Buscador
Ver revista digital
Descubre Destinos

Monte Tláloc, el templo prehispánico más alto de México

17-09-2020, 1:48:03 PM
oto
© Oto El Piloto

Conoce el Monte Tláloc, el templo a mayor altitud de todo México, y sé testigo de asombrosos fenómenos naturales y la mística que lo rodea.

A lo largo de la historia numerosos puntos altos han fungido como axis mundi, el punto de encuentro entre lo celeste y lo terreno. Éste es el caso del Monte Tláloc o Tlacotépetl, un volcán inactivo en el que yacen los restos de un antiguo templo. Se encuentra ubicado entre los municipios de Texcoco e Ixtapaluca, Estado de México.

La cima del Monte Tláloc está a 4,120 metros sobre el nivel del mar, siendo la novena más alta de México. En conjunto con el Telapón y otros cerros, conforma la Sierra de Río Frío que a la vez es parte de la Sierra Nevada. Por su ubicación, el Tláloc forma parte del Parque Nacional Izta-Popo, una de las primeras reservas naturales de nuestro país.

monte tláloc
Luis JC Cortesía vía Flickr.

Debido a su belleza natural, el Tláloc fue uno de los puntos sagrados más importantes para los pueblos de la Triple Alianza. Gracias a su cercanía con el Lago de Texcoco, así como por los manantiales y ríos que provenían del deshielo, el monte fue vinculado religiosamente al dios Tláloc. Para honrarlo, los pueblos nahuas construyeron una calzada de 150 metros que llega hasta un templo ubicado en la cima. Los vestigios arqueológicos datan del 300 al 350 d.C.

Aunque para algunos es poco creíble, el Monte Tláloc tiene uno de los templos a mayor altitud en el mundo. Su altura sumada con la de la zona centro de México, lo vuelve el yacimiento arqueológico a mayor altura de Mesoamérica. Entre sus peculiaridades, el Tlacotépetl es testigo de un asombroso fenómeno natural. Cerca al 12 de febrero, es posible observar el amanecer entre el Pico de Orizaba y la Malinche, lo que genera el efecto de una montaña fantasma. Dichos días coinciden con el inicio del calendario mexica.

monte tláloc
Cortesía INAH.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), el Monte Tláloc “además de ser un lugar sagrado de peregrinaje, la montaña fue también un tetzacualco u observatorio astronómico”. Tras las peregrinaciones, en el lugar se realizaban rituales que tenían por objetivo atraer buenas cosechas y mantener un equilibrio con la naturaleza.

Wikipedia

Entre los vestigios arqueológicos, han sido detectados varios petrograbados con imágenes de anfibios, serpientes, tortugas y otros animales vinculados al culto al agua. Por ello, Víctor Arribalzaga, de la Dirección de Estudios Arqueológicos del INAH, afirma que el Monte Tláloc tenía por objetivo representar el Tlalocan o “paraíso de Tláloc”.

“Todos esos petrograbados de anfibios vienen a ser elementos del culto al agua, las tormentas y también los ciclos de las estaciones. Tenían la función de modificar el paisaje y por esa razón están allí”.

Concluye el antropólogo.

Además de ser un templo religioso y observatorio, el Tláloc también fue una fortaleza que permitía vigilar posibles ataques de los tlaxcaltecas. El templo allí erigido podía ser visto desde una gran distancia, dejando a quien lo observaba con una imagen celeste.

mm Filósofo por formación. Contempla el alma e imaginación de México.
Suscríbete al Newsletter

Recibe infomación sobre eventos, escapadas y los mejores lugares de México directo en tu correo.

Comentarios