El insospechado origen de la frase "se le botó la canica" - México Desconocido
Buscador
Ver revista digital
Conoce México

El insospechado origen de la frase “se le botó la canica”

rs1

Detrás de la vieja frase "se le botó la canica" hay bebidas gaseosas, botellas, locura y claro, canicas. Aquí te contamos.

Está claro que los mexicanos tenemos numerosas frases populares para ser usadas en cientos de situaciones, contradictoriamente conocemos poco sobre el origen de muchas de ellas, es el caso de “se le botó  la canica”. 

Se aplica para decir que alguien enloqueció, que perdió el juicio, que su mente tiene desvaríos, que se volvió loco pues. Y en el fondo, si lo pensamos bien, sirve para poner un poco de humor a un hecho que podría ser trágico, como sea aquí va la explicación.   

El origen de “se le botó la canica”

Por ahí de 1892, el irlandés avecindado en Estados Unidos, William Painter, apenas hacía sus primeros intentos para que los fabricantes de refrescos y cervezas del mundo le colocaran (su invento)  unas tapas metálicas, mejor conocidas como corcholatas, a las botellas. Sin embargo su creación entraría lento en la industria. 

Así que durante el final de 1800, y buena parte del inicio de 1900, los refresqueros se las ingeniaban para sellar sus bebidas carbonatadas como pudieran, algunos lo hacían con corchos y otros más con canicas embadurnadas de una especie de pasta para sellar, hecho lo anterior los refrescos estaban listos para ser transportados hasta las tiendas.     

¡Descubre el México Auténtico a través de nuestro podcast!

Las canicas tapaban los refrescos

Este sistema de canica lo  usaron muchas bebidas mexicanas de antaño, el caso más conocido fue el de los refrescos Yoli. Sin embargo era común que durante los largos trayectos, y más en un México todavía con muchas calles sin pavimentar, las bebidas se agitaran y consecuentemente el gas hiciera efecto para botar las canicas de la parte superior. 

Los refrescos, entonces, parecían enloquecer, derramando su azucarado líquido a los demás envases. De por qué la gente empezó a asimilar un refresco al que se le había botado la canica con alguien enloquecido pues habrá que imaginarlo: parte superior de una botella igual a cabeza humana, expulsión del líquido a toda presión igual a actos desquiciados de alguien no cuerdo. 

Se queda la frase para la posteridad

Por ahí de 1930 la corcholata se popularizó en la industria refresquera de México y el mundo, haciendo que el sistema de cierre con canica desapareciera, no así la famosa frase.

dichos populares mexicanosfrases mexicanas
autor Conoce México, sus tradiciones y costumbres, pueblos mágicos, zonas arqueológicas, playas y hasta la comida mexicana.
Comentarios