Buscador
Ver revista digital
Gastronomía

Pancita, el delicioso caldo que comemos cuando hace frío

Ciudad de México
Pancita_de_res
© Depositphotos

La pancita es un caldo que se hace con vísceras de res y chile guajillo. Hay quienes la aman y quienes no la pueden ni ver. ¿De qué tipo eres?

La pancita, menudo o mondongo como muchos la conocen, es un caldo típico que se prepara con el estómago de la res y chile guajillo. Es difícil saber de qué parte del mundo proviene este guiso. Hay quienes dicen que es de origen andaluz y otros aseguran que es de Filipinas. A México la trajeron los españoles durante la Conquista. El primer registro que se tiene de este platillo data del siglo XVI. Aparece en un recetario español, “El libro del Arte de Cozina” de Diego Granado, quien los llama callos.


Disfruta tu ciudad

Las variaciones entre el nombre y la forma de cocinar este caldo dependen de la región. En el centro del país es más conocido como pancita, ya que literalmente es la panza o el estómago de la res. También se le llama menudo porque en el mercado se vende como menudencias y la puedes pedir cruda o ya cocida. En el sur se conoce como mondongo, pero su preparación es distinta. El caldo es más espeso, lleva jitomate, zanahorias y garbanzos.

Depositphotos La pancita tiene muchas vitaminas y minerales.

Receta para preparar pancita

Ingredientes (rinde 6 porciones)

  • 2kg de panza de res cruda
  • 2 dientes de ajo
  • 1 cebolla
  • 3 ramas de epazote
  • 10 chiles guajillo
  • Sal
  • Orégano al gusto

Su preparación es muy sencilla. Lo más importante es que debes lavarla muy bien para que no conserve olores. Después, pones a hervir la panza en dos litros de agua con el ajo, la sal, el epazote y la cebolla. El tiempo promedio de cocción es de dos horas aproximadamente a fuego medio. Debe tener una consistencia suave.

Mientras se cuece la panza asas los chiles en un comal sin que se quemen. Los pones a remojar con agua caliente durante 20 minutos y los mueles en la licuadora con un poco de caldo de la pancita. Con un colador, viertes los chiles molidos en la pancita y dejas hervir todo durante 30 minutos.

Para servir puedes picar un poco de cebolla y ponerle encima con una pizca de orégano seco. Suele acompañarse con limón y tortillas de maíz. Los mexicanos acostumbramos a comerla en el almuerzo y muchos creen que es muy buena para aliviar la resaca. Se vende ya preparada en muchos mercados y es una tradición comerla los fines de semana.

José Luis Aranda Desayunar pancita en el mercado el fin de semana es una tradición.

Además de ser una gran opción para la economía familiar, pues el menudo es barato en el mercado. La pancita tiene muchas propiedades y vitaminas:

  • Vitamina A, B1, B2, B5, B6 y B12
  • Biotina que favorece el crecimiento del cabello y ayuda a transformar los carbohidratos
  • Alto contenido de ácido fólico
  • Hierro
  • Proteína
  • Selenio que combate el envejecimiento
  • Zinc que fortalece las defensas del cuerpo y evita la formación de coágulos en la sangre


Disfruta tu ciudad

caldos mexicanoscaldos tradicionalesgastronomia mexicana
autor Editora social media de México desconocido. Ama las letras y los viajes.
Suscríbete al Newsletter

Recibe infomación sobre eventos, escapadas y los mejores lugares de México directo en tu correo.

Comentarios