Portada-oct-nov
Suscripciones Media Kit
apple googleplay

Síguenos

Suscríbete al Newsletter

Descubre Destinos Naturaleza

Conoce a los lobos marinos, los animales más juguetones del mar

Los lobos o leones marinos son animales majestuosos y muy amigables. ¿Te atreverías a nadar o bucear en su compañía?

27-09-2019, 2:53:25 PM
Conoce a los lobos marinos, los animales más juguetones del mar
Jorge de la Madrid
mm

Amante de la naturaleza, en especial de los grandes depredadores y muy en particular de los tiburones, su Nick name “Shark Diver”.

Sin duda alguna los lobos o leones marinos son los animales más graciosos que habitan en los mares y océanos. En esta ocasión les cuento sobre esta especie marina y en dónde pueden nadar y bucear con ellos.

Jorge de la Madrid

Los lobos marinos no son focas

Comúnmente los leones marinos (sea lion, como se les conoce en ingles) son confundidos con focas, sin embargo son muy diferentes.

  • Los lobos marinos cuentan con unas pequeñas orejas visibles, mientras que las focas solo tienen un orificio que comunica su sentido del oído con el exterior.
  • Las focas no tienen un cuello muy definido.
  • Las focas están mejor adaptadas para vivir en el agua que en tierra.
  • Los lobos marinos suelen congregarse en grupos de hasta 1,500 individuos.
  • Los lobos marinos tienen aletas más grandes y fuertes que les permiten moverse en tierra como si tuvieran cuatro patas.
  • Los lobos marinos son totalmente ruidosos.
Jorge de la Madrid

¿Dónde encontrarlos?

Los lobos marinos habitan por muchas regiones del mundo: en aguas cálidas, templadas y heladas, además son seres capaces de adaptarse a cualquier temperatura y a alimentarse de los peces, mariscos y moluscos que habiten en su residencia. 

La mayor concentración de lobos marinos en México la podemos encontrar en el Mar de Cortés y en el Océano Pacífico en las costas de Baja California, siendo la Isla Espíritu Santo el mejor lugar y el más accesible para poder interactuar con ellos. Este archipiélago es un parque nacional, Área Natural Protegida y hogar de esta especie.

Jorge de la Madrid

Imponentes, bellos y graciosos

Los lobos marinos son animales muy fuertes, extremadamente ágiles e increíblemente simpáticos. Los machos llega a a medir más de dos metros y pesar 200 kg. En cuanto a su personalidad, suelen ser territoriales y proteger a sus familias, sobre todo cuando sus crías son muy pequeñas y vulnerables, por eso es importante mantener una distancia si se llega a interactuar y no traspasar las fronteras que ellos mismos imponen.

Las hembras son más sociables y suelen no interesarse en las personas, mientras las crías son sumamente curiosas y amistosas.

Jorge de la Madrid

Los lobos marinos juveniles son los que buscan más interacción; nada los detiene, aún no sienten temor y son sumamente juguetones. Convivir en el agua con ellos -ya sea nadando o buceando- es pasar horas jugando como si fueran perritos.

En mi opinión los lobos marinos son los perritos del mar, juegan, persiguen cosas, muerden, se dejan acariciar y sobre todo sientes que estas rodeado de grandes y fieles amigos.

Convivir con lobos marinos

Si quieres vivir la experiencia de entrar en contacto con estos bellos y amistosos animales, les recomiendo dedicar un par de días a esta actividad: uno para nadar y otro para bucear con ellos.

Jorge de la Madrid

Zarpando temprano por la mañana te espera un recorrido lleno de belleza hasta llegar a la isla Espíritu Santo. En el camino tendrás la oportunidad de ver las colonias de hermosas fragatas y si tienes suerte, familias de hermosos delfines.

Cuando llegues, prepárate para vivir muchas horas de diversión.

Jorge de la Madrid

Toma en cuenta que no debes molestar a los lobos marinos que se encuentran en las rocas reposando. Cuando entres al agua, interactúan con los que también están nadando. Poco a poco, los que se encuentran descansando se interesarán y comenzarán a nadar cerca, incluso empezarán a jugar. ¿Cómo? En ocasiones llegan a morder los puños como si nuestro fiel perro estuviera jugueteando.

¿Es peligroso? No. Durante un viaje llevé a mi hija de 6 años, que en un principio dudó, pero que al final disfrutó la experiencia al máximo incluso una cría juguetona le mordió el brazo, causando en ella una emoción y una gran alegría, señal inequívoca que le estamos enseñando bien el amor, admiración y respeto por todos los seres vivos. ¡Ojo! Las mordidas de estos animales son inofensivas.

Jorge de la Madrid

Tampoco pierdas la oportunidad de bucear con ellos, pues es una actividad totalmente diferente, nada se compara con estar inserto en su mundo.

Debajo del agua los lobos jóvenes suelen rodearte y jugar. Lo mejor es que puedes interactuar con los grandes machos que patrullan el lugar y que se acercan para confirmar que no representas ninguna amenaza para sus familias.

Momentos inolvidables 

La primera vez que estuve en Espíritu Santo era el mes de julio, justo en la época del año cuando las crías están muy pequeñas y los machos son muy territoriales. De pronto, cerca de un islote observé una madre con su hermoso cachorro. Mi instinto hizo que me acercara buscando la foto perfecta, de pronto de las profundidades -a una gran velocidad- se acercó un macho, se posó de forma vertical a escasos centímetros de mi cara, delimitando su espacio, en ese momento retrocedí entendiendo el mensaje. Decenas de buceos con tiburones y nunca me había sentido tan expuesto como en aquel momento. Sin duda, siempre hay que respetar los límites y estar atento.

Jorge de la Madrid

El otro gran momento fue en un buceo, en donde me separé del grupo y encontré un espacio en donde estaban tres hermosos lobos juveniles jugando: se perseguían, mordían rocas y las aventaban como si fueran pelotas. Decidí quedarme ahí por una hora disfrutando su compañía, incluso se acercaron para que les aventara aire, ya que al parecer las burbujas les hacen cosquillas. Sin duda fue un momento que jamás olvidaré; un momento de paz, risas y de gran admiración por la vida, un momento de reflexión para incrementar los esfuerzos para proteger a cada uno de los animales que habitan este planeta, su planeta, no el nuestro.

Cuidemos y respetemos

Los lobos marinos tienen depredadores naturales. Son el alimento favorito de los tiburones blancos. En ciertas regiones las orcas también los cazan y los usan para enseñar a sus crías cómo alimentarse.

Afortunadamente su tasa reproductiva es más alta que sus muertes. Sin embargo, el ser humano es su mayor amenaza. La contaminación en los mares es un problema que no es ajeno a ellos. Cientos de ellos (o tal vez miles) mueren cada año por ingerir o enredarse en desperdicios plásticos. Además, la pesca indiscriminada reduce su fuente de alimento.

Jorge de la Madrid

Debemos de aprender a respetarlos y no ser imprudentes ni invadir su hábitat. Hoy en día, durante la etapa reproductiva y de crías pequeñas, la actividad de nado y buceo con lobos marinos en la isla de Espíritu Santo se cierra para evitar accidentes.

Admiración por la naturaleza

Si eres amante de los animales, no te pierdas la oportunidad de interactuar con lobos marinos, estos hermosos, simpáticos y juguetones seres dignos de admiración y respeto.

¡Ojo! Evita vivir este tipo de experiencias en acuarios; ahí viven en encierro y son obligados a realizar trucos. Es importante no promover este tipo de “esclavitud” en los animales.

Lo mejor para admirarlos y convivir con ellos en su hábitat natural; ahí puedes verlos nadar, descansar y gruñir con toda la potencia que sus pulmones les permite.

Te recomendamos: