PUBLICIDAD
Tapijulapa: Para los amantes de la naturaleza
PUBLICIDAD
Rankings
Newsletter de México Desconocido México Desconocido en Facebook México Desconocido en Twitter México Desconocido en Google+ México Desconocido en YouTube México Desconocido en Flipboard RSS de México Desconocido
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Región zapoteca

Por: México Desconocido

Entre los rincones de la Sierra, el Valle, el Sur y el Istmo, aún persisten costumbres, formas de vida, artes y fiestas arraigadas en la memoria de sus habitantes. ¡Sumérgete en este mundo!

La región donde se localizan los asentamientos de los zapotecas puede dividirse a su vez en cuatro subregiones, en las que habitan zapotecas de la Sierra, del Valle, del Sur y en el Istmo, conviven también los chatinos, los chontales, los huaves y los zoques.

La agricultura

Los zapotecas serranos utilizan como práctica agrícola el sistema de roza en el cultivo de maíz, para lo cual emplean machotes, coas, ganchos, azadones y otras herramientas manuales. En el Valle, además de los ya enumerados, se auxilian con arados y en ocasiones introducen tractores y otros instrumentos mecánicos.

En algunas poblaciones de los valles centrales, así como en planicies y lomeríos bajos, tanto en la zona Zapoteca del Sur, como en pueblos chatinos de la Costa, por situarse en terrenos más fértiles de clima más propicio, se cultivan productos como café, tabaco, caña de azúcar y hortalizas. Es común el cultivo de árboles frutales.

Las artesanías

Muchas de las artesanías que lo zapotecos producen están destinadas a cubrir necesidades de vida cotidiana, es así que son distribuidas por los productores en los tianguis locales, sobre todo durante los días de plaza.

Otras artesanías, por su calidad, tienen gran aceptación en el mercado a tal punto que se distribuyen a nivel nacional e internacional. Destacan las manufacturadas por los zapotecas de los valles centrales, como son los objetos cerámicos: verdes de Santa María Atzompa, negros de San Bartolo Coyotopec y anaranjados de San Marcos Tlapazola.

De entre los productos textiles de gran atracción para el turismo nacional y extranjero sobresalen en el Valle: los sarapes de Teotitlán del Valle, las franjas de Santo Tomás Jalieza, la blusas de San Antonio y de San Vicente Lachixio. De los zapotecos serranos son famosos los de Yalalag y de Betaza; otro tanto ocurre con el vestido istmeño, sobre todo por el gran arraigo de la indumentaria femenina tchuana que inclusive ha sido adoptada en la región del Istmo por mujeres huaves, mixes y chontales de los pueblos limítrofes.

De los productos artesanales zapotecas ampliamente comercializados cabe señalar los cestos de carrizo de San Juan Guelevia, los metales de Magdalena Teitipac, los objetos de piel y de hojalata de la ciudad de Oaxaca y las redes de ixtle que se elaboran en los pueblos serranos.

La pesca

Una de las actividades económicas que destaca también es la pesca, practicada por algunos pueblos zapotecas y chontales, pero sobre todo por los huaves que habitan en los litorales de Istmo, cuyos implementos tradicionales incluyen canoas, cestos de carrizo y una variedad de redes entre las que se cuentan las atarrayas y los chinchorros.

Las fiestas religiosas

Para los zapotecas y los grupos étnicos colindantes, que en su inmensa mayoría practican la religión católica, la celebración de actos religiosos constituye una de las actividades más importantes, sobre todo cuando tienen lugar los festejos patrocinados por las mayordomías en honor al santo patrón.

En los pueblos zapotecas del Valle sobresale la presentación de la danza de la pluma y la celebración de las calendas o desfiles con faroles y yaguales o canastos con adornos florales.

En la Sierra tienen lugar bailes con la participación de bandas de música de viento y conjuntos de guitarra y violín que ejecutan sones y jarabes. Asimismo, durante las famosas velas o fiestas con las que se celebra a las imágenes religiosas y se conmemoran acontecimientos sociales, se lleva a cabo precesiones y misas. Son comunes los bailes en que se tocan sones con marimbas y orquestas modernas en las tradicionales enramadas.

Compartir

ComScore
IASA Comunicación