Suscríbete: Newsletter Revista
Suscríbete: Newsletter Revista

Los espectaculares altares de Día de Muertos en Huaquechula, Puebla

Los habitantes de esta población levantan magníficas ofrendas dedicadas a honrar a quienes fallecieron antes del 1 de noviembre.

Foto: Demián Ortiz
Francisco Marín de Hoyos

Francisco Marín de Hoyos

En esta interesante población indígena, ubicada entre las estribaciones de la Sierra Mixteca y el volcán Popocatépetl, a 56 km al suroeste de la ciudad de Puebla, se representa entre el 1 y 2 de noviembre uno de los más impresionantes despliegues rituales para honrar a los difuntos en el centro de México. Hacia allá nos dirigimos para admirar los hermosos altares que han hecho célebre a este lugar, independientemente de su importancia histórica como antigua guarnición azteca y por el espectacular convento franciscano del siglo XVI. 

Sus ofrendas mortuorias

Éstas definen un peculiar estilo que distingue a Huaquechula de otros lugares en donde se lleva a cabo esta festividad, y es el resultado de fusionar la tradición ornamental prehispánica de la región con la estética de los altares de Jueves Santo de la tradición católica. Nos referimos a los altares de “cabo de año”, dedicados a aquellos individuos de la comunidad que fallecieron durante los meses previos a la celebración del primero de noviembre.

Es importante distinguir entre las ofrendas tradicionales y los altares de muerto recientes. Son estos últimos estructuras piramidales de entre tres y cuatro niveles erigidas generalmente en el recibidor de las casas, a donde han de llegar las ánimas para disponer del banquete que se les ofrece, a decir del arqueólogo Eduardo Merlo, experto en el tema.

Te recomendamos: Eventos para celebrar el Día de Muertos en la CDMX

 Demián OrtizFoto: Demián Ortiz

Los altares están constituidos de:

Primer nivel representa el mundo terrenal. En éste se ubica la foto del familiar fallecido reflejada en un espejo, por lo que no se le ve sino indirectamente. Para algunos lugareños el espejo representa la entrada al más allá, o al inframundo. 

En torno a la foto se reparten alimentos y objetos afines al difunto cuando este vivía. La imagen del finado suele estar flanqueada por figurillas de cerámica conocidas como “lloroncitos”, que representan a los deudos sufrientes y cuyo origen también es prehispánico. De igual forma encontramos canastillas de flores y animalitos de azúcar conocidos como “alfeñiques”, que se ofrendan especialmente a los llamados “muertos chiquitos”, los niños difuntos.

 México DesconocidoFoto: México Desconocido

El segundo nivel representa el cielo, en donde es posible reconocer angelitos y a la Virgen María. La tela de satín blanco suele estar dispuesta en forma de pliegues que semejan nubes.La modernidad ha llevado a sustituir las velas por luces de neón blancas.

El tercero o cuarto nivel simboliza la cúspide celestial, con la presencia invariable de un crucifijo que preside desde lo alto toda la estructura, rematando un espectáculo visual de indudable belleza.

Son los “altareros” los encargados de confeccionar la ofrenda. Es a estos especialistas a quienes se contrata para hacer la instalación y en quienes se sedimenta la tradición material de las características formales de estos altares y cuyos precios oscilan entre los 3,000 y 15,000 pesos, dependiendo del tamaño y la riqueza del ornato.

 Demián OrtizFoto: Demián Ortiz

Ánima sola

No debemos olvidar esta pequeña ofrenda dispuesta por manos caritativas y celosas de la tradición, que suelen colocar altarcitos a escala en los espacios públicos para honrar a aquellos difuntos que no tienen familia que les recuerde. Esta costumbre, ahora poco difundida, cumplía antiguamente la doble función de ofrendar a los muertos olvidados e iluminar la calle en aquellos tiempos en que no había luz eléctrica.

El arribo de los muertos

A las dos de la tarde del día primero suenan las campanas del templo anunciando el arribo de los muertos, los cuales son “guiados” por caminitos de flor de cempasúchil dispuestos desde la base del altar hasta la mitad de la calle. Se sahuma con copal e incienso toda la ofrenda, en el interior de la casa, en una ceremonia de raíces prehispánicas y cristianas.

La apertura de las casas para recibir a los muertos también señala el momento en que es posible visitar las ofrendas. Es costumbre presentarse con alguna cera que se coloca al pie del altar, hacer una breve reflexión respetuosa o elevar una plegaria por el difunto. Una vez que el visitante se dispone a salir, el dueño de la casa le invita a “echarse un taquito”. Se estilan el mole y los frijolitos caldosos acompañados de pan blanco y champurrado o chocolate; a veces tamales de masa, arroz o alguna variante del guiso con carne de puerco, dependiendo de las posibilidades económicas de los anfitriones. Por la tarde continúa la procesión callejera de visitantes. Se trata principalmente de gente de la misma comunidad y de la ciudad de Puebla, muchos de ellos estudiantes; sin embargo, es posible observar la presencia de extranjeros que llegan de sitios tan lejanos como Estados Unidos o Europa.

 Demián OrtizFoto: Demián Ortiz

Para el 2 de noviembre el bullicio de la jornada anterior ha disminuido considerablemente, al menos durante la mañana. Los familiares visitan el cementerio desde muy temprano para limpiar y adornar las tumbas de sus muertos con gran variedad de flores. En la breve ceremonia en que se “acompaña” al pariente fallecido, se sahuma con incienso o copal de la misma forma en que antes se ha hecho con la ofrenda. El resultado es un espectacular despliegue de colores y aromas que engalanan el camposanto.

Se da, en fin, en Huaquechula, como en tantas otras poblaciones de México, la hermosa paradoja donde las familias elaboran su duelo mediante una fiesta de gran riqueza sensorial. Se glorifica la vida más de lo que se honra a los muertos. Para quienes se han ido queda el recuerdo y el agradecimiento por nutrir una tierra de la que no se espera más que los abundantes frutos que han de asegurar la subsistencia de una comunidad que se fortalece en la tradición.

Dónde está

Huaquechula se localiza al suroeste de la ciudad de Puebla, a aproximadamente 57 km, siguiendo por la carretera 438D.

¿Quieres viajar a este destino?

 Comunícate al +52 (55) 4320 – 0392 o pide informes en Escapadas México desconocido

 México DesconocidoFoto: México Desconocido

Los editores recomiendan: Eventos para celebrar el Día de Muertos en la CDMX

Comparte tu experiencia

Te Recomendamos