Buscador
Ver revista digital
Conoce México

El Hijo del Ahuizote, el periódico que criticaba y se burlaba de Porfirio Díaz

Ahuizote

Sin miedo a perder sus vidas, los editores de 'El Hijo del Ahuizote' emprendieron su sátira política contra el régimen de Porfirio Díaz. Te contamos sobre este medio que luchó por la libertad de expresión y la democracia en México.

Los medios de comunicación jugaron un papel fundamental para el estallido de la Revolución Mexicana. Uno de los más aclamados y recordados fue El Hijo del Ahuizote, una revista satírica fundada por Daniel Cabrera Rivera y Manuel Pérez Bibbins y Juan Sarabia en 1885. Los tres cofundadores fueron militantes antiporfiristas, pertenecientes al movimiento encabezado por los hermanos Flores Magón y cercanos a Francisco I. Madero.

El Hijo del Ahuizote

La palabra ahuizote proviene del náhuatl y hace referencia a la nutria o perro de agua. Tiene su raíz en la palabra “Ahuizotl“, conformada por las voces a(tl), que significa “agua“, y de huiz(tli), que significa “espina“.

Es importante señalar que durante el porfiriato los medios de comunicación críticos no eran tolerados. Una gran cantidad de periódicos fueron censurados y muchos periodistas fueron asesinados o tuvieron que partir al exilio.

Un medio liberal

El principal antecedente de El Hijo del Ahuizote fue El Ahuizote, periódico fundado por José María Villasana, quien fue un sátiro del gobierno de Sebastián Lerdo de Tejada. Años después, Cabrera y Pérez decidieron hacer un nuevo periódico de sátira política. De acuerdo con los fundadores, el nombre hace referencia a que a diferencia de su padre, El Hijo del Ahuizote sí era rezongón (es decir, contestador, que no obedece las leyes ni al padre mismo).

El primer número de El Hijo del Ahuizote se publicó el 23 de agosto de 1885 y se agotó rápidamente. Debido a ello, se hicieron segundos y terceros tirajes, que igualmente se agotaron. El diario tenía como línea editorial la promoción del ideario liberal contra Díaz.  El Fígaro, seudónimo de Daniel Cabrera Rivera y el bando liberal perteneciente al diario, utilizaban el sentido del humor para ridiculizar a Porfirio Díaz, poniendo en riesgo su propia vida. En 1902 los hermanos Flores Magón arrendaron la publicación y se encargaron de su edición.

El Hijo del Ahuizote y la lucha por la libertad de expresión en México

Cuando el diario se popularizó, Díaz mandó a censurarlo. Sin embargo, los editores continuaron haciendo publicaciones. Entonces Díaz decretó que ningún medio o periódico publicado por los hermanos Flores Magón podía tener circulación, bajo pena de dos años de cárcel.

El diario era editado en la calle de República de Colombia 42 en el Centro Histórico de la Ciudad de México. Al edificio editorial se le conoce popularmente como La Casa del Hijo del Ahuizote. Existe una histórica fotografía del lugar del 05 de febrero de 1903, cuando se colgó una manta que decía: “La Constitución ha muerto”. Sin miedo, trabajadores del periódico se fotografiaron bajo un retrato del ex presidente Benito Juárez.

El Hijo del Ahuizote

La Casa de El Hijo del Ahuizote

En 2008, Diego Flores Magón, bisnieto de Enrique Flores Magón, solicitó el rescate del inmueble, que yacía abandonado. El gobierno aceptó la propuesta y la Casa de El Hijo del Ahuizote se transformó en un proyecto cultural.

Hasta nuestros días, el diario liberal es recordado con cariño por ser un retrato de cómo las luchas por la libertad de expresión y la democracia, son una y la misma. Hoy alberga un el archivo de los hermanos Flores Magón y está abierta al público.

El Hijo del Ahuizote
El País Diego Flores Magón

Sobre la trágica supresión de El Hijo del Ahuizote en junio de 1903, Enrique Flores Magón escribió:

El hijo del Ahuizote fue asesinado por Díaz; pues aunque estábamos presos, escribíamos desde nuestros calabozos como cuando estuvimos en la prisión militar. Excélsior, nuestro periódico serio y en el cual cada uno firmaba sus artículos, para dar aliento con nuestro ejemplo de valor civil, sólo alcanzó a publicarse hasta el cuarto número. Muertos nuestros dos periódicos, publicamos El alacrán, que al tercer número murió. Entonces publicamos El padre del Ahuizote, y muerto éste, El nieto del Ahuizote; después El bisnieto del Ahuizote; todos ellos con vida efímera, pues pronto eran suprimidos. Hasta que Porfirio Díaz decretó que ningún periódico o escrito nuestro podría ser publicado en México, so pena de severos castigos a los impresores que lo hicieran y decomisación de imprenta”.

Ricardo y Enrique Flores Magón.
hermanos flores magónRevolución mexicana
autor Filósofo por formación. Contempla el alma e imaginación de México.
Suscríbete al Newsletter

Recibe infomación sobre eventos, escapadas y los mejores lugares de México directo en tu correo.

Comentarios