urbanos. Los olmecas comenzaron con las prácticas culturales y religiosas que después se integrarían a los grupos mesoamericanos que les precedieron. Conoce aquí una breve reseña de sus aportaciones y dónde puedes disfrutar de sus vestigios.

11-09-2018, 10:43:59 AM

La cultura olmeca, ubicación

Durante el Periodo Preclásico Mesoamericano (2500 a.C – 200 d.C), los olmecas (“habitantes de la región del hule”) habitaron fundamentalmente en lo que hoy es parte del sureste del estado de Veracruz y el oeste de Tabasco.

Esta fue propiamente el área nuclear de la cultura más antigua de Mesoamérica, aunque hay que decir que posteriores evidencias arqueológicas hablan de presencia olmeca, es decir, de marcados rasgos culturales, en otras zonas como Chiapas, en los valles centrales de Oaxaca y en la Depresión del Balsas en Guerrero.

Lo cierto es que las redes comerciales mesoamericanas hicieron que con el tiempo muchos de estos rasgos culturales olmecas se extendieran más allá de sus metrópolis originales, cuestiones como por ejemplo el culto a la Serpiente Emplumada que adoptaron muchas de las culturas posteriores; de hecho, Coatzacoalcos, zona eminentemente olmeca, quiere decir: “Lugar donde se esconde la serpiente”, que fue por donde cuenta la leyenda que Quetzalcóatl huyó hacia Centroamérica.
Es pues, un hecho incontrovertible, que la cultura olmeca tuvo una influencia cultural y religiosa determinante en todo Mesoamérica, por lo menos hasta el final del Periodo Preclásico.

El Golfo de México, lugar de desarrollo de la cultura olmeca

Los indicios arqueológicos más antiguos que se han encontrado de la cultura olmeca datan del 1200 a.C, y los más recientes del 400 d.C. y con base en los hallazgos de sus asentamientos más importantes, Tres Zapotes, La Venta y San Lorenzo, se concluye que la Cultura Madre se estableció principalmente en lo que hoy es el Golfo de México, específicamente en la llanura costera que se extiende entre el río Papaloapan y el río Grijalva; es decir, como se dijo antes, en los estados de Tabasco y Veracruz.

Esta región olmeca de clima muy cálido y húmedo, y siempre irrigada, estuvo cubierta desde entonces por una densa selva tropical, con suelos cíclicamente inundados ricos en humus y petróleo que se encuentra aquí a flor del suelo entre la vegetación.

En estos sedimentos del pasado geológico que se muestran en yacimientos enterrados por millones de años se han descubierto, por ejemplo, en la desembocadura del río Coatzacoalcos, canoas calafateadas con chapopote del Preclásico, cuestión que confirma no solo la condición de navegantes de los olmecas, sino la existencia de un puerto y que estos ya trabajaban con el petróleo desde hace más de tres mil años. Con el chapopote también manufacturaban varios objetos de ornamentación, pegamento para sellar acueductos de basalto, material de construcción y para recubrimiento de techos, muros y pisos, etcétera.

Las cabezas colosales de la cultura olmeca

La escritura olmeca es considerada la más antigua de América. Fueron ellos entonces los más antiguos epígrafes del continente, y también ellos crearon los primeros glifos y calendarios.

Los olmecas eran politeístas y le rendían culto al jaguar, y su panteón lo engrosaban sapos, reptiles y caimanes entre otros animales sagrados. Sus gobernantes tenían poderes sobrenaturales y eran descendientes directos de las divinidades, y fueron como hemos visto los primeros “petroleros” del orbe, y crearon rutas comerciales que llegaban hasta el Valle de México, y lo que hoy es Oaxaca, Guatemala y en general al Mundo Maya, donde comerciaban e intercambiaban jade, cristal de roca, obsidiana, magnetita y otras materias primas de gran valor.

Sin embargo, son sus representaciones artísticas, es decir su maestría en la talla de la piedra, por lo que la mayoría los reconoce y admira, y si no basta decir que los olmecas fueron los creadores de las fantásticas y enigmáticas cabezas colosales, sin duda la expresión artística y cultural que más los representa, y quizá lo más extraordinario del asunto es que los yacimientos pétreos más cercanos a sus asentamientos principales que fue donde fueron halladas estas, se encuentra a más de 100 kilómetros de distancia.

Estas piezas colosales de decenas de toneladas de peso y de hasta cuatro metros de altura tuvieron que ser traídas desde la región de Los Tuxtlas, es decir desde la cantera del cerro de Santa Martha, y también sus obsidianas y sus jades que fueron muy utilizados en sus objetos rituales y de uso doméstico.

En este cerro, los olmecas se proveían de basalto y de otras enormes rocas volcánicas para la construcción de sus templos, sus icónicas cabezas olmecas, y en general para sus esculturas. Resulta difícil imaginar cómo pudieron transportar estos enormes monolitos sin animales de carga y sobre suelos fangosos y anegados por más de cien kilómetros, para lo cual sin duda se necesitaron cientos de hombres y un nivel de organización ejemplar.

En total han sido 17 las cabezas colosales halladas hasta el momento en los principales asentamientos olmecas, esculturas que van desde las seis toneladas hasta la 40 toneladas de peso aproximadamente. Se trata de representaciones de gobernantes y guerreros, y todas ostenta tocados y características estéticas distintas.

Las cabezas colosales fueron encontradas en La Venta, Tres Zapotes, San Lorenzo, y en Laguna de los Cerros de reciente excavación. Para observar estas magníficas tallas monolíticas el mejor lugar es el Museo de Antropología de Xalapa donde se encuentran la mayoría de ellas, en este recinto el visitante también puede descubrir altares, tronos y esculturas de figuras humanas de gran factura. Del mismo modo, en el Parque Museo La Venta se encuentran algunas otras cabezas colosales que tampoco tienen desperdicio. En La Venta se encuentra, de hecho, la pirámide más antigua de Mesoamérica.

San Lorenzo Tenochtitlán, La Venta y Tres Zapotes

Son tres los asentamientos más importantes de la cultura olmeca que están abiertos al público:

San Lorenzo Tenochtitlán es el más antiguo y se encuentra en el municipio de Texistepec en la cuenca del río Coatzacoalcos en Veracruz. Aunque en la zona se pueden observar varios montículos y basamentos originales de las pirámides de lo que fuera una ciudad importante con varios miles de habitantes, sus cabezas colosales y sus decenas de esculturas fueron trasladadas al Museo de Antropología de Xalapa.

La Venta es la zona arqueológica olmeca más interesante para visitar; está en el municipio de Huimanguillo en el estado de Tabasco y fue el centro ceremonial y poblacional más importante de la cultura olmeca. Se encuentra justo en los límites de los estados de Veracruz y Tabasco, en la zona pantanosa del río Tonalá.

En el lugar se pueden descubrir cuatro cabezas colosales, varios edificios alineados, ocho portentosos altares que eran en realidad tronos utilizados por los altos dignatarios, el Mosaico del Dios Jaguar que es excepcional, zonas residenciales, plazas, avenidas, existe todavía una pirámide principal de más de 30 metros de altura, la acrópolis de Stirling, así como seis lápidas labradas en bajorrelieves y más de 30 montículos.

Pero lo más interesante es sin duda el Museo del Sitio que cuenta con una magnífica sala introductoria y varias salas de exhibición con más de 200 piezas originales, esculturas monumentales, cerámicas, etcétera.

Tres Zapotes, en la llanura del Papaloapan, en el municipio de Santiago Tuxtla en el estado de Veracruz, es otro de los centros urbanos más desarrollados de la cultura olmeca, donde se encontraron dos cabezas colosales que han sido reubicadas.

Una en el poblado de Santiago Tuxtla que se exhibe en su plaza principal, y la otra, en el Museo de Antropología de Xalapa. En la zona se pueden ver todavía a lo largo del arroyo Hueyapan terrazas artificiales, montículos, avenidas y plataformas residenciales distribuidas en dos zonas: el Grupo Ranchito y Montículos Quemados. El Museo del Sitio es interesante; existe alguna estela grabada, esculturas y cerámicas.

En fin, la cultura olmeca fue la primera en Mesoamérica que fundó las sociedades y centro urbanos iniciales, con ella dieron inicio las primeras prácticas culturales y religiosas que después se fueron integrando paulatinamente a las culturas mesoamericanas que les precedieron, sociedades teocráticas y con los mismos patrones urbanos de asentamiento, de comercio y de intercambio. De ahí pues que se le considere la Cultura Madre de nuestro país.

Quizá te interese leer:

Parque Museo de la Venta, Villahermosa, Tabasco

 

 

Recomendaciones

También te podría interesar

Comentarios

Lo último

Chorote
México
10 bebidas mexicanas exóticas que tienes que probar

Prueba estas 10 bebidas mexicanas que se caracterizan por lo exótico de sus nombres e ingredientes, sin duda, son opciones deliciosas.

Aguascalientes
“Claroscuro” de Javier Marín en Aguascalientes

Javier Marín, con más de 30 años de trayectoria activa, 90 exposiciones individuales y más de 200 muestras colectivas, presenta “Claroscuro” en el Museo Espacio de Aguascalientes.

Ciudad de México
Hope: helados que hacen soñar en La Roma, CDMX

En un paseo dominical encontré Hope, una heladería que se distingue por sus delicias en la colonia Roma de la CDMX. ¡No dejes de probar sus helados!

Chiapas
Leyendas y aventuras en el volcán Chichonal

¿Te imaginas subir al cráter de un volcán activo y disfrutar del espectáculo de su laguna? Esto ocurre en el volcán Chichonal.