Buscador
Ver revista digital
Naturaleza

Villa María y su cenote oculto en Mérida

05-06-2020, 8:18:29 PM
Yucatán
102559902_2897297993681654_1201731784996290560_o

Esta casa en Mérida tiene un secreto: Villa María y su cenote. No está abierto al público pero puedes correr con la suerte de que te dejen admirarlo.

Ubicada en la calle 27, entre 20 y 122, en la colonia García Ginerés, la Villa María y su cenote está en los jardines de una residencia propiedad de las hermanas Misioneras de María Inmaculada.

Quizá te interese: Cenotes Casa Tortuga, un paraíso en la Riviera Maya

Aunque el cenote ni la casa no están abiertos al público, quizá al tocar corras con la suerte de que te dejen pasar a admirar el cenote. Incluso, se dice que reciben grupos escolares si se gestiona la cita con antelación.

Éste es uno de los 3 cenotes que tuvieron la suerte de ser cuidado y no tapados como muchos que al ser clausurados se perdieron entre las construcciones de la Ciudad Blanca.

En Villa María y su cenote, contrario a lo que ocurrió en otros inmuebles, se respetó el cenote y se acondicionó el espacio con escaleras, pasamanos y un pórtico estilo neoclásico que, además, presenta la imagen de la Virgen María.

Adicionalmente, cuenta con iluminación artificial, lo que facilita apreciar las aguas y el fenómeno tan peculiar que representa un cenote dentro de una ciudad.

El mantenimiento que recibe por parte de las autoridades de la ciudad y de grupos de especialistas ha logrado que el agua se conserve en las mejores condiciones.

¿Qué es un cenote?

De acuerdo con el libro Cuevas y cenotes de Yucatán, publicado por el gobierno del estado, los cenotes de la península de Yucatán son el resultado de la disolución de rocas solubles por corrosión química. La erosión que ocurre mediante este proceso produce inicialmente dolinas cerradas de diferente tamaño y en forma de campana.

Cuando la disolución continúa y conecta con la dolina se hace una cueva, la cual puede conectarse con otras dolinas adyacentes formando galerías o ríos subterráneos.

Con el paso del tiempo, las aguas de lluvia arrastran los materiales finos (arcilla) que se suman a la materia orgánica de las cuevas y dolinas, las cuales se depositan y provocan la impermeabilización del fondo, con la consecuente acumulación de agua, originando cuevas inundadas con contacto con el manto freático, es decir: cenotes.

mm Editora en jefe del sitio México Desconocido. Quiero contagiar mi pasión por México.
Suscríbete al Newsletter

Recibe infomación sobre eventos, escapadas y los mejores lugares de México directo en tu correo.

Mag21
Comentarios