Buscador
Ver revista digital
Museos

Lo inesperado del Museo Banco de México

LP-Museo-Banco-de-México-018
© Luis Peagui

Al caminar por el Centro Histórico de la CDMX descubre en familia al nuevo vecino que sabe mucho y es muy divertido: Museo Banco de México.

Nada como un paseo en familia por el Centro Histórico para sorprenderse: siempre hay algo nuevo que ver o qué hacer. Al caminar entre el Palacio de Bellas Artes y el Palacio Postal descubrirán un nuevo espacio dentro de un magnífico edificio estilo ecléctico en el exterior: el Museo Banco de México, inaugurado hace tres meses apenas.

Cortesía Museo Banco de México

Que ese primer pensamiento sobre el mundo financiero como algo abstracto, lleno de términos económicos incomprensibles, no los aleje de vivir una experiencia inesperadamente divertida, apta para un paseo familiar, en pareja o con amigos.

NF/Carlos Ortega

Dicen que para muestra, un botón: su extensa colección numismática (patrimonio de todos los mexicanos) de más de 118 mil piezas merecía un museo. 

Descubran, además, por qué el Banco de México es parte de cada familia mexicana, así que comiencen a planear una visita juntos para conocer a este miembro que parece lejano, pero realmente es más cercano de lo que pensamos en lo cotidiano.

Conozcan el lado más divertido y, por ende, el más inesperado del Museo Banco de México 

Luis Peagui

Una piedra gigante

La Piedra Rai, proveniente de una lejana isla en la Micronesia, es uno de los objetos que más llama la atención. ¿Qué hace aquí? Es uno de los primeros registros de cómo se involucra la confianza de las personas en objetos que sirvieron como dinero. Así como esta piedra, el valor del dinero de hoy radica en la confianza del emisor, es decir del Banco de México, pues es quien se encarga de dar estabilidad a la moneda y los billetes y, por ende, a la economía del país.

Luis Peagui

Macro Pinball

A través de este juego, podrán experimentar el intercambio entre jugadores y comprender por qué resulta mejor realizar transacciones con dinero que mediante un trueque.

Luis Peagui

Un ajolote

Aunque no es un zoológico ni un recinto de historia natural, este “monstruo de agua” se robará el corazón de todos. Este animal está en el nuevo billete vertical de 50 pesos, así que seguramente lo verán en distintas ocasiones en los próximos años, pero, si eso no resulta suficiente, se puede adquirir uno de peluche en la tienda del museo. Los hay de distintos colores. Con este billete, el Banco de México podría refrendar el título del billete más bonito del mundo, cuya distinción ostenta actualmente el de 100 pesos, el que tiene a Sor Juana Inés por un lado y a la Reserva de la Biosfera de la Mariposa Monarca, por el otro.

Billetes interactivos

En el Museo Banco de México los billetes cobran vida de distintas maneras:

  • Diseñar un billete (de la denominación más extravagante que se les ocurra) y llevárselo en el celular a través de un código QR.
  • Escuchar a los próceres contar su historia de por qué aparecen en los billetes.
  • Ser ustedes la imagen de alguno de los billetes, ya sea antiguos o contemporáneos
  • Y, mediante la app BilletesMx, descubrir la magia de la Familia G, la que está actualmente en circulación.
Ivett Rangel

Cifra imposible

Si nunca han visto un número de 15 cifras, aquí lo verán. Pero será imposible seguirle el paso, pues se trata de un contador en el que se registran las transacciones electrónicas y el dinero transferido que se ha realizado desde la apertura del museo, es decir, desde el 24 de septiembre ¡y la cifra se actualiza cada segundo! ¿Sabían que el Banco de México se encarga, entre muchas cosas, de propiciar el buen funcionamiento de los sistemas de pagos? Por eso confías en que esa transferencia realizada, incluso en domingo, sí se reflejará en tu cuenta.

Cortesía Museo Banco de México/NF/Carlos Ortega

Una bóveda con la puerta abierta

En este banco ya no hay combinaciones ni cerrojos que mantengan los más valioso lejos de la mirada curiosa de los mexicanos y viajeros. En esta bóveda, cuya puerta de varias toneladas de acero merece ser admirada, ocurre una experiencia envolvente en la que se cuenta la evolución del dinero y por qué aceptamos monedas y billetes. En la bóveda se muestra la historia del dinero y la importancia de los Bancos Centrales, su objetivo principal no es explicar la función de preservar el poder adquisitivo, si no la confianza.

Cortesía Museo Banco de México

Un vitral que se mueve

En el imponente vestíbulo negro y dorado, estilo art déco, destaca un colorido vitral que, de pronto, les sorprenderá al tener vida propia. El diseño del artista Fermín Revueltas atrapa la atención en cuanto comienza a moverse gracias a la tecnología.

Cortesía Museo Banco de México

En esta videoproyección se explica que el Banco de México está detrás de cada peso mexicano y de la política monetaria del país. 

Un baño de oro

Pero no por las pepitas, las monedas o los lingotes de este metal que hay dentro del museo, sino por el tan inesperado diseño de los sanitarios.

Luis Peagui

Un túnel de latón que brilla como el oro (altamente instagrameable) conduce hasta un espacio de descanso con un sillón circular al centro. Ahí se puede esperar a que salga el resto de la familia y, de paso, apreciar la vista del Palacio de Bellas Artes, el vecino de enfrente, y de los murales del artista Luis Carlos Hurtado realizados ex profeso para este rincón. Vale la pena tomarse fotos, y muchas.

Museo Banco de México

  • Abre de martes a domingo de 11:00 a 17:00 horas. 
  • El acceso es gratuito
  • Puedes reservar un horario a través de su portal oficial o pedir tus boletos directamente en taquilla sobre Eje Central. 
  • Facebook / Twitter / Instagram

¿Quieres ser un emprendedor o emprendedora?
Conoce Emprendedor.com el mejor contenido de Ideas de Negocio, Startups, Franquicias, e Inspiración, síguenos y proyecta lo que eres.

autor Viajera experta que no sabe escribir poco cuando se enfrenta con destinos que valen la pena.
Suscríbete al Newsletter

Recibe información sobre eventos, escapadas y los mejores lugares de México directo en tu correo.

Comentarios