Suscríbete: Newsletter Revista
Suscríbete: Newsletter Revista

¡Sigue la aventura en cayuco por la costa tabasqueña!

En esta segunda aventura, a bordo de nuestro cayuco maya, exploramos la enigmática costa olmeca tabasqueña, en donde pudimos disfrutar de la historia y del esplendor de la naturaleza navegando por las lagunas Redonda, Machona y del Carmen, caracterizadas por sus verdes paisajes de manglares y cocoteros.

Foto: Alfredo Martínez Fernández

Esta es la presentación de la primera expedición en forma, aunque todavía queda mucho por navegar y por consiguiente, mucho por contar. En el pasado reportaje, el equipo de México desconocido viajó hasta el poblado el Cocoital para conocer y probar esta embarcación que había permanecido abandonada durante 14 años y finalmente, después de numerosas aventuras, botamos el cayuco al agua y realizamos un recorrido remando por río Topilco y las lagunas y esteros aledaños al Cocoital. Sin embargo, aún quedaron algunos detalles por reparar en la embarcación; así que una vez más regresamos al Cocoital.

Los artesanos cayuqueros

Mientras don Emilio usaba suficiente resina  en la proa y la popa, y nos hacía diez remos de madera, aprovechamos para investigar un poco más sobre la navegación local y sobre los artesanos cayuqueros.

Escuché que en los alrededores del poblado de Nacajuca hay algunos pueblitos chontales donde viven algunos de estos artesanos, así que fuimos a buscarlos, llegamos al poblado de Tucta, donde conocimos a dos hábiles artesanos quienes nos comentaron: “Hace mucho que no tallamos cayucos, pero si encuentra el árbol, se lo hacemos. Los únicos que hacemos son éstos”. Entonces me mostraron unos cayuquitos de juguete, los cuales se llenan con chocolates y se venden como recuerdo artesanal.

Los carpinteros especialistas en hacer cayucos ya son tan escasos como los árboles para fabricarlos de una sola pieza, esto es una evidencia más de la gran deforestación y destrucción que se ha hecho en nuestras selvas y bosques tropicales.

Remontándonos al pasado, durante el cuarto viaje de Cristóbal Colón a América, relató su primer encuentro con los navegantes mayas cuando en el golfo de Honduras vio una canoa “tan larga como una galera”, de dos metros y medio de ancho, con una cabina en el centro. A bordo de ese navío iban gran cantidad de mercancías, así como unas 40 personas, lo cual nos hace pensar en el gran tamaño.

Hoy se pueden ver viejas embarcaciones de madera con la pintura comida por el sol navegando sigilosamente por las lagunas y ríos de nuestro país. Por lo mismo, nuestra embarcación es actualmente una pieza única por su tamaño y forma, digna de exhibirse en cualquier museo.

Entre manglares, aves y ostiones

Antes de llevarnos el cayuco a Chiapas, aprovechamos para realizar un recorrido por la costa tabasqueña, en la que participó un entusiasta equipo de remeros y aventureros de Tabasco.
Nos dimos cita en la población de Paraíso, por donde en 1524 pasara el conquistador Hernán Cortés, de ahí nos trasladamos al puerto Dos Bocas, donde abordamos dos lanchas de motor. Con una jalamos el cayuco hasta la Laguna Machona y en otra nos subimos el equipo de exploradores.

Así pues comenzamos a navegar siguiendo el curso del río Topilco disfrutando del magnífico paisaje formado por manglares y palmares de cocos.

Aprovechamos para visitar la isla Paraíso, que cuenta con una superficie de 170 has ocupada por árboles frutales. Está rodeada por manglares maduros (Rizophora mangle) y cuenta con una rica biodiversidad de fauna local destacando por variedad las aves como: páspaque (Cochlearius cochlearius), chocolatera (Amaina amaina) y el ibis o cocopato (Eudecimus albus), entre otras. Esta área es ideal para desarrollar el turismo náutico, de playa, rural, de aventura y ecoturismo, debido al  importante complejo lagunar, marismas que ocupan la costa del Golfo de México, así como la importante biodiversidad de aves migratorias que concurren en diferentes épocas del año.

Seguimos adelante con nuestra navegación siguiendo el curso de canales que se iban abriendo paso entre los manglares, en donde nos encontrábamos con los pescadores que van y vienen remando en sus canoas, mismos que se sorprendían al ver nuestro cayuco.

Así llegamos hasta la barra de Topilco y de ahí seguimos navegando por el Arroyo Verde, el cual nos llevó hasta la Laguna Redonda, en donde comenzamos a ver numerosas embarcaciones de pescadores de ostión. En cada una trabajan al menos tres hombres, uno se encarga de sacarlos con dos largos palos como tijeras, los otros dos de separar y organizar lo pescado por tamaños, los pequeños son devueltos al agua. Esta región es una de las más importantes productoras de ostiones y pudimos comprobar su excelente sabor y con cuchillo en una mano y el limón en la otra, saboreamos unos cuantos.

Mientras tanto, seguimos navegando hasta llegar a la laguna Machona, en donde desamarramos el cayuco y comenzamos a remar por este complejo lagunar, cuyas tonalidades azules y verdes conjugan armoniosamente con la vegetación que las rodea.

Después de un largo tramo remando, llegamos a la Laguna del Carmen. En ésta se ubica la Barra de Santa Ana. En esta misma zona se construyen cada vez menos los cayucos tipo “santaneros”, que se utilizan en la barra de Santa Ana y en la laguna Machona de la costa de Tabasco. El diseño del nuestro está inspirado en los éstos, los cuales están hechos de un solo tronco, con el fondo plano, y con la proa y la popa en forma de punta y ligeramente más altas que la línea de borda, esto permite remar en cualquier dirección, sólo tienen que voltearse hacia el otro lado. De ahí la importancia de navegar en cayuco por esta región, cuyo diseño nació en estas lagunas y así sentimos que le hacemos un homenaje a nuestra embarcación.

Adiós a Tabasco

Finalmente, después de cuatro horas, llegamos a la hermosa isla el Pajaral, ubicada en la  Laguna del Carmen. Como su nombre lo indica, esta isleta es un refugio de aves en donde pudimos contemplar grandes parvadas de pelícanos blancos volando sobre nuestras cabezas. Después de tomar algunas fotos y grabar su vuelo, amarramos de nueva cuenta el cayuco a la lancha de motor y emprendimos el regreso acompañados por cálida luz del atardecer.

Pero la aventura aún no finalizaba y ya de noche llegamos al puerto de Dos Bocas, en donde nos encontramos con nuestra buena amiga, Araceñí, quien nos consiguió un camión con plataforma para poder subir el cayuco y así poder trasladarlo a Chiapas. Cansados y ahuyentándonos los moscos, pensábamos cómo íbamos a subir una tonelada a la plataforma. Afortunadamente muy cerca había una cancha de básquetbol, en donde estaban jugando un grupo de jóvenes, así que les pedimos su ayuda a cambio de invitarles la cena y con mucho gusto nos ayudaron. Fuimos 24 los cargadores y con todo y eso nos costó mucho trabajo. La plataforma del camión era muy grande y aún así fue insuficiente. Se salían tres metros.

Finalmente, después de 14 años, este cayuco abandonó tierras tabasqueñas para dirigirse a la Selva Lacandona, a donde continuó esta aventura.

Dónde dormir

Si viaja a Villahermosa le recomendamos:

Camino Real Villahermosa
Ubicado a tan sólo 20 minutos del aeropuerto, dentro en una zona privilegiada dentro del desarrollo comercial más importante en el estado, ofrece 267 habitaciones de lujo incluyendo 127 habitaciones dobles,116 sencillas, 20 junior suite, 3 master suite y 1 suite presidencial.

El huésped ahí disfruta del restaurante Azulejos, con una amplia variedad de platillos típicos de la región, así como la gran calidad gastronómica de Hoteles Camino Real, o si prefiere un exquisito café, acompañado de una gran variedad de postres y cocteles, visite el Barca-Fe, en el Lobby principal. Y para aquellos desvelados está el Villa Pub con música en vivo desde las 18:00 hasta las 2:00 horas.

Camino Real Villahermosa
Prolongación Paseo Tabasco 1407, Tabasco 2000
www.caminoreal.com.mx

Hotel Tabasco INN Villahermosa
www.tabascoinn.com.mx
reservaciones@tabascoinn.com.mx
Teléfono: 01 (99) 3312 2680 y 85.
Lada sin costo: 01 800 507 8912.

Agradecimientos especiales

Agradecemos el apoyo incondicional del Lic. Francisco Santo Magaña, Presidente Municipal de Paraíso; al Lic. Alejandro Yabur Elías y al C. Antonio Rodríguez Ramón.
Municipio de Paraíso Tabasco www.paraiso.gob.mx República Paraíso (antes Rancho Cangrejopolis)

Comparte tu experiencia

Te Recomendamos