PAG-000-MD-505
Suscripciones Media Kit
apple googleplay

Síguenos

Suscríbete al Newsletter

Descubre Destinos Naturaleza

Ecosistemas y fauna mexicana: riqueza natural e inigualable

Por su ubicación geográfica, México posee una variedad de ecosistemas que propician la variedad de especies y la diversidad ecológica. ¡Conoce más acerca de este fascinante tema!

21-06-2010, 5:02:33 PM
Ecosistemas y fauna mexicana: riqueza natural e inigualable
Jorge A. Figueroa
mm

Conoce México, sus tradiciones y costumbres, pueblos mágicos, zonas arqueológicas, playas y hasta la comida mexicana.

Los exploradores del pasado tardaban meses en llegar a las regiones más agrestes de nuestro planeta. Por ello, era mucho más difícil una labor de recopilación informativa. Sin embargo, hoy te presentamos este texto especial sobre nuestros ecosistemas y fauna mexicana.

Las ventajas de los avances tecnológicos

Hoy en día los avances tecnológicos y el desarrollo de las vías de comunicación nos permiten viajar. De esta manera, en unas cuantas horas, podemos ir de los desiertos más candentes hasta las selvas más exuberantes.

También podemos atravesar desde las zonas montañosas de nieves perpetuas y cerrados bosques templados, hasta los pantanos más intrincados y las cálidas costas bañadas por aguas cristalinas. Sin embargo, lo que más sorprendería a los exploradores de antaño es que todos estos sitios podrían visitarse dentro de un mismo país: México.

Pocas personas se han detenido a reflexionar sobre esta privilegiada situación en que se encuentra nuestro país, ya que muy pocos saben que la fauna, la flora y los ecosistemas del planeta no están distribuidos de manera uniforme sobre la superficie terrestre.

De hecho, hay ciertas regiones, como México, cuyas especiales características han propiciado una mayor diversidad ecológica, y a lo largo de las costas, montañas, mesetas y cañadas, pueden encontrarse prácticamente todos los tipos de ecosistemas conocidos mundialmente.

Durante su historia geológica, el territorio mexicano ha sufrido una serie de cambios que dieron como resultado su accidentada topografía, lo que junto a su ubicación en el continente americano determinaron también una gran variedad climática.

Todos estos factores no sólo han influido enormemente en la distribución y riqueza de los ecosistemas aquí establecidos y, por consiguiente, en la variedad de plantas y animales que constituyen nuestra fauna y flora silvestre, sino que han determinado muchas de sus características.

México en zona de confluencia

Los científicos han dividido los continentes de nuestro planeta en seis zonas biogeográficas, es decir en regiones donde la fauna y la flora presentan gran afinidad y semejanza. En América existen dos de estas: la Neártica, al norte del continente, y la Neotropical, en Centro y Sudamérica.

La República mexicana se encuentra ubicada precisamente en la zona de confluencia y transición de estas dos grandes regiones biogeográficas. Por ello, la flora y la fauna nacionales se han enriquecido notablemente, de tal modo que es posible encontrar aquí especies típicas del trópico, como el tapir o el quetzal, y de las regiones boreales, como el lobo, el águila real o el oso negro, por citar solo algunas.

En todos estos tipos de ecosistemas se han establecido y evolucionado infinidad de especies animales, muchas de las cuales habitan únicamente en limitadas regiones de nuestro territorio, con ciertas características que no se repiten en ningún otro sitio del planeta.

Los factores que han propiciado la riqueza natural de nuestro territorio, también han contribuido al desarrollo de un gran número de especies. De hecho, se considera que, dependiendo del grupo de que se trate, entre un 30 y un 50% de los vertebrados mexicanos son endémicos.

Así, tenemos que de las aproximadamente 468 especies de vertebrados que se han registrado en los bosques de encinos, el 28% (134) son endémicas; en el caso de los bosques de coníferas, de las 121 encontrados en este ecosistema, el 11% (13); y de los 229 vertebrados de la selva baja caducifolia, el 15% (34).

En los desiertos y semidesiertos se presenta un elevado porcentaje, ya que de las 230 especies registradas, casi el 30% (68) y de las selvas altas perennifolias, el 32% (62) son endémicas.

Una riqueza natural inigualable

Pero no solo el porcentaje de especies endémicas es sobresaliente en la fauna mexicana, ya que la diversidad total nos sitúa entre los cuatro países más ricos del mundo en términos biológicos. Por ejemplo, las aproximadamente 284 especies de anfibios nos colocan en el cuarto sitio a nivel mundial en diversidad de estos animales, siendo el 53% de ellas endémicas.

Las 704 especies de reptiles que se han registrado en México (alrededor de 51% de ellas endémicas), nos convierten en el país con mayor número de estos animales en todo el mundo, y en cuanto a los mamíferos, se han registrado 449 especies terrestres (33% de ellas endémicas) y 50 marinas, lo que nos ubica en el segundo lugar a nivel mundial.

Las aves también son un grupo muy diverso, con alrededor de 1,100 especies (aproximadamente 80 de ellas endémicas), siendo nuestro territorio, además, la región de mayor importancia para las aves migratorias de América del Norte, ya que aproximadamente el 51% de ellas pasa el invierno en nuestro país. Finalmente, de los peces se han registrado 2 122 especies (384 de agua dulce), con un alto porcentaje de endemismo.

Alto Nivel

Te recomendamos: