Síguenos

Suscríbete al Newsletter

Vive Experiencias Fines de Semana

Fin de semana en la ciudad de Querétaro

Un recorrido por las calles de su centro histórico, reconocido como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, te permitirá admirar la magnífica arquitectura de sus edificios coloniales.

mm

Conoce México, sus tradiciones y costumbres, pueblos mágicos, zonas arqueológicas, playas y hasta la comida mexicana.

Fin de semana en la ciudad de Querétaro

DOMINGO

Te recomendamos desayunar frente al Jardín de la Corregidora, que en este día es de ambiente típico provinciano.

Conoce más de sus templos

Una cuadra al norte se localiza el Templo de San Antonio, con su hermosa plaza llena de feligreses. En la parte alta de la nave del templo resalta, sobre la decoración en rojo, su monumental órgano dorado. Camina una cuadra sobre la calle Morelos y llegarás al Templo del Carmen, levantado en el siglo XVII. Regresa por Morelos, Pasteur y 16 de Septiembre, hasta llegar al Templo de Santiago Apóstol y a los antiguos colegios de San Ignacio de Loyola y de San Francisco Javier, con su claustro de estilo barroco.

Cerro de las Campanas

Ya en automóvil puedes dirigirte al Cerro de las Campanas, que fue declarado Parque Nacional y que en sus 58 hectáreas alberga una capilla de estilo neogótico construida en 1900 por orden del emperador de Austria, y donde unas lápidas muestran el lugar exacto donde fueron fusilados Maximiliano de Habsburgo y sus generales Mejía y Miramón. Aquí mismo, el Museo del Sitio Histórico nos presenta una visión general de la intervención francesa y su exterior, con sus bancas y juegos, lo hacen un sitio ideal para descansar con la familia.

Plaza Mariano de las Casas

Sobre la avenida Ezequiel Montes llegamos a la Plaza Mariano de las Casas desde donde la vista se deleita con el Templo y Convento de Santa Rosa de Viterbo, de clara influencia mudéjar. Su interior es otra extraordinaria muestra de la riqueza del barroco mexicano, con seis retablos dorados del siglo XVIII y una colección pictórica digna de apreciarse. Su claustro lo ocupa una escuela y es posible visitarla sólo entre semana. En los portales de la plaza hay algunos restaurantes donde puedes elegir para comer y así estar disfrutando de la presencia del templo.

Fábrica El Hércules

Para terminar el fin de semana, dirígete por la avenida de los Arcos a la Fábrica El Hércules, que tiene sus orígenes en 1531 con la creación de un molino para trigo construido por Diego de Tapia. Hacia 1830 don Cayetano Rubio lo transformó en la fábrica de hilados y tejidos que funciona hasta ahora, dando paso a la creación de un poblado con los trabajadores de la misma. La construcción es de dos plantas, de estilo ecléctico, y en su patio una estatua del dios griego da la bienvenida.
¿Por qué no disfrutar de una sabrosa nieve hecha a mano antes de dejar Santiago de Querétaro y llevarte a casa el sabor de esta bella ciudad?

Recomendaciones

También te podría interesar

Comentarios

Lo último

México
El lugar en Guadalajara donde puedes pedir una malteada de cerveza

Bazar de Malta es el único lugar de México que prepara malteadas cervezas artesanales mexicanas. Viaja hasta Guadalajara para conocer este nuevo sitio turístico.

México
5 consejos para que tu perro no se enferme en el viaje

Conoce más sobre las enfermedades de perros, aquí te dejamos algunos consejos para que tu perro no se enferme durante el viaje, porque los paseos en la playa, excursiones en la montaña, largos recorridos en auto, viajes en avión, cambios de temperatura o de alimentación pueden afectar la salud de tu mascota.

Chile serrano, un chile muy mexicano.
México
Chile serrano; un producto básico para los mexicanos

El chile serrano, también conocido como “chile verde”, es muy usado en la gastronomía mexicana. Este chile de aspecto lustroso puede comerse a mordidas o en exquisitas salsas “verdes” que acompañan guisos como enchiladas verdes, aguachile y otras recetas que, gustosos, te compartimos.

Ciudad de México
La mala suerte del primer hotel de México

Se llamaba la Bella Unión pero su buena suerte duró solo siete años, ya que se hospedaron en él oficiales estadounidenses que hicieron algo que le dio mala fama a este alojamiento