Portada-oct-nov
Suscripciones Media Kit
apple googleplay

Síguenos

Suscríbete al Newsletter

Conoce México Cultura

Xoloitzcuintle: acompañante fiel hasta la muerte

El xoloitzcuintle, perro endémico de México, desempeñaba una labor simbólica en el camino hacia la eternidad de acuerdo con la cosmovisión prehispánica.

29-10-2019, 1:13:03 PM
Xoloitzcuintle: acompañante fiel hasta la muerte
Archivo MD

El acompañante al Mictlán

El milenario perro xoloitzcuintle, también conocido como “perro azteca”, era uno de los animales más respetados en el México prehispánico, debido a que era quien acompañaba a sus amos en el transitar de la vida a la muerte, en el último y largo camino hacia el Mictlán, el lugar donde se encuentra Mictlantecuhtli y Mictlancihuatl, el señor y la señora de los descarnados. 

El Mictlán es el nivel inferior de la tierra de los muertos, al cual se llegaba después de un largo camino que tenían que cruzar todos sin distinción de creencias o clases sociales. Se describe como un lugar tenebroso, obscuro y cavernoso.

Xoloescuincle en el Códice Florentino
Códice Florentino Xoloescuincle en el Códice Florentino

En este proceso el perro xoloitzcuintle jugaba un papel muy importante, ya que él acompañaría al difunto en este viaje y hasta la eternidad; por eso en algunos casos incluso se les enterraba junto a sus amos como parte de la ofrenda funeraria para los dioses, lo que los convertía en perros sagrados.

Xoloitzcuintle, la encarnación de un Dios

Para entender la importancia de este perro en el México prehispánico es necesario entender el nombre que los antiguos mexicas le designaron: Xoloitzcuintle, viene de la raíz náhuatl “xólotl”, traducido como extraño, deforme, bufón, servidor o esclavo y de la palabra “itzcuintli” que significa perro. 

En la cosmovisión mexica, Xólotl es el dios con cabeza de perro que se encargaba de cuidar a los muertos en su camino al inframundo. Era también el dios de la transformación, de lo doble, de la oscuridad, de lo desconocido, el ocaso y la muerte; poseía el don del nahualismo por lo que se convertía en xoloitzcuintle y se cree que fue él quien entregó este perro a los hombres para la salvación de su espíritu.

Xoloescuincle
Capital México Xoloescuincle

Era considerado el hermano gemelo del dios Quetzalcóatl (serpiente emplumada) quien en su contraparte representaba la luz y el conocimiento. Ambos dioses eran asociados con el planeta Venus (tlahuizcalpantecuhtli), siendo Quetzalcóatl la estrella del amanecer y Xólotl, la representación del sol nocturno, la estrella del ocaso.

Xólotl anunciaba el retiro del astro rey y lo acompañaba en su trayecto por el reino de la muerte, se dice que juntos luchaban contra la obscuridad para que el sol pudiera renacer al alba. Así de esta misma manera se cree que el perro xoloitzcuintle acompaña a los seres humanos en su viaje por el inframundo ayudándolos a pasar por todos los niveles hasta lograr concluir el viaje. 

El rito funerario y el xoloitzcuintle

En el México prehispánico, los muertos eran acompañados por una gran cantidad de ofrendas que se colocaban en el lugar dónde reposarían sus restos: se les ponían flores, comida, semillas y agua; así como una figura de barro que representaba a un xoloitzcuintle. En el caso de los nobles y señores, incluso se sacrificaba a uno de estos perros aztecas para enterrarlo con ellos. 

Los rituales funerarios se tenían que repetir durante los 4 primeros años del fallecimiento ya que se creía que este era el tiempo que los muertos tardaban en atravesar los 9 niveles del inframundo. En este proceso el xoloitzcuintle era un gran aliado ya que con su ayuda los muertos podían sortear todas las pruebas y finalmente llegar al Mictlán.

Cuando el rito funerario era para algún guerrero que había muerto en batalla y su cuerpo no había sido recuperado, se colocaba en lugar de su cadáver la imagen de un perro pintada de color azul. En el caso de los tlatoanis (señores) la imagen era labrada en piedra preciosa como el jade o la turquesa, la cual recibía el nombre de xolocozcatl “collar hecho del servidor o del deforme” haciendo alusión al dios Xólotl.

A dónde iban los difuntos según los mexicas

La cosmogonía mexica habla de tres lugares a los que irían los muertos en su último viaje, esto dependía solamente de las circunstancias en las que murieran, es decir no importaba si eran nobles a macehuales.

Flickr

Los hombres que morían en la guerra, en la piedra de sacrificios, en los viajes comerciales, iban al Tonatiuhinchan (casa del sol) así mismo las mujeres que morían en el parto; ahí vivirían en jardines floridos y acompañarían al sol en su recorrido por la bóveda celeste; los hombres en el día y las mujeres hasta el ocaso.

Los que morían en inundaciones ahogados, por rayos, sarna, gota, hidropesía o cualquier enfermedad relacionada con las aguas, iban al Tlalocan (lugar de Tláloc), sitio considerado un paraíso terrenal, y todos los que llegaban ahí se convertían en ayudantes de Tláloc.

El chichihualcalco (árbol nodriza), aquí iban los niños que morían antes de ser destetados, permanecían en este lugar dónde se alimentaban del árbol hasta que podían ser enviados nuevamente a la tierra.

Por último todos los que morían en circunstancias diferentes a las anteriormente mencionadas iban directamente al Mictlan, la región de los muertos dónde tenían que atravesar los 9 niveles para llegar a su destino final.

El primer nivel se llamaba apanohuayan (el pasadero del agua), era el lugar donde habitaban los xoloitzcuintles. En este nivel los muertos debían cruzar un río ancho llamado chignahuapan y esto solo era posible con la ayuda de un perro, quien los cruzaría en su lomo; si los amos habían sido buenos con ellos en vida, los perros los reconocían e iban por ellos para cruzarlos y si no, ahí se quedaban penando por no poder cruzar y su tonalli no era liberado.

Aunque en algunas fuentes como las crónicas de Sahagún se menciona que la función del perro era solo pasar a los muertos, otras hacen referencia a que los acompañaba en todo su trayecto, ya que emulaba al dios Xólotl, quien en los mitos es descrito como la deidad que fue al rumbo de los muertos para robarse los huesos que formarían a la nueva humanidad.

Mictlantecuhtli, dios del inframundo
Britannica Kids Mictlantecuhtli, dios del inframundo

Así entonces el vínculo del perro con este dios, lo convierte en un guía para atravesar los 9 niveles del inframundo y en determinado momento una ayuda para que los muertos logren salir del Mictlán y alcancen una vida gloriosa en el más allá e incluso puedan renacer.

El xolo en la actualidad

En la actualidad, el xoloitzcuintle es patrimonio cultural de México; un símbolo nacionalista que ha trascendido a los tiempos, un legado cultural de nuestros antepasados que sobrevivió a la conquista española, ya que durante esta época la finalidad era acabar con toda la especie y con los ritos o ceremonias en torno a ellos.

En México existen diferentes criaderos y es posible encontrarlos en sus diferentes variedades; los hay en tres tamaños: standard, mediana y miniatura, existen negros, manchados, color cobre, cafés, etc. Son excelentes guardianes y compañeros, son alegres, tranquilos y sobre todo unos grandes guerreros que, según los especialistas, llevan sobreviviendo en nuestra tierra más de 7,000 años.

Xolos Tarango Perro mexicano sin pelo

El xoloitzcuintle se sigue considerando un perro sagrado y un aliado trascendental ya que se dice es un sanador natural de cualquier mal o dolencia física.

Así que hay que cuidarlos y ayudar a conservarlos. Si decides adoptar o comprar uno recuerda que es la encarnación de un dios y que asegurará tu llegada al lugar del reposo eterno para liberar tu alma.

Quizá te interese leer: