Síguenos

Suscríbete al Newsletter

Descubre Destinos Zonas Arqueólogicas

El sitio arqueológico de Iglesia Vieja en Chiapas

Aunque poco conocido, este sitio arqueológico en territorio chiapaneco resulta sumamente interesante. Conócelo.

mm

Conoce México, sus tradiciones y costumbres, pueblos mágicos, zonas arqueológicas, playas y hasta la comida mexicana.


En el estado de Chiapas aún pueden encontrarse importantes vestigios arqueológicos en buen estado de conservación, y la oportunidad de visitarlos nos motiva a imaginar cómo habrá sido la época de los primeros viajeros y exploradores del área maya que en el siglo pasado y principios del presente se encargaron de descubrir y difundir por medio de magníficas litografías y fotografías, un gran número de imágenes de los monumentos y restos arqueológicos de los antiguos mayas.  El sitio de Iglesia Vieja, ubicado a 12 km al norte de ciudad de Tonalá, en la costa de Chiapas, es uno de esos sitios que no han sido explorados por ningún proyecto arqueológico y aún permanecen desconocidos para la mayoría del público interesado en conocer los restos arqueológicos de los antiguos mayas en territorio chiapaneco. 

En relación con los pocos trabajos de investigación realizados en Iglesia Vieja, entre los más importantes se cuentan el que en 1926 realizara el arqueólogo mexicano Enrique Juan Palacios, quien fue el primer investigador que dio una denominación a los numerosos basamentos y esculturas.  Dos años más tarde publica su clásica obra En los confines de la selva lacandona, donde se describen con gran detalle los restos de las estructuras y las principales características de esculturas, altares y estelas, las cuales han sobrevivido al paso del tiempo y hoy en día se pueden apreciar tal y como las conoció el arqueólogo Palacios.  El siguiente trabajo, el más completo realizado hasta el momento en Iglesia Vieja, fue hecho por los arqueólogos Edwin Ferdon Jr. y John Corbett, quienes estuvieron durante dos temporadas de campo en el sitio, en 1937 y 1949, dando por resultado un exhaustivo y completo levantamiento topográfico y una excelente descripción de los sistemas constructivos de las estructuras, 70 en total, que pudieron identificar y ubicar en cinco grupos. 

Cabe mencionar que recientemente se formó el Patronato Cultural de Arqueología Tonalteca, el cual es presidido por el C.P. Ricardo López Vasallo, siendo su vicepresidenta la señora María Elena Grajales Andrade, personas ambas muy apasionadas por el pasado prehispánico de su ciudad; el objetivo principal de la organización es lograr que las diferentes instancias gubernamentales apoyen el estudio, la conservación y la difusión de Iglesia Vieja, así como la creación de un museo de carácter arqueológico donde se muestre a los tonaltecos y a los visitantes, la importancia que tuvo la región en tiempos prehispánicos, lo que esperamos se pueda concretar en un futuro muy cercano.  Los vestigios arqueológicos de Iglesia Vieja están ubicados entre los 600 y los 700 msnm; el trayecto se nos hizo un poco difícil por lo abrupto y sinuoso del terreno, pero durante el mismo tuvimos la fortuna de apreciar un singular paisaje. Desde lo más alto de los cerros se tiene una espectacular vista de la ciudad de Tonalá, de la costa de Chiapas y también de una parte el canal intercostero.   

Con respecto al nombre de esta zona arqueológica, resulta que los pobladores que habitaban la región a finales del siglo pasado confundieron estos vestigios con los restos de alguna iglesia, y de ahí que le pusieran este nombre tan peculiar.  Durante el recorrido, el señor Ricardo López Vasallo fungió como nuestro principal guía, y fuimos acompañados por el señor Eduardo Grajales, el doctor José de Jesús Domínguez Vaca, el señor Alonso Sánchez Estrada y dos policías que comisionó el municipio de Tonalá.  Especial mención merece el señor Sánchez Estrada, quien es un magnífico guía, y fue él quien nos orientó por las numerosas veredas, apenas perceptibles, para no perdernos entre la inmensidad de los terrenos y la gran cantidad de caminos.  Sobre la fauna que todavía se conserva en este sitio, figuran jaguar, jabalí, tejón, armadillo, mapache, iguana, escorpión, víbora de cascabel, urraca, chachalaca, etcétera. 

Al momento de encontramos con los primeros vestigios arquitectónicos de Iglesia Vieja, quedamos bastante impresionados por el trazo de sus edificios, la amplitud de las plazas y su bien conservado sistema constructivo, caracterizado por un núcleo de piedras irregulares y tierra compactada, cubierto por grandes bloques de forma rectangular tallados en granito y colocados en posición horizontal recta o inclinada, de tal manera que forman basamentos con muros en talud-tablero, sistema muy utilizado en la ciudad de Teotihuacan. 

Las estructuras son de planta rectangular, con dimensiones de tres a seis metros de altura, y de cuatro a treinta metros de longitud, que sirvieron como basamento para templos, de los cuales no quedan restos visibles sobre las estructuras, lo que indica que fueron construidos con materiales perecederos, como troncos de árboles y techos de palma. Las escalinatas están adosadas al cuerpo principal de los edificios, y en algunas de ellas se tiene la presencia del conjunto de estela-altar, patrón característico de los sitios arqueológicos del área maya.  Por las características de la arquitectura de Iglesia Vieja y los motivos decorativos presentes en sus altares, se puede ubicar temporalmente en el Clásico, entre los años 300 al 900 d.C., y seguramente fue un sitio que tuvo importantes e intensos intercambios culturales con el Altiplano Central mesoamericano, principalmente con la metrópoli de Teotihuacan, el sur de Veracruz, el Soconusco y la porción sur de Guatemala y Honduras.  Una de las estelas mejor conservadas del sitio es la que se conoce popularmente como “El Soldado”; se trata de una pieza tallada por sus cuatro costados que se localiza hacia la sección sudeste de la plaza baja del grupo C. En su cara principal muestra a un personaje lujosamente ataviado y visto de perfil. El tallado de .esta estela no es muy fino y los rasgos físicos del personaje representado son relativamente toscos. 

En cuanto a los altares que pudimos apreciar, dos fueron los que más llamaron nuestra atención, el primero de ellos se localiza dentro del mismo grupo C, en cuya plaza principal se localiza el Altar núm 1, es una peculiar escultura de forma elíptica que reproduce el cuerpo de una gran superficie de largos colmillos y ojos rodeados por dos conjuntos de volutas que le dan un aspecto de gran fiereza; en las otras tres caras del altar se observan las representaciones talladas en bajorrelieve de rasgos típicamente mayas, los cuales portan sobre sus cabezas sencillos tocados, a diferencia de las grandes orejeras que lucen a cada lado de sus rostros. Sobre la superficie de este altar se detallaron ornamentos de carácter simbólico y geométrico.   

El otro altar se localiza en el grupo D, su forma ovalada y superficie irregular le otorgan un aspecto de animal fantástico. Su talla y sus ornamentos demasiado estilizados recuerdan los altares zoomorfos de Quiriguá, Honduras, pero con un tratamiento diferente.  Después de una corta visita a esta zona arqueológica y de revisar la información que se ha escrito sobre Iglesia Vieja, podemos concluir que fue un sitio muy importante, construido y utilizado como fortaleza y punto intermedio entre las rutas de comercio que funcionaron durante la época clásica, entre la región sur del Área Maya y el Altiplano Central mesoamericano.  Finalmente, queremos dar las gracias a todas aquellas personas que colaboraron desinteresadamente para hacer posible la realización de esta breve visita a Iglesia Vieja, en especial al señor Guillermo Salazar Castañeda y a su esposa, la se- ñora Martina Hernández, propietarios del rancho de Iglesia Vieja, por su generosa hospitalidad y trato amable; también al doctor José de Jesús Domínguez Vaca, propietario del rancho Miramar y a su trabajador, el señor Gabriel Fernández Hernández, por las facilidades que nos otorgaron para poder visitar sus terrenos, en donde se localizan estos magníficos restos arqueológicos. Esperamos que en un futuro muy cercano Iglesia Vieja pueda ser conocida y apreciada por numerosos visitantes.   

SI VAS A IGLESIA VIEJA   

Para llegar a este sitio arqueológico se toma la carretera de Tonalá a la ciudad de Arriaga, y 6 km más adelante se encuentra la desviación donde está el puente del río Tiltepec, de ahí son 4 km hasta llegar a un árbol de mango, que es hasta donde el camino de terracería permite llegar en vehículo; de ahí en adelante, por una ligera pendiente de un kilómetro, hay que caminar hasta el rancho “El Coyol”, un poco después por un camino más escarpado se llega con cierta dificultad al rancho Miramar, de ahí a tres kilómetros hasta encontrar los restos arqueológicos de Iglesia Vieja.   

Recomendaciones

También te podría interesar

Comentarios

Lo último

Coahuila
Cuatro Ciénegas: 10 cosas que hacer en este Pueblo Mágico

Planea unas vacaciones a Coahuila y visita Cuatro Ciénegas, un Pueblo Mágico con historia, áreas naturales únicas y excelentes vinos locales.

Hidalgo
13 cosas que hacer en Real del Monte

Estas son algunas de las actividades que no puedes dejar de realizar en tu próxima visita al poblado minero de Real del Monte en Hidalgo.

Los mejores lugares en la CDMX para probar ponche.
Ciudad de México
Dónde probar el mejor ponche con piquete en la CDMX

Te decimos dónde puedes probar la bebida de temporada por excelencia en la CDMX: el ponche con piquete. ¿Se te antoja?

Mercados de México
México
Mercados tradicionales para comprar adornos de Navidad

En diciembre los mercados tradicionales en todo México se transforman para ofrecer los adornos de Navidad. Te dejamos la lista alguno de ellos, para que tengas la Navidad más feliz de todas.