PAG-000-MD-505
Suscripciones Media Kit
apple googleplay

Síguenos

Suscríbete al Newsletter

Vive Experiencias Pueblear

Mercado de trueque en Zacualpan, ricos productos que no compra el dinero

Los habitantes de Zacualpan llevan al mercado de trueque todos los productos que ellos mismos generaron en sus casas. ¡Anímate a venir!

05-04-2019, 6:11:43 PM
Mercado de trueque en Zacualpan, ricos productos que no compra el dinero
mm

Viajero que además de experiencias por la vida anda tras el click.

Un domingo en el mercado de Morelos

Aún está oscuro. Son las cinco de la madrugada de un domingo pero el centro de Zacualpan de Amilpas está repleto de más de un centenar de mujeres y hombres que exhiben en el piso productos que ellos mismos generaron en sus casas: cacahuates de cáscara tostada, huevos salidos de gallinas que solo se alimentaron de insectos de la tierra, peras criollas, toritos hechos de hoja de palma; la lista de cosas tradicionales que aquí hay no tiene fin. 

Cómo funciona el mercado de trueque

Uno puede adquirir cualquiera de estas viandas y objetos sin gastar un solo peso mexicano, porque se trata de un mercado ubicado al oriente del estado de Morelos en el que por siglos, desde épocas de los tlahuicas y olmecas, se ha practicado el trueque, la cambiada, el intercambio, así que nadie que quiera llevarse algo de aquí debe llegar con las manos vacías.

Por eso los habitantes de pueblos cercanos arriban a Zacualpan cargando bultos con jabones, aceites de cocina, granos, productos de la canasta básica e incluso ropa nueva para poder cambiarla por cualquiera de las cosas tradicionales que los habitantes llevan. Pero el visitante no debe creer que puede intercambiar algo de poco valor por algo de mucho, porque los truequeros son avispados.

La medida del trueque

Me explican que en el pasado, para que el trueque fuera equitativo, se usaba la palma de una mano como unidad de media: se cambiaban todos los limones que cupieran en la palma por todas las peras que cupieran en la palma. En la actualidad el tamaño de un objeto en este tianguis no puede necesariamente definir su valor, aunque a veces se acerca: por ejemplo un jabón de baño se puede canjear por un jarrito de barro.

Qué se encuentra uno en el mercado del trueque

Todo lo que se ofrece aquí para el cambio es criollo, o como ahora lo llamarían los hipsters y la mercadotecnia: orgánico. Se trata de duraznos, aguacates, pepinos, limones, chayotes, manzanas, membrillos, toda una gama de frutas cultivadas en huertos pequeños, huevos, chicharrón, trastos de barro, y mucho más.

“¿Cuántos cambios tus duraznos?”, “¿cuántos cambios tus limones?”, se escucha decir aquí y allá a las pochtecas, que son las que ofrecen sus productos en un tendido en el piso, y a las marchantas, que son las que andan caminando a lo largo del tianguis del trueque de Zacualpan, todo como un lenguaje acuñado aquí para empezar la negociación.

El valor agregado del mercado del trueque

Durante el trueque la gente está contenta, parece que la alegría es el valor agregado y no cuantificable de las cosas que uno puede obtener aquí. Es como una fiesta que se repite cada domingo. Tal vez la alegría se deba a que aquí uno pone a prueba su destreza como negociador o porque hay más plática que en los mercados comunes en los que hay dinero de por medio.

Son las ocho de la mañana, el día es más claro y ahora se alcanza a ver a los lejos al Popocatépetl; los mejores productos del mercado de trueque de Zacualpan de Amilpas, Morelos, ya se los han llevado.

Te recomendamos: 

El tianguis, un mercado de origen prehispánico

Conoce el tianguis de productos orgánicos El Huacalero en Chiapas

Recorre los tianguis de la ciudad